Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los vecinos de la periferia de Reus reclaman más puntos de luz para mejorar la seguridad

Los residentes valoran positivamente la puesta en marcha del programa de proximidad de la Guàrdia Urbana en los barrios pero, aún así, consideran que faltan efectivos en las calles 

Carmina Marsiñach

Whatsapp
Los vecinos de Mas Pellicer reclaman más puntos de luz para mejorar la seguridad del barrio y evitar actos vandálicos.  FOTO: Alba Mariné

Los vecinos de Mas Pellicer reclaman más puntos de luz para mejorar la seguridad del barrio y evitar actos vandálicos. FOTO: Alba Mariné

Poca iluminación, menos seguridad. Esta es la sensación que tienen los vecinos de distintas zonas de Reus. La mejora del alumbrado público es una reivindicación de hace tiempo de algunos barrios como Mas Iglesias o Mas Pellicer. 

Los 1.000 participantes en la encuesta que realizó el Diari de Tarragona a través de su página web para que los ciudadanos valoraran los servicios de la ciudad también suspendieron la cantidad y calidad del alumbrado público con un 3,8 sobre 10 y la seguridad ciudadana con un 3,4. 

Según Marcos Massó, presidente de la Federació d’Associacions de Veïns de Reus (FAVR), «hay lugares de Reus donde hay sensación de inseguridad porque falta iluminación. Si está bien iluminado, la gente va más segura». Massó apunta que se trata, sobre todo, de las afueras, ya que son zonas donde hay pocos comercios y falta iluminación. 

Fuentes municipales detallan que, en los últimos años, el Ayuntamiento de Reus ha invertido en distintos proyectos de mejora del alumbrado público. Entre ellos, se destaca la sustitución de las bombillas de las farolas por modelos más ecológicos y energéticamente más eficientes. «La sustitución de luces blancas por amarillas puede que provoque la sensación de que hay menos luz, pero no es así. La intensidad es la misma, únicamente cambia el color», aseguran las mismas fuentes.

Por su parte, desde la FAVR exponen que, quizás, el problema es otro. En distintas ocasiones han propuesto al Ayuntamiento estudiar rebajar la altura de las farolas, ya que en algunas calles, sobre todo en primavera y verano, las copas de los árboles tapan la luz. «Quizás, en vez de incrementar la potencia, la cuestión sea rebajar las farolas», reflexiona Massó. 

Por su parte, Francesc Jornet, presidente de la Associació de Veïns el Roserar, del barrio de Mas Iglesias, asegura que en distintas ocasiones han reclamado al consistorio que pusiera más puntos de luz y, sobre todo, en la calle Maria Aurèlia Capmany o en el parque de Mas Iglesias. «Esto comporta mucha inseguridad, vandalismo, que se destrocen cristales de los coches o que entren a robar en algunos sitios. Cuando se hace de noche, la gente tiene pánico de ir por los alrededores del parque. Ha habido atracos», dice.  

A finales de este mes de enero, realizaron una asamblea abierta a raíz de las quejas recibidas por distintos residentes. Asistieron más de 100 vecinos de todo el barrio y todos ellos coincidieron en las mismas cuestiones: falta de luz e inseguridad. Según Jornet, «hay mucho malestar entre los vecinos». Desde Mas Iglesias aseguran que trasladaran el acta de la asamblea al Ayuntamiento para que tome medidas al respecto. Si no obtienen respuesta, están dispuestos a recoger firmas y hacer «lo que convenga». 

Eduardo Navas, presidente de la asociación Primer de Maig, también reclama que se mejore el alumbrado de Mas Pellicer. En su caso, han propuesto al Ayuntamiento reemplazar las luces de los porches de los edificios por farolas. Y es que siempre se encuentran con el mismo problema: las farolas están al nivel de los peatones y las rompen cada dos por tres. El consistorio está estudiando un nuevo sistema de alumbrado público. En octubre la Agència Catalana del Habitatge de Catalunya cambió parte de las 50 luces de los porches rotas. Pero, según Navas, el Ayuntamiento aún tiene algunas por reparar. «Si tenemos más luz, habrá más seguridad», manifiesta Navas. 

Falta de efectivos

Los vecinos valoran positivamente el nuevo programa de proximidad de Guàrdia Urbana. Una vez al mes, los agentes se reúnen con los representes vecinales de todos los barrios de Reus. Aun así, consideran que faltan efectivos patrullando. Según el presidente de la FAVR, el Ayuntamiento está más encima de los barrios, pero lamentan que no haya más efectivos de las 18.00 hasta las 21 horas, que son las horas más problemáticas, sobre todo en invierno. 

Los residentes de Mas Iglesias también coinciden en afirmar que faltan agentes. Tras reunirse con la Guàrdia Urbana, notaron presencia policial durante dos semanas, pero últimamente no han visto a los agentes patrullando. Desde Mas Iglesias, aseguran que la relación con Guàrdia Urbana ha mejorado. «De día vemos más presencia policial aunque aún falta. De noche tan solo pasan con el coche», explica Navas. 

Temas

Comentarios

Lea También