Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los vecinos del Passeig Nord, en alerta tras cinco robos en el último mes

Los Mossos investigan si están relacionados con la detención de tres ladrones en la Urbanització Sant Joan

Sílvia Fornós / Marc Càmara

Whatsapp
Imagen de la calle Tivissa, una de las afectadas por los robos. FOTO: Alfredo González

Imagen de la calle Tivissa, una de las afectadas por los robos. FOTO: Alfredo González

Intranquilidad, desasosiego e impotencia. Es lo que sienten desde hace aproximadamente un mes los vecinos de las calles Tivissa, Poboleda y Duesaigües, en la zona del Passeig Nord.

El motivo es que en este tiempo algunos residentes han sido víctimas de robos en sus viviendas. Los hechos se remontan al pasado 23 de febrero. Según el testimonio de una vecina afectada por estos sucesos, «yo había salido a buscar a mi hija al colegio y una amiga de la familia se quedó en casa. Alertada por unos ruidos procedentes del patio fue a ver qué ocurría y se percató de que alguien había entrado en mi propiedad». Este suceso se quedó en un intento de robo. 

Pero lejos de disuadir a los ladrones, estos volvieron a actuar el pasado martes 13 de marzo, también a plena luz del día. «En esta ocasión consiguieron entrar en mi casa, y me robaron las joyas y el dinero en efectivo que tenía», asegura la misma vecina, quien ya ha denunciado los hechos ante los Mossos d’Esquadra. En esta ocasión la fortuna miró de cara a los ladrones. «Después del intento de robo que sufrimos, decidimos contratar un servicio de alarma. Venían el jueves a instalarla pero los ladrones se adelantaron dos días», lamenta la afectada. 

Más sucesos
Pero el caso de esta familia no es el único que se ha producido en la zona. En las calles Tivissa, Poboleda y Duesaigües ha habido más robos en el transcurso del último mes, hasta un total de cinco y una tentativa de robo es el balance, y que también confirman fuentes de los Mossos d’Esquadra que están investigando los hechos. 

Otro de los sucesos tuvo lugar a finales de febrero, concretamente el miércoles día 28, cuando otra vecina fue víctima de un robo. «También se llevaron joyas y dinero, como a mí», confirma una de las afectadas.

Pero en esta ocasión, como en las anteriores, los ladrones tampoco quedaron contentos con el botín, lo que les empujó a volver actuar este lunes 19 de marzo. «Además de joyas y dinero, esta vez también se han llevado una tableta», confirman los vecinos.

«El robo ha alterado mi vida. Cuando me voy de casa lo hago con el miedo de que vuelvan a entrar»

Más presencia policial
Para los vecinos, este último robo es la gota que ha colmado el vaso, y hartos de la situación han pedido tener una reunión con el concejal de Seguretat Ciutadana del Enrech. Un encuentro que, según  lo previsto, tendrá lugar el próximo lunes, y que servirá para que los vecinos puedan expresar al responsable político su preocupación y malestar por los recientes acontecimientos. 

«El robo ha alterado mi vida por completo. Cuando me voy de casa lo hago con el miedo de que vuelvan a entrar otra vez. No estoy tranquila», asegura una de las vecinas afectadas. Otra reconoce que «antes cuando salía a hacer cualquier gestión por el barrio no ponía la alarma, pero ahora siempre la pongo». Cualquier precaución es poca, y los vecinos señalan que «una mayor presencia policial en la zona ayudaría a ahuyentar a los ladrones».

Dos vecinas más de las calles afectadas por los últimos robos, y que llevan cada una más de una década viviendo en el barrio, no pueden evitar comentar lo sucedido con otros conocidos. «En el tiempo que llevo viviendo aquí, ni más ni menos que trece años, no recuerdo que hubiera ocurrido algo similar. Estamos realmente preocupados», aseguran. Explica que «lo más grave que recuerdo es que, después de un par de años viviendo aquí, hubo varios problemas de incivismo. Varios  jóvenes se entretenían saltando a los patios de las casas para en algunos casos bañarse en la piscina en plena noche». 

Su preocupación es tal que confiesa que «ahora cuando salimos a la calle me fijo más en quién pasea por el vecindario, y estoy más pendiente de si hay extraños merodeando por la zona». Otra vecina comenta que «es un barrio tranquilo y ahora nos sentimos inseguros, y cuando salgo de casa no estoy tranquila». 

La relación con otro robo
Los Mossos d’Esquadra investigan si existe alguna relación entre los robos en la zona del Passeig Nord y una actuación policial la semana pasada. La policía catalana detuvo tres hombres por un robo con fuerza que tuvo lugar en la calle Segre de la Urbanització Sant Joan de Reus. Después de recibir el aviso de un vecino, los agentes de la policía autonómica pudieron detener in fraganti a tres hombres, que acumulaban entre todos ellos quince antecedentes policiales. 

Los investigadores de la policía catalana trabajan con la hipótesis que los autores de dicho robo sean los mismos que han actuado en la zona posterior a la carretera de Castellvell. 

Según fuentes policiales, los hechos delictivos podrían estar relacionados. Al menos consideran que puede haber indicios que permitirían vincular a los tres hombres detenidos la semana pasada con los hechos ocurridos en el transcurso del último mes en la zona del Passeig Nord. Fuentes cercanas a la investigación aseguran que en los dos casos se habrían practicado los robos con fuerza con el mismo modus operandi.   

El robo en la urbanización
Los hechos de los que hablamos tuvieron lugar la semana pasada. Según la policía catalana, un vecino alertó que había visto tres individuos saltando la valla de una casa en el barrio Sant Joan de Reus. 

Los agentes de los Mossos d’Esquadra se desplazaron hacia el lugar de los hechos, la calle Segre de esta urbanización, y vieron un vehículo con tres hombres en el interior que cuando detectó la presencia policial redujo la velocidad hasta detenerse.

Los Mossos identificaron en ese momento a los tres individuos y les registraron a ellos y al vehículo. En el interior, localizaron dos bolsas con bebidas, electrodomésticos, material de acampada y herramientas y comprobaron que se trataba de los objetos sustraídos en el robo con fuerza. 

Según el relato policial, los ladrones forzaron dos ventanas que daban a una cocina y en el interior se encontraron con la estancia removida.  

Temas

Comentarios

Lea También