Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los vecinos del antiguo Cine Reus Palace, hartos de los destrozos que causan las obras

El edificio de la calle Batan que se encuentra justo al lado del solar registra varios accidentes. El último esta misma semana, después de que una máquina golpeara la pared del bloque provocando un boquete en uno de los pisos

Francesc Gras

Whatsapp

Las obras de demolición del antiguo Cine Reus Palace y la construcción del edificio que albergará un geriátrico se han convertido en un auténtico quebradero de cabeza para los vecinos de la calle Batan. Pero sobre todo para los residentes del número 30, el edificio que se encuentra justo al lado del gran solar donde trabajan las máquinas desde hace ya varios meses. 

Según explica una indignada vecina que se ha puesto en contacto con el Diari, desde que empezarán los trabajos la situación es «insoportable». Y no tanto por el polvo o el ruido que provocan las obras sino por los numerosos destrozos que están ocasionando al bloque. El último de ellos ha tenido lugar esta misma semana cuando una máquina golpeó con fuerza la pared del edificio provocando un boquete en el tercer piso ante el enorme susto de todos sus ocupantes. 

Imagen del boquete causado esta semana por una máquina de las obras del solar del antiguo cine. Foto: Cedida

«Ya estamos hartos. A partir de ahora denunciaremos todo lo que ocurra porque nuestra seguridad está en peligro», manifiesta la vecina afectada. De hecho, ella misma muestra la denuncia que el miércoles cursó ante la Guàrdia Urbana de Reus relatando lo sucedido. No descarta presentar el caso ante los juzgados y también mantienen contactos con la aseguradora porque temen que pueda verse afectada la estructura del inmueble por todos los casos que suman.

En verano una máquina de obras agujereó toda la entrada del número 30 de la calle Batan

Más allá de lo ocurrido el miércoles de esta semana, uno de los episodios más sonados fue el que tuvo lugar a finales de julio-principios de agosto cuando el impacto de otra máquina derribó parte de la pared de la entrada del edificio. La misma vecina, quien asegura hablar de parte de todos los residentes, recuerda que entonces acordaron no denunciar el caso. Y eso, puntualiza, que «se tapó el agujero de cualquier manera». Tras este caso, los pisos de las plantas bajas habrían padecido varios golpes más sin llegar a generar destrozos de la magnitud de los otros dos casos.

Seis meses del inicio

Desde que se iniciaran los trabajos de derribo del antiguo Palace el pasado mes de junio, este rotativo ha seguido sus evoluciones. Las obras de demolición del edificio, a cargo de Profirex Derribo SL, terminaron a mediados del pasado mes de agosto. Fue entonces cuando la empresa constructora encaró una nueva fase: la de la excavación del sótano de lo que será la futura residencia de la tercera edad. En estos momentos, el solar ya muestra una parte del esqueleto del futuro edificio. 

Durante todo este proceso, sin contar con las quejas de los vecinos del bloque número 30 de la calle Batán, los trabajos también pasaron por otra controversia. En aquella ocasión fue a raíz de una denuncia emitida por Gepec-Ecologistes de Catalunya a medidos del pasado mes de julio ante los departamentos de Salut y Treball de la Generalitat de Catalunya y la Agència de Residus. Apuntaron una «mala praxis» de la empresa de derribos por la gestión de los materiales con amianto. 

Se cuestionó también el proceso de retirada de la cubierta del viejo cine (formada íntegramente de uralita, un compuesto de amianto considerado «tóxico», según aportaron en su momento) y que derivó en una investigación para comprobar si se había producido una gestión que afectara la normativa relativa a la gestión de los residuos. Fuentes municipales afirmaron entonces que la empresa tramitó la licencia de derribo de forma correcta y cumpliendo los requisitos pertinentes. Por su parte, uno de los responsables de la empresa desmintió las acusaciones alegando que los encargados de retirar el amianto contaba con todos los permisos en regla.

Temas

Comentarios

Lea También