Más de Reus

Los vecinos del barrio Niloga se quedan sin sedes bancarias

Acaba de cerrar la oficina CaixaBank de la calle General Moragues, la última de la zona. El servicio se ha trasladado a las sucursales de las plazas Pintor Fortuny y Prim

MONTSE PLANA

Whatsapp
La sede de la calle General Moragues, cerrada. FOTO: Alfredo González

La sede de la calle General Moragues, cerrada. FOTO: Alfredo González

La última sede bancaria que quedaba en el barrio Niloga de Reus ha cerrado. Se trataba de una oficina de CaixaBank, ubicada en la calle General Moragues y que desde finales de la semana pasada está inoperativa. Ahora, los clientes han sido redistribuidos entre la sede que la entidad tiene en la plaza Pintor Fortuny (en la Llibertat) y plaza Prim. En este último caso, las instalaciones han sido ampliadas y ahora aglutina tres servicios en un sólo espacio: Store Premier (para clientes con un patrimonio de entre 60.000 y 500.000 euros); Banca Privada (clientes con patrimonio superior a los 500.000 euros) y oficina Business (para autónomos, comercios, negocios y pequeñas empresas). Así, según detallan fuentes de la entidad bancaria, «CaixaBank ha finalizado la transformación del servicio de atención que ofrece a los clientes de Reus», con el objetivo de «dar servicio especializado a particulares, autónomos y empresas».

No obstante, el cierre de la sede de la calle General Moragues ha creado malestar entre muchos clientes, vecinos del barrio que, aunque admiten que la sede de Pintor Fortuny no queda excesivamente lejos, subrayan que es un servicio que pierden como barrio. Aún más teniendo en cuenta que en la zona ya no queda ninguna otra entidad bancaria. 

La oficina de plaza Prim se ha ampliado. FOTO: Alfredo González

«Con la creación de la Associació de Veïns Reus Nord, sí que plaza Llibertat queda dentro de nuestra zona. Pero lo que es el barrio Niloga en sí, se ha quedado sin el servicio esencial, y es indignante», subraya Josep Ramon Ferré, presidente de la asociación de vecinos del barrio. También se queja de las formas y asegura que «no dijeron de forma explícita que cerrarían. Me enteré de casualidad».

En la calle General Moragues, esquina con calle de Sant Joaquim, el local que hasta hace unos pocos día ocupaba CaixaBank está totalmente cerrado, se ha eliminado todo cartel referente a la entidad y solo cuelga una nota en la puerta en el que se lee: «Los servicios de esta oficina se han trasladado a Store Pintor Fortuny, en la plaza Pintor Fortuny, número 1». Algunos vecinos del barrio pasan de largo y, al percatarse que las puertas están cerradas, dan marcha atrás y se quedan parados en la puerta leyendo el cartel. «Ahora daremos un paseo hasta Pintor Fortuny, ¡qué le vamos a hacer!», exclama un vecino. Señala que no le importa andar un poco más, pero sí que le sorprende el cierre. 

Pasan pocos minutos, y otro vecino del barrio Niloga lee atentamente la nota. «Me parece raro que en la parte alta de la ciudad no quede ni una sola sede bancaria. En principio hay capital», bromea Daniel. Él ha sido derivado a la plaza Prim. Así le comunicaron, pero lo que no sabía era a partir de qué día era efectivo el cambio. «Ayer mismo estaba abierta la sede y hoy está desmantelada», explicaba viernes al mediodía.

Dificultades para los mayores

Clara, vecina del barrio Niloga, tiene 69 años. Asegura que se las apaña para usar el cajero automático y hacer alguna operación a través de Internet, «pero mucha gente mayor no está preparada... Y cada vez te obligan a hacer más operaciones online... El servicio es cada vez peor y solo falta que vayan cerrando oficinas, que dificulta todavía más las gestiones», opina esta vecina. De hecho, recela que prácticamente todo se concentre en la oficina de la plaza Pintor Fortuny, «porque allí hay siempre colas... Y aquí había muchos clientes también. Si todos tienen que estar concentrados en la sede de la Llibertat... No sé cómo lo van a absorber», se pregunta Clara, quien explica que a ella nadie la avisó. «Me acabo de enterar, la verdad. Días atrás había oído algún comentario, pero no sabía formalmente que cerrasen», explica.

Clientes y vecinos se muestran indignados de que su zona se quede sin este servicio

El presidente de la Associació de Veïns Reus Nord, Josep Ramon Ferré, asegura que los vecinos se han resentido con el cierre de la sede bancaria y que ha recibido quejas al respecto. Él opina igual que Clara: que ahora se pueden formar largas colas en la plaza del Pintor Fortuny. Ante todo, se muestra indignado, «pero no podemos hacer nada. Ni que nos quejamos, nos van a hacer caso. Es la política que están llevando a cabo todas las entidades bancarias...», lamenta. En este sentido, Ferré recuerda que vivió en primera persona el cierre de la última sede bancaria del municipio de Cornudella de Montsant (BBVA). «En ese caso, cerraba la oficina, y la más cercana quedaba a 20 kilómetros». Recuerda que se recogieron firmas, «pero nada, el banco cerró de todas formas... Podemos mostrar nuestro malestar, porque significa perder un servicio esencial para los vecinos, pero no harán marcha atrás», quiere ser realista el presidente vecinal.
Servicio «especializado»

Desde CaixaBank se subraya que el objetivo de la transformación del servicio de atención es la especialización. El nuevo epicentro son las renovadas y ampliadas instalaciones de la plaza Prim, con la ubicación de los tres centros especializados anteriormente citados (oficina Business, Banca Privada y un centro de Banca Premier). En el caso de Store Premier Reus, un equipo de 12 empleados gestiona una cartera de más de 4.600 clientes. En cuanto a Banca Privada, el equipo es de 13 empleados para 3.000 clientes, mientras que la oficina Business cuenta con 11 profesionales y está abierta al público de lunes a jueves de 8.30 a 18.30 horas y los viernes de 8.30 a 14.30 h. El objetivo de la oficina Business es la de concentrar la actividad económica de la zona. El director territorial de CaixaBank en Catalunya, Jaume Masana, señala que con este nuevo concepto se quiere ser «un punto de referencia en Reus y cercanías, para todos aquellos clientes que necesiten un apoyo especializado para realizar sus proyectos, y una atención próxima, ya sea empresarios, clientes de Banca Premier i de Banca Privada». 

Las nuevas instalaciones de plaza Prim están operativas desde finales de la semana pasada.

Temas

Comentarios

Lea También