Maria Pilar de los Hielos: «No creo que las musas vengan a inspirar ideas»

Zaragozana de nacimiento, desde hace más de tres décadas que vive en la capital del Baix Camp. Recientemente ha publicado su primera novela que hoy presenta en el Centre de Lectura a las 12 h

SÍLVIA FORNÓS

Whatsapp
Maria Pilar de los Hielos Soria con su primera novela y un ejemplar del libro ‘bReus i eròtiques’. FOTO: A. M.

Maria Pilar de los Hielos Soria con su primera novela y un ejemplar del libro ‘bReus i eròtiques’. FOTO: A. M.

De formación, Maria Pilar de los Hielos Soria (Zaragoza, 1961) es interiorista y arquitecta efímera, pero desde siempre ha tenido preferencia por las letras. Así, en su juventud, inició la carrera de Filología Hispànica en Zaragoza, aunque, por cuestiones personales, la abandonó. Sin embargo, este mismo curso la ha retomado en la URV. Desde hace unos años ha volcado sus esfuerzos en la literatura, y para ello se ha formado en diversos ámbitos como clases de narrativa en el Centre de Lectura de Reus, Escritura de novela en el Ateneu Barcelonès, Cuento infantil en la Escola de Lletres de Tarragona… Y fue en este género con el que se estrenó como autora, y del que dice que «es una maravilla descubrir todos los valores que esconden estas pequeñas joyas». Recientemente, ha ganado el primer premio de novela corta Celler de Lletres de Sant Sadurní d’Anoia con El sorteig.

Empezó escribiendo cuentos infantiles. ¿Por qué?

El primero que escribí fue un cuento personalizado para un niño de tres años. A raíz de eso, empezaron a pedirme relatos para hijos, sobrinos, nietos, etc. Entonces decidí formarme en narrativa terapéutica y en cuentoterapia, donde aprendí muchísimo sobre la simbología de los cuentos. De hecho, a raíz de esta última formación, publiqué mi primer libro La doctora Cuent en La Provenza, que es una recopilación de ocho cuentos.

Los cuentos no son exclusivamente un género infantil.

Son una herramienta fantástica, tanto para niños como para adultos, y es una maravilla descubrir todos los valores que esconden estas pequeñas joyas.

¿Los adultos deberíamos leer más cuentos?

Sí, ya que el cuento es para todas las edades. Son breves, claros y amenos. Aptos para todo el mundo.

Desde el principio se sintió cómoda con este género.

Como las ideas me fluyen con facilidad, en los primeros cuentos por encargo me inventaba historias que se adaptasen a los niños. Además, fue un comienzo muy especial porque coincidió con la vuelta de un viaje a la Selva Negra, que es una zona de cuento. Allí, entre bosques interminables y pueblecitos de ensueño, surgió la inspiración, si es que existe.

¿Existe la inspiración?

Esta es la gran cuestión. En los talleres de narrativa del Centre de Lectura de Reus lo hemos debatido en numerosas ocasiones. Personalmente, opino que cada uno la llevamos interiorizada y aflora en los momentos oportunos, por lo que no creo que las musas, desde el Olimpo, vengan a inspirar ideas.

La constancia y el trabajo también ayudan a que fluya.

Por supuesto. Si no tienes dedicación, constancia, ganas y mucha ilusión, no es posible sacar adelante un trabajo literario. Lo más importante es disfrutar de lo que uno hace, y ello queda reflejado en el resultado final.

¿Qué es para usted la imaginación?

Todos nacemos con imaginación, de hecho, los niños y niñas ponen imaginación en todo lo que hacen y en sus juegos en especial. En cambio, con el paso de los años, nos racionalizamos y nos enfocamos en otras cuestiones que hacen que esta capacidad quede algo relegada, en algunas personas más que otras. Quienes no hemos perdido esta ‘vena infantil’ tenemos más facilidad de continuar por este camino.

Siempre ha tenido ganas de aprender.

Siempre. Empecé en la Escola de Lletres del Centre de Lectura, hace unos siete años, con relatos breves. Paralelamente, realicé dos cursos sobre Escritura de Cuento Infantil en la Escola de Lletres de Tarragona. El interés por profundizar más en la escritura del cuento me llevó a matricularme en el Ateneu Barcelonès. Sin embargo, una vez allí, decidí cambiar por el itinerario de novela, todo un reto, pues siempre me había parecido muy compleja la construcción de un relato de esas características y dimensión. Fruto de ese recorrido nació mi primera novela: La verdadera historia del hombre que robaba confesiones, que ahora acaba de publicar Editorial Parcir. Por otra parte, no he dejado de asistir a las clases del Centre de Lectura.

En su novela, ¿quién roba confesiones?

La novela está dividida en dos partes muy distintas entre sí. En la primera, el protagonista, un profesor de instituto, se convierte en escritor accidental de novelas. Para ello dispone de una técnica excelente, pero carece totalmente de imaginación. De forma casual, encuentra en un confesionario la solución a su falta de creatividad. En la segunda parte, la trama va en torno a una venganza espectacular y maquiavélica, llevada a cabo por el mismo protagonista.

Es una comedia.

Mi vertiente es cómica. Me cuesta mucho escribir un relato serio, por lo que, cuando me propongo escribir alguno que no sea cómico, me tengo que frenar para que no surja la vena irónica, cínica o sarcástica.

¿Cuáles son sus referentes de literatura cómica?

Mi libro de cabecera es Sin noticias de Gurb, de Eduardo Mendoza, es el libro que me hubiese gustado saber escribir. También admiro a Augusto Monterroso, Tom Sharpe, Jesús Moncada, Stella Gibbons…

¿Cómo descubrió el colectivo Reusenques de Lletres?

Lo conocía hacía mucho tiempo y seguía sus publicaciones. Fue a través de Núria Naval, (que fue mi profesora de Escritura de Cuento Infantil, en Tarragona) quien me puso en contacto con Fina Masdéu y Victoria Rodrigo, coordinadoras del colectivo, que me abrieron las puertas y, desde el primer momento, me sentí muy bien acogida e integrada en el grupo. En el último libro publicado por las Reusenques, bReus i eròtiques, participé por primera vez con un relato (erótico, cómico e irreverente: Glòria Divina). Este proyecto estuvo lleno de momentos muy enriquecedores, amenos y divertidos entre las Reusenques que colaboramos en él. Disfruto escribiendo relatos e historias de entretenimiento. Considero que, en el momento actual, es importante encontrar salidas que nos ayuden a desconectar de la difícil realidad cotidiana. Y, si la literatura consigue evadirnos e incluso provocarnos una sonrisa, o mejor, una carcajada, mucho mejor.

Temas

Comentarios

Lea También