Más de Reus

Mas Pellicer de Reus somete a 'referéndum' la retirada de bancos por el incivismo

La asociación vecinal llama a votar para decidir si se dejan o se mueven tras quejas por voces, guitarras y botellón en plena noche

MÓNICA PÉREZ

Whatsapp
En el local de I de Maig hay formularios donde se puede opinar sobre qué hacer. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

En el local de I de Maig hay formularios donde se puede opinar sobre qué hacer. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Los vecinos de Mas Pellicer opinan estos días sobre si quieren que los bancos de sus calles se queden donde están, se retiren o se trasladen al perímetro del barrio. La Associació de Veïns I de Maig ha puesto en marcha una suerte de «referéndum» para pulsar, de alguna forma, el punto de vista de los habitantes de esta zona de la ciudad sobre el uso de la vía pública. Lo hace, tal como explica el presidente de la entidad, Eduardo Navas, «después de haber recibido muchas quejas porque hay personas que se sientan en los bancos hasta las tantas a hablar en voz alta, tocar la guitarra y cantar o hacer botellón y no dejan descansar al resto, que lógicamente tiene todo derecho del mundo a poder dormir cuando toca».

Los bancos están en las plazas y estas «actúan como cajas de resonancia, amplifican el ruido y todo se oye mucho». El problema seguramente se agrava en verano, con las ventanas abiertas. Ante este panorama, «pensamos qué podríamos hacer pero, como es una cosa que nos afecta a todos, creímos que la decisión se tenía que tomar de la manera más democrática que pudiéramos».

En el local de la asociación de vecinos hay unos formularios a disposición de quien quiera firmar. Su encabezado reza: «Referéndum de los bancos del barrio. Elige si quieres que se quiten, que se trasladen o que se dejen como están». A quien participe se le requiere nombre y apellidos, DNI y rúbrica. Se puede elegir entre tres casillas, una para cada opción, y «si alguien quiere que se quiten o se trasladen, además de marcarlo también tiene que indicar a qué bancos concretos se refiere, especificar la dirección donde se encuentran». Los votos «esperamos recontarlos hacia finales de la semana que viene».

Si la apuesta mayoritaria es que los bancos se queden en el sitio que ahora ocupan, «habrá que ver qué podemos hacer para que la situación igualmente mejore, porque hay gente que no puede estar así y a los incívicos no se les multa». Si, en cambio, gana la retirada o el traslado de estos elementos de la vía pública, «iremos a proponerlo al Ayuntamiento y entendemos que no habrá inconveniente». Años atrás, ya se habían suprimido algunos otros.

La consulta abarcaría una treintena de bancos, más o menos. Navas aclara que, en cualquier caso, nunca se quitarían todos ni mucho menos porque «la gente se tiene que poder sentar, las personas mayores y quien quiera, cívicamente». En el barrio hay debate. Mientras algunos creen que la actitud de unos cuantos incívicos no les debe obligar a prescindir de los bancos que son de todos, sino que lo que hay que hacer es corregir esos comportamientos y mantener los bancos en su lugar, otros piensan que muerto el perro se acabaría la rabia y que sin bancos no habría tanto ruido.

Temas

Comentarios

Lea También