Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Mas Pellicer pide arreglar la falta de iluminación

Los vecinos aseguran que ha aumentado el incisivo. El Ayuntamiento estudiará la viabilidad de mejorar el sistema de alumbrado

J.SALVAT

Whatsapp
Reunión con miembros del Ayuntamiento FOTO: CEDIDA

Reunión con miembros del Ayuntamiento FOTO: CEDIDA

En el barrio de Mas Pellicer hay toda una calle y los porches de un bloque de edificios prácticamente a oscuras. Alrededor de cincuenta puntos de luz están rotos. Un problema que lleva ya tiempo preocupando a los vecinos porque, como explica el presidente de l’Associació de Veïns Primer de Maig, Eduardo Navas, «la situación genera vandalismo e inseguridad».

Para tratar de arreglar una situación que se arrastra desde hace años, el presidente de la asociación vecinal volvió a llamar a la puerta del Ayuntamiento de Reus, con quien ya se había sentado a hablar hace siete meses sin éxito.

En este ocasión, durante la reunión, el consistorio se comprometió a estudiar los costes económicos que darían solución al problema de iluminación en este barrio, tanto en la vía pública como en los porches de los pisos.

El concejal de Desenvolupament Urbà i Via Pública, Hipòlit Montseny, dos técnicos municipales, la Federació d’Associacions de Veïns de Reus y el responsable de l’Agència de l’Habitatge a Tarragona, Josep Maria Juncosa, hablaron de la problemática. Finalmente, tal como afirma el consistorio, se analizará la viabilidad para ejecutar el cambio de iluminación de la zona y su forma de financiamiento. Pero el Ayuntamiento advierte que, aunque la responsabilidad de la vía pública es del consistorio, la responsabilidad del mantenimiento de los bloques de pisos es de la Generalitat.

Farolas de cuatro brazos

En esta línea, Eduardo Navas considera que la reparación de los fluorescentes, solución que propone la empresa de mantenimiento, no es la respuesta adecuada porque, según asegura el presidente de la Associació de Veïns Primer de Maig «las farolas se encuentran al nivel del peatón y las vuelven a romper rápidamente». Por eso apuesta por cambiar el modelo de iluminación de la zona con la instalación de farolas de cuatro brazos. Una opción que permitirían el alumbrado de todas las calles y de todas las esquinas de los porches.

Navas afirma que «si el presupuesto encaja y es factible, el cambio se hará en un par de meses» y ve con optimismo el compromiso del consistorio.

Temas

Comentarios

Lea También