Más de 60 trabajadores de la Granja Crusvi se manifiestan porque no cobran desde junio

En total son 110 los empleados afectados que en estos momentos están en negociaciones con la empresa para aplicar un ERE 

Carmina Marsinach

Whatsapp
Los trabajadores afectados protestando hoy ante la Fàbrica Mas Vall en Montbrió del Camp. Foto: FABIÁN ACIDRES

Los trabajadores afectados protestando hoy ante la Fàbrica Mas Vall en Montbrió del Camp. Foto: FABIÁN ACIDRES

Más de 60 trabajadores de la Indústria Alimentària Crusvi se han manifestado esta mañana porque llevan sin cobrar desde el mes de junio. Los afectados han protestado ante las instalaciones de la compañía ubicada en la Partida Planes del Roquis en Riudoms y después se han desplazado en la Fàbrica de Mas Vell, que el grupo Crusvi tiene en Montbrió del Camp.

A principios de marzo la empresa envió a casa a los 110 empleados de la Indústria Alimentària Crusvi por la Covid-19 de forma remunerada.

Una semana antes de reincorporarse, la compañía informó a los trabajadores de que les aplicarían un ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo). 

Los afectados critican que no se trataba de un ERTE justificado por la Covid-19 ya que en su caso son una industria alimentaria que prestaba un servicio esencial durante el estado de alarma. Además, explican que tampoco había ningún positivo en la cadena.

Según publicó el diario Expansión, la Indústria Alimentària Crusvi presentó este mes de julio concurso de acreedores por no poder hacer frente a las deudas, que ascienden a alrededor de cinco millones de euros. 

Los trabajadores esta mañana protestando ante las instalaciones de Granja Crusvi. FOTO: CEDIDA

Los empleados aún no han cobrado nada del mes de junio y julio porque el ERTE se presentó de forma errónea. Ayer la industria se reunió con los representantes sindicales para presentar otra vez el ERTE, que les permita tener tiempo de margen para negociar el ERE (Expediente de Regulación de Empleo) de forma definitiva.

Los representantes sindicales reclaman a la empresa que si tiene que cerrar aplique el ERE porque al menos los afectados tendrán acceso al paro y a las indemnizaciones pertinentes y de este modo podrán empezar a buscar otro trabajo: “Pero ahora estamos en el limbo, no cobramos de ninguna parte”, lamentan.

El Diari ha contactado con la empresa Granja Crusvi que no ha querido hacer declaraciones al respecto.

El grupo tiene dos sociedades, la granja de pollos que en principio seguirá activa y un matadero y una unidad de despiece que serían los afectados. La empresa también tiene una incubadora en Montblanc y la Fàbrica Mas Vell en Montbrió del Camp dedicada al sector de los piensos.

En declaraciones al diario Expansión, el secretario general de la federación de industria de CCOO en Tarragona, Pedro Carmona, lamentó que la empresa quisiera aprovechar la crisis de la Covid-19 para despedir a los trabajadores y exigen un plan de viabilidad.

La Granja Crusvi fue fundada hace 60 años en Reus, es una industria alimentaria de carácter familiar dedicada, principalmente, a la producción y comercialización de productos avícolas y derivados.

La ganadería sufre por la caída de precios pese a ser un sector esencial

Granjas, explotaciones ganaderas y mataderos han trabajado sin descanso para abastecer de carne a mercados y consumidores durante el estado de alarma, pero a pesar de ser una actividad esencial, la actual emergencia sanitaria ha agudizado la crisis de precios del sector.

Temas

Comentarios

Lea También