Más de Reus

Meritxell Barberà: «Los Bonos nos han hecho aguantar mejor que otras ciudades»

Entrevista. Durante este año de pandemia, Barberà ha hecho crecer la entidad y ha impulsado la unidad comercial

Salvat Jordina

Whatsapp
Meritxell Barberà, presidenta de la Unió de Botiguers, en su tienda. FOTO:FABIÁN ACIDRES

Meritxell Barberà, presidenta de la Unió de Botiguers, en su tienda. FOTO:FABIÁN ACIDRES

Tan solo diez días después de asumir el cargo como presidenta de la entidad comercial la Unió de Botiguers, Meritxell Barberà se enfrentó a la declaración del Estado de Alarma, que confinó a toda la población del país y dejó el comercio más de dos meses con las persianas bajadas. Ha pasado un año desde que la responsable de la centenaria juguetera de la plaza del Mercadal tiene el cargo y durante este período de tiempo ha tenido que lidiar con una de las peores crisis comerciales jamás recordadas. Sin embargo, esto no ha trucado sus planes de futuro para la entidad comercial.

En su primer año presidiendo a Unió de Botiguers ha asumido un reto inesperado como ha sido la Covid-19. ¿Cómo lo ha vivido?

Ha sido una época de mucha incertidumbre, a la vez que de mucho coraje dado que todo el equipo éramos conscientes que había que dar respuestas. Intentamos no desfallecer nunca y salir adelante. La situación era muy complicada, pero intentamos en todo momento ver el vaso medio lleno.

¿Cuál ha sido la clave para dar esperanzas ante la situación?

Transmitir un mensaje de calma y confianza. De que podíamos asumirlo como una oportunidad, por ejemplo, de trabajar en la digitalización. Desde el inicio creamos un grupo de Telegram para dar respuesta a todos aquellos negocios, incluso los no asociados. Hicimos un trabajo de cojín, resolviendo dudas y buscando concienciar de la importancia del comercio local. Eso ha dado sus frutos y hemos aumentado en un 16% los afiliados, pasando a tener 160.

¿Entiende las restricciones que se han aplicado al sector?

Por nada somos los culpables de los contagios. Las tiendas son seguras, tenemos cuidado de nuestros espacios y clientes, que son el que más los importan. Quiero entender la medida actual de cierre del fin de semana como algo para reducir la movilidad... aunque me genera dudas, dado que no se acaba de cumplir, la gente sale igualmente a la calle, va a comer, a hacer el vermut o de paseo.

La pandemia ha disparado la compra online...

Aun así, con el cierre comercial, la gente se ha dado cuenta del trabajo que hacemos. El comercio da vida, hace cohesión de ciudad, da ocupación y permite compras más sostenibles. Y esto ha calado.

Sin embargo se han tenido que digitalizar.

Sí y aún tenemos mucho trabajo por delante. Me habría gustado tener una plataforma comercial de Reus, un market place que englobara toda la oferta local... De momento no ha sido posible. Espero que se haga realidad porque sería importante.

¿Qué les hará resistir ante Amazon y otras plataformas?

Somos personas tratando con personas. Sabes a quién lo compras, de tú a tú, esto no te lo dará la compra en línea. Ahora es importante demostrar que la tienda no es solo un sitio donde despachar un producto. Tiene que ser un lugar de experiencias, dar soluciones al cliente, hacerlo sentir bien como casa. Este es el valor añadido del comercio de proximidad y lo tenemos que potenciar y mantener.

¿Está contenta con la respuesta de la sociedad reusense?

Mucho, rotundamente. Cuando abrimos el 11 de mayo recuerdo que hubo un retorno muy importante al comercio de proximidad. Teníamos ganas de hacer una función social, de decir un buen día, como estás... Somos el momento social de mucha gente, sobre todo para muchas personas que están solas. Y esta función social no la tenemos que dejar perder.

¿Esta situación ha facilitado la el entendimiento de las entidades comerciales?

Con proyectos comunes es fácil ponerse de acuerdo. El ejemplo son los Bons Reus o la opción de entrega a domicilio Reus Compra Responsable. A inicios de la pandemia pedíamos un plan de choque por el comercio, porque sufríamos muchísimo. En este sentido el Ayuntamiento ha estado a la altura defendiendo el comercio de proximidad.

¿Sigue apostando por una unión global de entidades?

Unidos es como nos saldremos mejor. Nos hemos trasladado a la Cambra de Comerç para ir más unidos. Ambas entidades crecemos juntas. Reus tiene un potencial enorme y el territorio de la Cambra también. Ojalá más asociaciones del territorio Cambra pudieran hacer lo mismo.

Desde el inicio de la pandemia han cerrado una veintena de negocios. ¿Esperaba más?

Pensaba que después de Reyes sufriríamos más. El invierno es llevar... Pero tengo mucha confianza con el comercio local, siempre ha sido muy fuerte. Además, los Bonos Reus nos ha hecho aguantar mejor que otras ciudades.

Últimamente se oye mucho a hablar de implantar los APEU en Reus. ¿Qué opina?

Hace falta que haya un proyecto detrás. Si el APEU tiene que servir para que los comerciantes cojamos la iniciativa de hacer cosas que ya se tendrían que hacer con nuestros impuestos, no hace falta. Ahora, si sirve para hacer promociones de unas zonas concretas y que todos nos impliquemos...se puede hablar.

¿No es un poco contradictorio a su idea de unión?

Depende de cómo se plantee puede perjudicar los barrios. Pero es verdad que podría haber tantos APEU como se quiera. Pero, para hacer el mismo proyecto en una y otro zona, ¿por qué no vamos todos a una?

¿Cuál es el objetivo futuro?

Seguir trabajando para dar herramientas al sector para poder sobrevivir y crecer; crear una comisión de restauración dentro de la Unió de Botiguers para ayudarnos mutuamente, dado que somos un ciclo de servicio. También trabajar en el ámbito digital e intentar impulsar un Market Plac; además trabajamos en un sistema de fidelización de los clientes.

Temas

Comentarios

Lea También