Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Modifican el contrato para garantizar la venta del Hospital Sant Joan de Reus al CatSalut

Tras no lograr un acuerdo con los bancos, la Generalitat pacta con el Ayuntamiento de Reus vehicular el pago de parte de la deuda a través de Reus Serveis Municipals y finalizar el proceso en verano

J.SALVAT / F. GRAS

Whatsapp
Modifican el contrato para garantizar la venta del Hospital Sant Joan de Reus al CatSalut

Modifican el contrato para garantizar la venta del Hospital Sant Joan de Reus al CatSalut

La venta del Hospital de Reus al CatSalut ha tenido que cambiar su rumbo. En el pleno municipal de este viernes, el gobierno local ha aprobado traspasar a la Generalitat el pago de parte de los créditos adquiridos por el Ayuntamiento en su día para la construcción del  equipamiento sanitario. Para ello, se ha modificado el contrato inicial sobre la venta del Hospital Sant Joan. Algo que, según el concejal de Salut, Oscar Subirats, «no es más que una prueba de que el convenio es sólido». Aún pareciendo un trámite puramente técnico, se trata de un cambio sustancial a nivel financiero dentro de todo complejo proceso de traspaso del hospital al CatSalut.

La modificación de la cláusula sexta del convenio acordado por las dos partes surge después de que la Generalitat no haya logrado alcanzar un acuerdo con los bancos respecto de cómo asumir una parte importante de la deuda que arrastra el Sant Joan. Concretamente, la del llamado préstamo sindicado que asciende a un importe máximo de 64.900.000€. El que el consistorio solicitó en su día para construir el hospital hipotecando los terrenos de Pich Aguilera.

Para desatascar la situación, será la Generalitat la que concederá un préstamo por la misma cantidad a Reus Serveis Municipals (RSM) para que sea la entidad municipal la que amortice, anticipadamente, el préstamo con las entidades financieras antes de llevarse a cabo el traspaso y creación de la nueva entidad Salut Sant Joan de Reus-Baix Camp.

El contrato mantiene la cláusula suspensiva de todo el proceso si no se logra un acuerdo satisfactorio con los bancos

Para que la operación se haga efectiva, y eso sí que será un puro trámite, el consejo de administración de RSM también deberá aprobar la modificación en una sesión que tendría que convocarse próximamente. El contrato mantiene la cláusula suspensiva de todo el proceso si no se logra un acuerdo satisfactorio con las entidades bancarias.

Según ha explicado Subirats, tampoco parece que vaya a afectar el timing marcado en el contrato, que se fijaba un máximo de seis meses (julio de este año) para que el CatSalut se quede con la propiedad del centro a cambio de asumir su deuda. Y eso a pesar de la compleja situación de parálisis actual por la crisis sanitaria del coronavirus. En lo que respecta a la otra parte de la deuda que tiene el hospital también vinculada a su construcción (55.000.000€ pertenecientes al préstamo bilateral), la Generalitat sí que ha alcanzado un acuerdo con el banco por lo que las obligaciones quedarán subrogadas.

Contrato de la basura

En el pleno también se incidió en otro tema estrella de la ciudad: el contrato de los servicios de limpieza y recogida de residuos, cuya  nueva adjudicación ha quedado en standby. En ese aspecto, se validaron dos decretos de la alcaldía del actual contrato con  Fomento de construcciones y contratas (FCC), con los votos favorables del gobierno y Ciudadanos. 

El primero actualiza los precios del servicio prestado por FCC, fijándolos para el año 2020 en un importe de 10.238.797,13 euros (más IVA); el segundo modifica la prórroga del servicio -prevista hasta nueva adjudicación- para establecer el alquiler de 18 nuevos vehículos de la limpieza. Según la concejala de Hisenda, Mariluz Caballero, este arrendamiento se ha fijado por un máximo anual de 958.147,76 euros (IVA incluido). Diez de las maquinarias ya han entrado en servicio y las otras ocho, según el gobierno local, serán distribuidas a lo largo del mes de abril. 

El PSC se ha abstenido argumentando por voz de su líder, Andreu Martín que «vamos a un tercer año de prórroga, y esto duele». Por su parte, los tres concejales de la CUP han votado en contra después de que su portavoz, Marta Llorens, criticara duramente al gobierno: «se vuelve a evidenciar la gran incapacidad de gestión de este servicio (...), una gestión que ha provocado la caída del reciclaje desde el 35% en 2010 al 29% en 2017». 

Los trabajadores de FCC aplauden la adquisición de la nueva maquinaria pero exigen que la nueva licitación se haga «cuanto antes», ha señalado Martín de Sande, representante sindical, al Diari

Primer pleno telemático de Reus

El pleno ha sido histórico por las circunstancias en las que se celebró. Por primera vez, los concejales fueron convocados a participar de forma telemática, cada uno desde su casa (salvo el alcalde Carles Pellicer, que lo hizo desde el Ayuntamiento), a causa de la obligación de confinamiento provocada por la crisis del coronavirus. El estreno ha sido valorado de forma positiva por el gobierno local, ya que, pese al retraso de 20 minutos y a unos primeros fallos de funcionamiento, las tres horas largas de pleno se pudieron seguir en condiciones desde la web municipal del ayuntamiento. Como dato curioso, hubo algún fallo a la hora de votar y algún micro apagado fuera de tiempo, nada que no se pudiera resolver para ejecutar el acto con garantías. 

Temas

Comentarios

Lea También