Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Movilización histórica en Reus en defensa del referéndum

Más de 6.000 personas se concentran en el Mercadal para seguir la protesta frente la Policía Nacional y la Guardia Civil

Francesc Gras

Whatsapp

Reus ha vivido una nueva gran movilización ciudadana en menos de 24 horas. La diferencia con la pegada de carteles del martes por la noche es que la protesta de este miércoles ha sido masiva. Más de 6.000 personas han abarrotado por completo la plaza Mercadal en defensa del referéndum y para rechazar el operativo policial llevado a cabo contra las instituciones catalanas. 

Media hora antes de la convocatoria, prevista para las 20h, la plaza ya estaba repleta de ciudadanos y familias enteras. Esteladas, pancartas con la palabra democràcia o con el lema Votem per ser lliures sobresalían entre la marea de gente. Mención especial para los miembros de la CUP, que irrumpieron en el Mercadal desde la calle Metge Fortuny con un muñeco con la cara del dictador Francisco Franco y una pancarta en la que se podía leer: «No estaba muerto, estaba de parranda». También traían un megáfono que hicieron sonar con fuerza. 

El 'No tinc por', 'Votarem' o 'In-inde-independència' sonaron con fuerza en el Mercadal

Minutos después, y sobre la hora prevista, los reusenses que llenaban la plaza empezaron los cánticos. No tinc por, Votarem o In-inde-independència fueron los más repetidos. Pero la concentración tuvo dos momentos para el recuerdo. El primero fue cuando los Xiquets de Reus levantaron dos pilares mientras se desplegaba una gran pancarta en defensa de la independencia seguido de un sonoro aplauso. 

Después llegó el momento más álgido de la noche. Toda la plaza empezó a cantar L’Estaca de Lluís Llach para, acto seguido, interpretar Els Segadors. Un momento que emocionó a muchos de los presentes. La concentración, además, contó con un público muy heterogéneo y de todas las edades. También asistieron la mayoría de miembros del equipo de gobierno, con el alcalde Carles Pellicer a la cabeza, el exalcalde, Lluís Miquel Pérez, o el expresidente del Parlament, Ernest Benach. 

Pero las protestas no terminaron aquí. De forma esporádica, y sin que consten precedentes, la gran mayoría de los concentrados empezó a desfilar de forma masiva por las calles Monterols y Llovera, principalmente, en dirección hacia la comisaría de la Policía Nacional situada en la calle General Moragues. La marcha dejó la otra gran imagen de la jornada con un centro de la ciudad tomado completamente por un reivindicativo  movimiento soberanista que, eso sí, se desarrolló en todo momento de forma cívica –en ocasiones incluso festiva– y sin incidentes de ningún tipo. 

Al llegar a la comisaría, los manifestantes empezaron a lanzar proclamas contra el despliegue de agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional en la ciudad. Fora les forces d’okupació o In-inde-indepèndencia volvieron a sonar con fuerza. Tampoco faltó el himno de este 1-O, el Passiu-ho bé i moltes gràcies

Tras una hora aproximada, la marcha todavía siguió hacia el paseo Mata para llegar al cuartel de la Guardia Civil y repetir allí las mismas protestas. Antes de dar la movilización por finalizada, los manifestantes pegaron numerosos carteles, también algún clavel, a la puerta de entrada mientras que, de fondo, ya se empezaba a escuchar el sonido de las cacerolas. 

Temas

Comentarios

Lea También