Más de Reus

Reus Crónica

Mujeres fuertes para la memoria

Homenajes. Se inauguran la plaza M. Àngels Ollé y la estatua de la ‘venedora d’anissos’ en el Passeig de la Boca de la Mina

Cristina Valls

Whatsapp
La escultora Mercè Bessó, al lado de la ‘venedora d’anissos’, ayer en la Boca de la Mina. FOTO: A. Mariné

La escultora Mercè Bessó, al lado de la ‘venedora d’anissos’, ayer en la Boca de la Mina. FOTO: A. Mariné

La labor de mujeres «fuertes y luchadoras» fue recordada en la tarde de ayer en un Passeig de la Boca de la Mina de lo más concurrido. Y es que acogió un par de homenajes: el realizado a M. Àngels Ollé, en el marco de la inauguración de la plaza que lleva su nombre –ubicada frente a la Escola Mowgli–, y el que mostró a la estatua de la ‘venedora d’anissos’, situada donde se encuentra la Boca de la Mina.

Ambas citas se sucedieron una tras otra y tuvieron un gran poder de convocatoria. El fin de la jornada se dedicó, como dijo en una de las intervenciones finales la escultora reusense Mercè Bessó –autora de la ‘venedora d’anissos’– al recuerdo de mujeres «fuertes y luchadoras».

El encuentro, iniciado delante del centro escolar del Passeig, incluyó parlamentos del alcalde Carles Pellicer, la asistencia de diferentes autoridades del gobierno municipal, así como de la vecindad de la zona. Uno de los momentos más emotivos, más allá de los discursos pronunciados por personas allegadas y conocidas de la pedagoga y escritora M. Àngels Ollé, fue la intervención de uno de sus nietos. «Tener una plaza con su nombre es un homenaje, también, a los demás maestros de la ciudad», aseguró. Otras descripciones de Ollé, aparte de contener grandes dosis de cariño, la distinguieron como una «maestra de maestros» y «una persona muy comprometida en el ámbito político».

"Cuando me encomendaron la tarea, necesitaba una modelo, y más que física, ha sido una espiritual", dijo la escultora Mercè Bessó

El músico David Blay añadió melodía al acto con su violonchelo. Deleitó a los asistentes con una pieza de efeméride: El Cant dels Ocells. Pellicer dio por inaugurada la plaza con esos minutos musicales, no sin antes mencionar «el discurso que pronunció Pau Casals en la ONU, hace 50 años».

Acto seguido, los presentes pasearon en comitiva hacia la Boca de la Mina. Una vez allí, actores vestidos de época se dejaron ver entre la multitud, emularon el estilo de vestir de los tiempos en los que la ‘venedora d’anissos’ vendía sus «especiales y humildes» dulces; así los describió el etnólogo Salvador Palomar, de Carrutxa.

Sin perder de vista el pasado

Al estar al lado de la Boca de la Mina, el alcalde recordó la importancia del agua y del trabajo de las mujeres en los lavaderos. «Damos un paso adelante en el proyecto de mejora de este paseo», expuso. Por su parte, Salvador Palomar habló de lo presentes que están los «anissos» en la cultura popular. Destacó que las vendedoras «tenían pocos recursos y encontraban, en esa forma de vida, un pequeño sueldo». «Era una recompensa al buen comportamiento de los más pequeños; este dulce muestra una costumbre, sabemos de su existencia por la documentación municipal. Hubo más de una mujer, mayores y jóvenes», resumió.

El momento en el que se retiró la tela que cubría la estatua de la ‘venedora d’anissos’ fue, también, momento álgido y las palabras de Bessó, conmovedoras: «Cuando me encomendaron la tarea, necesitaba una modelo y, más que física, ha sido una espiritual. Elegí a mi tía, Pilar Carreras». 

Temas

Comentarios

Lea También