Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Multas de hasta 225.000==euro== por el uso indebido de drones

El Aeroclub de Reus prevé formar este curso a unos 200 pilotos de drones

Mònica Just

Whatsapp
Los instructores Lorenzo Dueso y Oscar Villar, mostrando algunos de los drones del Aeroclub. Foto: Alba Mariné

Los instructores Lorenzo Dueso y Oscar Villar, mostrando algunos de los drones del Aeroclub. Foto: Alba Mariné

Los RPAS (Remotely Piloted Aircraft Systems), conocidos popularmente como drones, están de moda. Y cada vez más. Son regalos estrella en las fiestas navideñas. Y en cumpleaños. Un dispositivo muy solicitado. A veces, por motivos profesionales, pero muchas otras como un juguete, un hobby más, un capricho. Muchas de las personas que adquieren drones lo hacen sin tener los conocimientos técnicos necesarios para pilotarlos. Ni la titulación.

Las multas por uso imprudente de un dron pueden ser desde 6.000 euros hasta 225.000 euros, según alerta la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa). Depende de distintos factores, como el lugar donde se vuela, si se trata de un CTR (el radio de acción de un aeropuerto), si se tiene o no licencia, si se provoca algún incidente o si es de día o de noche.

Las estadísticas muestran este desconocimiento generalizado. Sin ir más lejos, más del 70% de las aeronaves no tripuladas que se compran se pierden o rompen en los quince días posteriores a su adquisición. Es por ello que el Aeroclub de Reus ofrece formación y orientación en el pilotaje de estas naves. Empezó de forma presencial, pero hace apenas unos meses incorporó la oferta online. Ya han pasado por los cursos más de un centenar de personas y la previsión es que durante este año se titulen dos centenares de pilotos de drones. No todo el mundo lo sabe, pero todos los drones tienen que estar certificados por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa), y todos sus pilotos deben tener la formación correspondiente. Ni siquiera los de vuelos comerciales pueden pilotar un dron sin sacarse la licencia específica.

Audiovisuales o topografía

La mayoría de interesados en sacarse el título para poder pilotar estas aeronaves son personas vinculadas a medios audiovisuales, topografía, sistemas de vigilancia o agricultura de precisión. Así lo explica el instructor y vocal del Aeroclub, Oscar Villar. Según remarca, el uso mayoritario es el audiovisual, pero también se utiliza, cada vez más, en fotogrametría, es decir, para ver y medir las elevaciones del terreno. El hecho de ofrecer ahora los cursos online ha supuesto para el Aeroclub un incremento de matrículas «brutal», asegura el instructor. «El alumno se siente más cómodo, puede hacerlo a su ritmo y compaginarlo con su vida laboral y personal», añade. La teórica se hace online, y presencialmente se realiza la parte teoricopráctica y la práctica. Los exámenes son presenciales.Y las prácticas las realizan fuera de Reus, en Ulldecona.

«Mucha gente compra el dron para divertirse pero no tiene en cuenta la normativa. Esto puede acaerrar multas importantes», señala Villar, insistiendo en que no puede sobrevolarse cualquier zona con este tipo de aeronaves, especialmente en los espacios donde hay concentración de gente. Y es que, subraya, lo más importante, en todo momento, es la seguridad. Por encima de todo.

En el Aeroclub no solo tienen servicio de escuela de pilotos. Sino que también informan. «Si alguien quiere asesorarse a la hora de comprar un dron, sobre cómo usarlo, o conocer la normativa, nosotros le ayudamos sin ningún compromiso», añade Villar. El personal del departamento técnico, asimismo, puede diseñar, montar y hacer el mantenimiento de las plataformas aéreas o terrestres que puedan solicitar los clientes.

Varias categorías

El Aeroclub ofrece formación en dos categorías. Junto a Villar, trabaja también el instructor Lorenzo Dueso. Tienen cursos para drones de cero a cinco kilos, y para los de 5 a 15. En breve añadirán una tercera, de 15 a 25 kilos. Y más adelante, los mayores, de 25 a 50 kilos y de 50 a 150. El coste básico de la categoría inicial es de 750 euros.

Dentro de unos meses, el Aeroclub de Reus también incorporará cursos de perfeccionamiento. Y este mismo 2017 la previsión es que Aesa cambie la normativa y pase a ser más abierta. «Se abrirá la veda. Y entonces sí que vendrá el gran boom», afirma Villar.

El Aeroclub de Reus se fundó en 1935 como una entidad sin ánimo de lucro, abierta a toda la ciudadanía. «La técnica evoluciona y cada vez hay más tendencia a los vuelos no tripulados. Aquí no solo damos cursos, sino montamos el dron para que esté preparado para realizar una función concreta, además de informar y asesorar», explica Enric Morralla, presidente del Aeroclub, quien apela a la responsabilidad del piloto. Aun así, está satisfecho porque cada vez hay más concienciación en este campo: «Es algo que la gente necesita. No tener licencia es conducir un coche sin carnet. Tiene muchos riesgos».

Temas

  • REUS

Lea También