Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Multitudinaria protesta en Reus contra la violencia policial del 1-O

Los ciudadanos se concentran con caras de indignación por la actuación de la Policía Nacional y la Guardia Civil. La plaza del Mercadal recibe a los bomberos con aplausos y una sonora ovación 

Francesc Gras

Whatsapp

Miles de reusenses se han manifestado nuevamente en distintos puntos de la ciudad tras votar ayer de forma masiva en el referéndum del 1-O. En esta ocasión ha sido para rechazar y denunciar la violencia exhibida por la Policía Nacional y la Guardia Civil en distintos puntos del país.

Sobre las 12 del mediodía, la plaza del Mercadal de Reus se ha llenado de ciudadanos consternados con la brutalidad policial de ayer y que lucían esteladas, pancartas y algún clavel, Les han acompañado una nutrida representación de funcionarios y trabajadores públicos y de concejales del Ayuntamiento con el alcalde de Reus, Carles Pellicer, a la cabeza. Entre ellos no estaba ningún miembro del PP ni de C's.

Des de el primer momento, los Bombers de la Generalitat se han convertido en uno de los principales protagonistas del acto. Su llegada a la plaza, montados en uno de los camiones cisterna, ha derivado en una sonora ovación y aplausos que se han alargado durante más de un minuto. Especialmente emotiva ha sido la imagen de los ciudadanos abrazándose y sacándose fotos con los bomberos al finalizar la concentración. Una muestra espontánea de gratitud por haberse mantenido al lado de la gente durante las cargas policiales.   

La plaza Mercadal no ha sido el único punto de protesta. En las calles Llovera y Monterols, los comerciantes han salido a la calle para mostrar su firme rechazo a la represión policial y en apoyo a las 844 personas heridas. Asimismo también lo hicieron los trabajadores del Hospital de Reus, de Redessa o del Consell Comarcal del Baix Camp y del Consell Esportiu del Baix Camp frente a la Estació Enològica.

Durante su intervención, el alcalde de Reus se ha sumado a las muestras de rechazo y ha manifestado que lo ocurrido el día 1 de octubre de 2017 "pasará a la historia por la vergonzosa actuación policial. Uos hechos que nunca caerán en el olvido". Pellicer también ha leído el manifiesto de las entidades organizadores de las concentraciones en todo el país - Associació de Municipis per la Independència (AMI) y Associació Catalana de municipis (ACM) - que destacaba la "actitud cívica y pacífica de los ciudadanos que ejercieron la democracia a pesar de las amenazas".

Unas palabras que han sido interrumpidas en varias ocasiones por los aplausos y gritos espontáneos de los presentes en la plaza Mercadal. Sobre todo cuando a agradecido el trabajo de la Guàrdia Urbana, las Brigadas Municipales y los bomberos o cuando se ha dirigido a los voluntarios, interventores y a todas aquellas personas "que no pudieron votar porque les usurparon las urnas". La concentración finalizó con gritos de Hem votat, hem votat!, In-inde-independència y la interpretación de Els Segadors

Condena del equipo de gobierno

Los partidos que forman el equipo de gobierno han comparecido de forma conjunta en rueda de prensa para condenar "categóricamente el uso de la violencia como recurso de coacción contra las personas que libremente decidieron ejercer un derecho fundamental como el de decidir su futuro colectivo". Tanto el alcalde de Reus como la portavoz de ERC, Noemí Llauradó, han dejado claro que ante una convocatoria de huelga general o de una supuesta Declaració Unilateral de Independència (DUI) mantendrían su compromiso con el Govern de la Generalitat y sus instituciones. Por otro lado, Noemí también ha valorado los resultados obtenidos en el referéndum en Reus tachándolos de "éxito brutal" y ha defendido su validez "porque todo el proceso se ha hecho de forma escrupulosa".

Temas

Comentarios

Lea También