Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Nace un programa para reducir los accidentes en personas mayores

'Mou-te amb GRAN Seguretat' forma a voluntarios de edad avanzada para impartir charlas de seguridad vial entre el colectivo
Whatsapp
El Casal de la Gent Gran Reus II acogió ayer la primera charla-taller del programa. Foto: Alba Mariné

El Casal de la Gent Gran Reus II acogió ayer la primera charla-taller del programa. Foto: Alba Mariné

Reducir los accidentes de tráfico entre personas mayores. Este es el objetivo del programa Mou-te amb GRAN Seguretat, cuya prueba piloto se ha desarrollado en la provincia. La razón de ser de la iniciativa es que el 20% de las víctimas mortales registradas durante el primer trimestre de 2015 en las carreteras catalanas tenían más de 65 años.

En relación a los datos, el conseller d’Interior, Jordi Jané, detalló que «la cifra global de fallecidos disminuyó un 22% en 2014 (118) respecto al año anterior, sin embargo, el porcentaje de personas de más de 74 años fallecidas en las carreteras catalanas creció un 29%, pasando de 17 en 2013 a 22 el año pasado». «La gente mayor es un valor de la sociedad y hay que trabajar para corregir situaciones de riesgo como los accidentes», afirmó Jané. Él mismo aseguró que las principales causas de accidentalidad entre el colectivo son las distracciones y la falta de atención en la carretera.

Estadísticas en mano, los departamentos de Benestar Social i Família e Interior se han propuesto emprender el proyecto Mou-te amb GRAN Seguretat. «Lo que pretendemos es formar a voluntarios como formadores de personas mayores para que los desplazamientos por la carretera se hagan con seguridad y se reduzca la accidentalidad», apuntó la vicepresidenta del Govern y consellera de Benestar Social i Família, Neus Munté.

El Casal de la Gent Gran Reus II acogió ayer la primera charla-taller del programa Mou-te amb GRAN Seguretat en el que personas mayores se convierten en voluntarias para formar en educación vial a personas del mismo colectivo. Durante tres meses, los voluntarios de la iniciativa han recibido la formación especializada de la mano de expertos en seguridad vial.

 

Funcionamiento

La Direcció General d’Acció Cívica i Comunitària es la encargada de escoger a los voluntarios que participarán en el programa, mientras que profesionales del Servei Català de Trànsit son los responsables de formar a los voluntarios.

En esta primera fase se han formado a cinco personas voluntarias. Josep Maria Montull, presidente de la Casa del Mar de Cambrils, y Cèsar Griñó, presidente de la Casa del Mar de Tarragona, han recibido la formación específica. Aseguran que «es fundamental concienciar a las personas mayores sobre la importancia de conducir en las mejores condiciones». Esta fue una de las razones que les motivaron a participar en la iniciativa. «A partir de determinada edad, nos creemos que lo sabemos todo, pero lo cierto es que las habilidades que tenemos al volante no son las mismas», asegura Cèsar Griñó.

El objetivo es que en lo que queda de año una veintena de personas reciba la formación y que se realicen 30 charlas-taller para que 900 personas de toda Catalunya participen en las sesiones. La previsión para el próximo 2016 es que 3.000 personas se puedan beneficiar de la iniciativa.

Durante el taller, los voluntarios-formadores, según detalló Neus Munté, tienen la responsabilidad de «informar y formar; explicar que la conducción, las normas y la red viaria han cambiado mucho en los últimos años, así como actualizar los conocimientos para promocionar una circulación más segura entre las personas mayores».

«A través del programa Mou-te amb GRAN Seguretat valoramos la experiencia que pueden aportar las personas mayores como ejemplo a la hora de conducir de una forma segura».

 

Revisiones médicas

Otra de las cuestiones que preocupa al Govern, aunque no tenga competencias en esta materia, es la periodicidad de la revisión del carnet de conducir, que a partir de los 65 años se hace cada cinco, aunque el médico puede recomendar la revisión anual en función de la persona. «En cinco años una persona puede cambiar mucho», aseguró el conseller de Interior, quien se mostró partidario de contemplar la posibilidad de que «las revisiones médicas se realicen con la periodicidad que sea recomendable en cada momento y en función del conductor». «Para muchas personas tener el carnet de conducir es un aspecto muy importante de su calidad de vida y no se le puede negar, pero sí que tenemos que tener la certeza de que tienen las aptitudes para conducir».

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También