Reus Sociedad

Negocios alimentarios de Reus combaten la crisis con gestos solidarios

Servicio a domicilio gratuito y reparto de comida al colectivo sanitario y los cuerpos de seguridad, iniciativas destacadas

Cristina Valls

Whatsapp
Diferentes trabajadores del Hospital Sant Joan han recibido croquetas de forma solidaria. FOTO: CEDIDA.

Diferentes trabajadores del Hospital Sant Joan han recibido croquetas de forma solidaria. FOTO: CEDIDA.

Diferentes emprendedores de la ciudad han puesto en marcha iniciativas solidarias para paliar la incertidumbre existente y demostrar su gratitud hacia el colectivo sanitario y los cuerpos de seguridad, así como a sus clientes habituales. Por nombrar uno de los proyectos surgidos, destaca el que ha llevado a cabo el cocinero y copropietario de los locales gastronómicos La Muela y Xivarri, Juan Diego.

El empresario ha llegado a repartir, de forma solidaria, más de 1.000 croquetas caseras en las últimas semanas en agradecimiento a la tarea del personal sanitario del Hospital Sant Joan de Reus y el de la Guàrdia Urbana. «Se merecen un poco de alegría después de tanto trabajo. Ver la cara de los trabajadores, al recibir el reconocimiento, es un premio. En el caso del Hospital, se han repartido cajas de croquetas a todas las unidades. Creo que estar activos, en estos momentos, es lo más importante», expresa Juan Diego.

La Muela y Xivarri han repartido más de 1.000 croquetas en las últimas semanas a la Guàrdia Urbana y al Hospital Sant Joan de Reus. 

En su caso, ha tenido que aplicar un ERTE a sus empleados y, ahora mismo, trabaja solo y con una agenda de lo más apretada. Y es que, además de los gestos solidarios, desde ambos locales hacen frente a los repartos a domicilio habituales, gestionados en materia de transporte con la empresa Restaurant a Casa. «Aplicamos las medidas de seguridad posibles en el proceso del pedido y variamos, en la medida de lo posible, las propuestas culinarias a domicilio. Hacemos migas e incluso arroces, vamos cambiando. Los fines de semana es cuando hay más pedidos. Pueden surgir entre 20 y 25, y supone mucho trabajo. Entre semana pueden ser entre 4 y 15», establece. Se siente muy agradecido, puesto que los clientes que reciben la comida siempre comparten alguna fotografía en redes sociales, junto con notas de agradecimiento, e incluso, repiten. Preguntado sobre qué futuro cree que le espera, asegura que «no podremos seguir con las mismas reglas del juego», manifiesta. «Vaticinar lo que puede pasar es complejo y sería dar palos de ciego. Si tuviéramos que reducir capacidad en los locales, también tendría que reducirse el alquiler de éstos. Habría que reformularlo todo», resuelve. Por su parte, hay otros negocios, como el Colmado Giner, que siguen en activo y se adaptan a las circunstancias: realizan entregas a domicilio gratuitas con entregas realizadas en 24 horas en Reus y alrededores. Al día, llegan a los 20 pedidos y, en fin de semana, el volumen se incrementa. «Queremos estar cerca de los clientes a través de un servicio eficiente. Se pueden realizar pedidos por teléfono, Whatsapp y correo electrónico. Muy poca gente viene en persona ya. Lo que más se pide es carne, especialmente pollo; y harina, para hacer el pan en casa. También vino y paletillas de jamón» explica la propietaria del Colmado Giner, Núria Queralt. Reciben pedidos abundantes, «la gente come en casa, no acude a cafeterías ni restaurantes». Como es temporada de Pascua, también hay bastante demanda de monas; y, además, tienen productos de limpieza.

Temas

Comentarios

Lea También