Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

No limpiar la orina de los perros se sancionará con hasta 600 euros en Reus

El año que viene el Ayuntamiento multará a quienes no remojen las micciones de sus mascotas en la vía pública

J. Salvat

Whatsapp
Una mujer saca a pasear a su perro con el agua preparada para limpiar el orín del animal.  FOTO: Alfredo González

Una mujer saca a pasear a su perro con el agua preparada para limpiar el orín del animal. FOTO: Alfredo González

Ahora sí. En 2020, no limpiar la orina de los perros en la vía pública será tipificado como delito leve, lo que implicará sanciones  hasta 600 euros de multa. El proceso ha sido largo y el Ayuntamiento de Reus venía advirtiendo de su intención desde principios de año con la campaña ‘Jo mullo, tu remulles’. Finalmente, el pasado 22 de noviembre, el pleno municipal aprobó la modificación de la ordenanza cívica para incluir, como obligación, remojar las micciones de las mascotas, especificando que «en caso que no de pueda evitar la micción de las mascotas en la vía pública, se deberá de limpiar de inmediato con agua en el espacio dónde se ha producido». Todo apunta que a principios de 2020 la Guardia Urbana ya empezará a multar.  

«Yo ya  llevo la botella preparada», explica Maricarmen, vecina de la calle Ample. Ella considera que «a pesar de que es un precio alto, la verdad es que no cuesta nada llevar el material. Es una cuestión de civismo y de respeto».  Y es que en Reus, el uso de la botella llena de agua es una tendencia extendida. Lo raro, es encontrarse con personas sin ese material. 

«Si tienes un perro estas más que concienciado. La campaña del pasado mes de marzo ayudó a coger el hábito», explica Ramón, que pasea su Poodle toy por la plaza Llibertat. Sin embargo, a pesar de que le parezca bien que se sancione por no limpiar la orina de los animales considera que el coste de la multa es muy elevado. «Creo que primero se debería advertir al dueño, y si este no hace caso, ya pasar a sancionarlo. Esto no puede convertirse en un medio de recaudación», critica el vecino reusense.

«Me pone de muy mal humor que no se respete el entorno», explica Elvira, que se encontraba paseando su perro en el Passeig Mata, uno de los lugares donde se pueden encontrar más defecaciones de los canes. «Yo muchas veces recojo los excrementos de otros animales porque esta avenida es un gran cúmulo de suciedad. Hasta que no aprendamos el castigo no ha de ser flojo».

Seis pipicans

Hasta ahora estaba sancionado no evitar que los animales miccionaran en las fachadas de los edificios o en el mobiliario urbano. Ahora se ampliará multando, también, la vía pública. Desde el consistorio calculan que en la ciudad hay unos 16.000 perros, lo que supone, teniendo en cuenta que hacen una media de tres pipis al día, se acumula 17,5 millones de orines al año y en la campaña ‘Jo mullo, tu remulles’ se informaba que cada año 200 farolas sufren daños en la base, normalmente a causa de los ácidos de la orina de los perros. Una referencia que puede servir para esta nueva ordenanza son las actas por dejar defecaciones de los perros en la calle. En 2018, la policía abrió un total de 161. Unas sanciones que pueden llegar hasta los 1.500 euros. 

Reus tiene seis espacios de higiene o pipicans repartidos en la ciudad; uno en la avenida Doctor Vilaseca; otro en la plaza del Baluard, otro en la plaza Morlius; y otros tres repartidos entre la calle Sant Benet, Sant Lluís y la calle del Vapor Vell. «No creo que la suciedad en la ciudad sea una cuestión de falta de espacios, simplemente es cuestión de incivismo», concluye Elvira.

Temas

Comentarios

Lea También