Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

No pagar zona azul y aparcar en doble fila, las infracciones más multadas en Reus

Guàrdia Urbana tramitó más de 24.190 sanciones por no poner el tique o sobrepasar el tiempo en zonas de parking reguladas. No obstante, lo que más molesta a los ciudadanos son los coches que paran en los carriles de circulación

Montse Plana

Whatsapp
No pagar zona azul y aparcar en doble fila, las infracciones más multadas en Reus

No pagar zona azul y aparcar en doble fila, las infracciones más multadas en Reus

Guàrdia Urbana de Reus tramitó el año pasado más de 35.000 expedientes de multas relacionadas, sobre todo, con la seguridad viaria. Las infracciones más multadas fueron, con diferencia, las referentes a la zona azul, ya sea por aparcar sin poner el tique o por sobrepasar el tiempo. En total, se tramitaron 24.194 multas de este tipo, con una media de unos 2.000 expedientes mensuales. Una tendencia que este 2019 sigue la misma tónica. Y es que con lo que va de año, ya se han gestionado 16.465 multas relacionadas con la zona azul, mientras que el año pasado, al finalizar agosto se habían tramitado 15.530. Se trata de cifras facilitadas por el propio Ayuntamiento de Reus a través del portal Open Data, en fecha de 1 de septiembre de 2019. 


Aunque no pagar la zona azul sea la infracción más sancionada, también destacan otras acciones como estacionar en doble fila, en un carril de circulación o sobre la acera. Acciones que repercuten directamente sobre otros conductores y peatones. Y es que su paso se ve obstaculizado. Uno de los puntos negros es la avenida Països Catalans y, más en concreto, en la zona del Centre Cívic Ponent. «Es un problema», reconoce una vecina de la zona que prefiere mantenerse en el anonimato. Su parking tiene entrada a través de la avenida «y en muchas ocasiones no puedo entrar porque hay coches estacionados delante», señala. Dice que se han quejado en distintas ocasiones, que se ha señalizado la zona, «pero nada, aquí siguen. Entiendo que alguien que va a la farmacia, pare un momento para recoger algún medicamento, pero hay que paran para ir al bar», dice.


Justamente este miércoles a la una del mediodía había, frente una tienda de pollos, tres coches parados en el carril de la derecha, obstaculizando la circulación. A pocos metros, siete coches más, de gente que iba a la farmacia. En sentido contrario, un par que coches están parados frente un bar y cerca de la intersección con la calle del Alcalde Joan Bertran, ante una frutería, otro turismo. Su propietario, hermano del frutero, reconoce que ya le han puesto un par o tres de multas por esta infracción, «pero seguiré aparcando. En esta zona no hay alternativas». Además, señala que no les dejan tener un carga y descarga delante del negocio, «y el que hay más cerca, siempre está ocupado, así que dejamos la furgoneta delante de la frutería y descargamos».

Mientras tanto, pasa por delante un coche de la Guàrdia Urbana de Reus y, ante la decena de vehículos que se acumulan en este tramo de avenida Països Catalans estacionados en carril de circulación, el cuerpo policial pasa de largo. «La verdad es que hacen la vista gorda», reconoce Antonio, desde la tienda de pollos que hay justo delante de la frutería. Algunos de sus clientes aparcan delante del negocio con los cuatro intermitentes. «Siempre atendemos lo antes posible aquellos que dejan el coche en medio de la calzada porque no queremos que obstruyan la circulación», añade Antonio, aunque reconoce «que nunca han multado a ningún cliente. No están más de cinco minutos».

Justo en este tramo de calle hay una parada del autobús urbano. Pasan unos minutos de la una del mediodía y llega un vehículo de la flota municipal. Una mujer está esperando para subir y, ante la imposibilidad de acercarse a la acera, el bus termina parando en el segundo carril de circulación y la mujer tiene que pisar la calzada. De mientras, algunos coches tienen que esperar. «Estamos hartos de esta situación», esgrime el conductor del autobús. Otra de las zonas problemáticas de Reus es la calle Ample. En la esquina, donde hay un quiosco, en más de una ocasión aparcan coches encima la acera, justo donde hay un paso de peatones. Esto obliga a los peatones a pisar la calzada en una zona peligrosa. Y es que se trata de una intersección entre dos calles.

Más de 200 multas por usar móvil

Circular usando el teléfono móvil fue, en 2018, la décima infracción más multada por la Guàrdia Urbana de Reus, con un total de 222 tramitaciones. En este caso, cabe destacar que en lo que va de 2019, el cuerpo policial ya ha gestionado más multas de este tipo que en todo el año pasado. En concreto, a fecha del pasado 1 de septiembre, se habían tramitado un total de 267 multas por conducir utilizando el teléfono móvil, el navegador o cualquier otro dispositivo incompatible con la conducción.  También se está multando más el hecho de estacionar en zonas reservadas a personas con movilidad reducida. Si en 2018 se tramitaron 329 expedientes de multa por esta infracción, hasta el mes de agosto de este 2019 ya se sumaban 362.

Si la grúa retira un coche: 92,50 euros

En los casos que la grúa tenga que retirar un vehículo de la vía pública, el propietario tendrá que pagar por la retirada del vehículo y, además, por la custodia en el depósito municipal. En el caso que se trate de un turismo y camionetas, el precio es de 92,50 euros por la retirada y 8 euros más por día por la custodia.

Como ya se ha mencionado, las infracciones más multadas son las referentes a la zona azul y estacionar en doble fila. A estas, se suma el estacionamiento en zona de carga y descarga sin tener permiso, con 2.523 expedientes de multa tramitados al finalizar 2018. A poca distancia se sitúa el hecho de circular por encima del límite de velocidad, que se sitúa como cuarta acción más sancionada, tanto el año pasado como este 2019.

Cabe destacar, además, otras infracciones con un menor número de sanciones, pero que la Guàrdia Urbana de Reus también ha multado. Es el caso de reducir considerablemente la velocidad sin previo aviso –se tramitó un expediente el mes de junio del año pasado– o ejecutar un adelantamiento sin llevar una velocidad notoriamente superior al otro vehículo, un expediente el pasado mes de diciembre. También se ha multado en 12 ocasiones, entre 2018 y lo que va de 2019, estacionar desaprovechando espacio, así como parar sin haberse asegurado que el coche está inmóvil: 14 casos en 2018 y ocho en 2019.

Temas

Comentarios

Lea También