Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

'No sé si volvería a preguntar a Puigdemont visto la que me ha caído'

Andreu Agredano tiene 24 años y está en el paro. Fue uno de los ciudadanos que participó en el programa 'Jo pregunto' de TV3

Mònica Just

Whatsapp
Andreu Agredano es militante de EUiA en Reus. Tiene 24 años y está en el paro. Foto: Alfredo González

Andreu Agredano es militante de EUiA en Reus. Tiene 24 años y está en el paro. Foto: Alfredo González

Andreu Agredano tiene una sensación agridulce tras su cara a cara con el President Puigdemont en TV3. Este joven de Reus de 24 años, graduado en Relacions Laborals y en el paro, ha recibido críticas que no esperaba. Se siente algo decepcionado. El domingo participó en el programa Jo pregunto con ganas de plantearle al President sus dudas sobre el Camp de Tarragona y las Terres de l’Ebre. Se apuntó porque tenía curiosidad y ganas de hacer sus preguntas. Y se centró en dos temas que le preocupan, como BCN World y el monumento franquista de Tortosa. Pero no esperaba recibir tantas críticas ni comentarios, más allá de su círculo más cercano de amigos y familiares. «La verdad, visto cómo ha ido todo, no sé si compensa», cuestiona el reusense.

Tras su paso por la pequeña pantalla, ha experimentado aquella sensación de que gente desconocida le pare por la calle. Para bien y para mal. «Un hombre se me acercó y me dijo que había hecho una muy buena pregunta y que le pareció bien que hablara sobre el conjunto del Camp y el Ebre. Pero otro, por ejemplo, me dijo que había hecho el ridículo. Incluso Pilar Rahola dijo cosas sobre mí. Y aquí todo se disparó», explica.

El joven decidió participar en el programa por impulso. Vio un link a través de las redes sociales que planteaba esta posibilidad y buscaba ciudadanos interesados en formar parte del proyecto. Así que decidió acceder al enlace, rellenar la información básica y sugerir una pregunta. En su caso, fue sobre la universidad. «Yo pensaba que todo quedaría aquí. Pero, a diferencia de lo que esperaba, me contactaron. Me dijeron que les interesaba mi perfil y me citaron para el debate previo al programa», apunta Andreu. Allí hicieron varias preguntas, debían votar. Él creyó que no lo había hecho especialmente bien, así que lo vivió como una experiencia más y pensó que allí terminaba todo. Pero fue de los más votados de los pocos que se presentaron del Camp de Tarragona. Así que al día siguiente le llamaron y pasó a la siguiente fase. Su tema elegido fue el modelo territorial. Y es que le preocupa especialmente la incidencia que pueda tener en la zona el proyecto de BCN World. Luego, hizo otra pregunta, que decidió el mismo día del programa. Fue sobre el monumento franquista de Tortosa.

A nivel ideológico, el propio Andreu se sitúa en las antípodas del President. Pero ve en Puigdemont un político más cercano que Artur Mas. «La forma de ser de Mas me provocaba rechazo. Y Puigdemont, a pesar de tener unas ideas muy distintas a las mías, es muy diferente», afirma. Aun así, critica que «tiró pelotas fuera», sobre todo en los temas relacionados con la sanidad y la educación.

Cercano a los Comuns

Andreu confiesa que minutos antes de comenzar el programa se sintió muy nervioso. Pero que poco a poco se tranquilizó. Todo fue muy deprisa. «La experiencia, en global, fue positiva. Pero cuando terminó el programa y encendí el móvil recibí los primeros comentarios. Primero, algunos me parecieron curiosos y me hizo gracia. También había algunas críticas». Y explica que luego, «el famoso WhatsApp, donde me decían que yo era portavoz adjunto de los Comuns». E insiste: «Este cargo no existe. Yo no tengo ningún cargo político ni institucional». Sí que es cierto que es próximo al mundo de los Comuns. Andreu, de hecho, milita desde hace años en EUiA, formación de la cual es coordinador a nivel local. Pero lamenta que la bola se hizo grande y que al final ha sido foco de numerosas críticas cuando él insiste en que es un simple ciudadano que quiso participar en un programa de televisión.

«¿Si repetiría? No sé qué decirte, porque tú vas con buena voluntad y luego hay quien dice que no somos ni siquiera ciudadanos por el hecho de militar en algún partido. ¿Qué somos entonces?», manifiesta.

A pesar de todo, quita hierro al asunto y recuerda: «Al menos ahora todo el mundo sabe que no tengo trabajo. Igual tengo suerte y me sale algo».

Temas

  • REUS

Lea También