Más de Reus

«No tenemos ninguna tienda en el barrio y con la pandemia lo hemos notado mucho»

Los barrios Sol i Vista y Pelai no tienen comercios y el barrio Montserrat tan solo tiene uno. Los vecinos piden al Ayuntamiento que impulse la apertura de nuevos negocios en la periferia

CARMINA MARSIÑACH

Whatsapp
En el barrio Sol i Vista de Reus no queda ninguna tienda de alimentación. FOTO: FABIÁN ACIDRES

En el barrio Sol i Vista de Reus no queda ninguna tienda de alimentación. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Los barrios de la periferia de Reus se están quedando sin comercios. En los barrios de Sol i Vista y el barrio Pelai, no tienen ninguna tienda de alimentación. Con el confinamiento la falta de comercios se hizo muy evidente. «No tenemos ninguna tienda cerca y la verdad es que con la pandemia lo hemos notado mucho, se echa de menos», dice Verónica, una vecina del barrio Sol i Vista.

Cabe recordar que durante el confinamiento, los vecinos del barrio Sol i Vista se organizaron para ayudar a las personas mayores, uno de los colectivos más vulnerables, para hacer la compra, ir a la farmacia o ayudarles en lo que necesitaran. La farmacia más cercana al barrio está en la avenida del Doctor Vilaseca.

Desde la Federació d’Associacions de Veïns de Reus (FAVR), hace unos meses que se reunieron con el Ayuntamiento de Reus, para exponerles la problemática. El presidente de la entidad, Marcos Massó, explica que solicitaron al consistorio que impulsara la apertura de tiendas en estos dos barrios y que tuvieran una función social. «Que fuera como un punto de encuentro, y que aparte de poder comprar productos de primera necesidad, los vecinos puedan relacionarse», dice Massó.

Pero de momento, aún no han recibido respuesta por parte del Ayuntamiento. Desde la administración confirman que están trabajando en ello. El concejal, Carles Prats, de la concejalía de Empresa i Ocupació, señala que están mirando posibilidades. Se trata de un proyecto en fase de estudio, pero que aún no está finalizado.

En Sol i Vista, tan solo quedan dos bares abiertos. Hace más de dos años que no queda ninguna tienda de alimentación. «Es un barrio donde vive mucha gente mayor y no pueden ir a comprar al centro y volver cargados», explica Sílvia Asens, que vive en la Selva del Camp pero le trae la compra a su suegra de 89 años. «Estaría muy bien que hubiera alguna tienda donde poder comprar el pan o los alimentos básicos», dice Asens.

La presidenta de la Associació de Veïns del Barri Sol i Vista, Anna Belén Castaño, explica que los supermercados que les quedan más cerca son el Spar del Camí de l’Aleixar, o el Mercadona de la Avinguda dels Països Catalans. «Pero todos nos quedan a más de un quilómetro», dice Castaño.

Aurelio Duran, otro vecino del barrio, recuerda que «antes podíamos ir a comprar aquí en el barrio, ni que fuera un paquete de azúcar» y pone de manifiesto que tiene «suerte de que me trae la compra mi hermana y nos ayudamos entre los vecinos», dice.

En el Bar Valentín, los vecinos pueden comprar el pan. Maria del Mar Fraile, que regenta el bar, pone de manifiesto que «en este barrio si no tienes coche, es complicado ir a comprar». Hace un año y tres meses que empezó a llevar el negocio, y asegura que «pese a las restricciones, no me puedo quejar». Hace tiempo, pensaba en abrir una tienda «pero el problema es que no hay locales disponibles en el barrio».

Verónica, que también reside en el barrio, asegura que otro de los principales problemas es que «hay pocas conexiones con el autobús, los fines de semana a las siete de la tarde ya no hay ninguno».

Según Fina, otra vecina de la zona, algunos vecinos han solicitado a diferentes cadenas de supermercados que se instalen en la zona. «Es un barrio muy tranquilo, estamos muy a gusto pero solo nos faltaría tener alguna tienda».

El barrio Pelai, que se encuentra justo al lado del barrio Sol i Vista, tampoco tiene tiendas de alimentación. El presidente del barrio, Andrés Delgado, explica que en su caso, ya hace muchos años que se encuentran en esta situación: «Hace veinte años había dos tiendas, y hará cosa de diez años abrió una, pero cerró al cabo de un año», y asegura que durante el confinamiento, también las echaron de menos.

En el barrio Pelai en los últimos años ha habido un relevo generacional, según Delgado, y ahora vive poca gente mayor. «La gente ya se ha acostumbrado a no tener tiendas, la gente joven pasa a comprar al salir de trabajar».

En el barrio Montserrat, tan solo tienen una pequeña tienda y un bar. El presidente de la asociación de vecinos, Domingo Martínez, teme que a la larga, como está pasando con muchos comercios de barrio, acabe cerrando. «También teníamos una carnicera, pero cerró hace años». En su caso, sí que a 500 metros tienen un Aldi, que se inauguró en 2019, y un Dia, ambos en la avenida Salou.

Otro de los barrios donde también han perdido comercios y servicios en los últimos años es el de Sant Josep Obrer.

Más supermercados

Por el contrario, la ciudad ha ganado supermercados. Según datos del Ayuntamiento, Reus cuenta con 114 establecimientos con licencia de supermercado. Cabe recordar, que según los últimos datos del 2019 del ‘Anuari de la distribució comercial’, en Reus había un total de 66 establecimientos de gran superficie en la ciudad, pero en este caso, no se contabilizaban los pequeños y medianos negocios de alimentación.

En diciembre Mercadona abrió una nueva tienda en La Sedera, en el Passeig Misericòrdia y ya ha empezado a construir otro en la avenida Marià Fortuny. Cuando se abra este último, se cerrarán dos establecimientos de la compañía, el de la calle Alcalde Joan Bertran, y el de la avenida La Salle.

Este mes de marzo, según avanzó Tarragona empresarial, el supermercado Aldi de la Fira Centre Comercial de Reus cerró y la empresa tendría intención de construir un nuevo supermercado entre el camí de Valls y la Avinguda Marià Fortuny, aunque no se haya confirmado de forma oficial.

Este jueves, también abrirá un nuevo supermercado Caprabo Rapid en el barrio del Carme, en el Raval de Martí Folguera.

Las frases

«Es un barrio donde vive mucha gente mayor y no pueden ir a comprar al centro»
Sílvia Asens. Familiar de una vecina

«Suerte que me trae la compra mi hermana y nos ayudamos entre vecinos»
Aurelio Duran. Vecino de Sol i Vista 

«En este barrio si no tienes coche, es complicado ir a comprar»
Maria del Mar Fraile. Bar Valentín 

«También hay muy pocas conexiones con el autobús»
Verónica. Vecina de Sol i Vista 

Temas

Comentarios

Lea También