Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Reus

Nuevas señales para recordar que el incivismo en Reus se puede multar con 1.500 ==euro==

Los paneles instalados en la vía pública se han adaptado a la nueva Ordenanza Municipal de Civismo, que ha elevado de 750 a 1.500 euros la sanción máxima.
Whatsapp
Imagen de la señal que se ha renovado en la Plaça de la Cultura de la Pau. Foto: Alba Mariné

Imagen de la señal que se ha renovado en la Plaça de la Cultura de la Pau. Foto: Alba Mariné

Protagoniza un acto incívico en las calles de Reus puede costar muy caro, exactamente los 1.500 euros de sanción máxima que contempla la nueva Ordenanza Municipal de Civismo aprobada hace unos meses. Para recordar a los ciudadanos cuales son sus obligaciones cívicas y lo que puede suponer para sus bolsillos no cumplirlas, el Ayuntamiento de Reus ha iniciado esta semana la renovación de las señales instaladas en la vía pública que avisan a la ciudadanía del importe de la sanción por actos incívicos.

Las nuevas señales se han adaptado a la nueva ordenanza, que ha elevado el importe máximo de las sanciones de 750 a 1.500 euros. El alcalde de Reus, Carles Pellicer, supervisó ayer los trabajos de instalación de la primera señal, en la Plaça de la Cultura de la Pau, con el objetivo de visibilizar la política de contundencia y de tolerancia cero del gobierno municipal con el incivismo.

En este sentido, Pellicer afirmó que «el gobierno de Reus aplica la máxima contundencia para erradicar el incivismo, que perturba la convivencia, genera sensación de inseguridad y cuesta mucho dinero a la ciudadanía». Además, el alcalde recordó que «queremos continuar informando para dejar claras cuales son las acciones prohibidas. Pero también dejar claro cuales son las sanciones para comportarse de manera incívica e incumplir la normativa».

El Servei de Mobilitat i Circulació de la Guàrdia Urbana renovará las señales que actualmente hay instaladas en 15 puntos de la ciudad, y la previsión es colocar en más lugares, especialmente parques y plazas.

La instalación de señales se enmarca en el modelo de proximidad de la Guàrdia Urbana, que acerca las políticas municipales de seguridad y convivencia a las demandas reales de la ciudadanía.

 

Principales quejas

Las señales en los espacios públicos dan respuesta a las principales quejas vecinales en relación a ruidos, a los dueños de perros que no recogen los excrementos de los animales o a jugar a la pelota en zonas prohibidas, entre otras. Las primeras 15 señales se colocaron en las plazas y puntos de la ciudad donde se detectaron más incidencias. Se trata de un complemento a las campañas de proximidad que se hacen periódicamente y, en especial, al modelo de policía de proximidad basado en el aumento de patrullaje a pie.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También