Ordenanzas vs ‘Bons Reus’

La mirada ganxeta. La reforma fiscal para impulsar la implantación de empresas no llega al bolsillo de los reusenses como sí lo hacen los bonos

FRANCESC GRAS

Whatsapp
Ordenanzas vs ‘Bons Reus’

Ordenanzas vs ‘Bons Reus’

La actualidad de la semana pasada fue nuevamente intensa desde todos los niveles. Empezando por las medidas antiCovid del Govern para frenar el avance de la pandemia y siguiendo con la presentación de las ordenanzas fiscales para el 2021 por parte del Ayuntamiento de Reus. No se me ocurre cita más importante para una administración local que la elaboración de los presupuestos. Desde mi punto de vista, se trata de la decisión más trascendental de todo gobierno municipal y la que mejor vislumbra su ideología.

Desde el pasado jueves ya conocemos los detalles de la parte que hace referencia a las ordenanzas fiscales, la que más impacta en el bolsillo de los ciudadanos. El expediente de tasas y tributos del año que viene pretende impulsar la llegada de nuevas empresas y fomentar la ocupación. Para lograrlo, el consistorio aplicará abundantes bonificaciones como rebajar un 95% el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) o del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI). Un paquete de buenas medidas que el alcalde Carles Pellicer tachó de «ambicioso» e «histórico».

El éxito de los ‘Bons Reus’ es unánime tanto para comerciantes como ciudadanos. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Sector empresarial a parte, lo que parece evidente es que la reforma fiscal del 2021 no llegará de la misma forma a los reusenses. En unos momentos en que los contribuyentes sufren los efectos de un ERTE, han visto reducido notablemente su salario o se las conjuran para llegar a final de mes, la presión fiscal no presentará ningún cambio.

A pesar de defender que la situación en Reus es mejor que en muchas otras ciudades, la congelación de las ordenanzas decretada por el gobierno municipal es un escaso bagaje en tiempos de coronavirus. No se aplicarán nuevas bonificaciones o reducciones que aligeren la carga impositiva. Tampoco se efectuarán modificaciones anteriormente anunciadas como una mejor en la progresividad fiscal. Y todo ello, sin olvidar que ya se produjo una subida de impuestos en torno al 10%.

Más de 50.000 bonos

Por contra, los contribuyentes sí que se han visto beneficiados con la acertadísima iniciativa de los Bons Reus. En este caso, un adjetivo de la magnitud de «histórico» sí que hace más justicia. Resulta difícil recordar una campaña de promoción económica que sólo recoja palabras de alabanza. Y no sólo por parte de los ciudadanos, sino también de comerciantes y restauradores.

De hecho, son muchos los que me han manifestado sus beneficios tanto por haber incentivado las compras en unos tiempos difíciles como por su atractivo y eficacia. Este tipo de acciones sí que ayudan al bolsillo de los reusenses y dan sentido al hecho de haber podido revertir los remanentes del año pasado. Los más de 50.000 bonos descargados son, sin duda, el mejor ejemplo.

Temas

Comentarios

Lea También