Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus Societat

Peatonalizar el Raval Santa Anna de Reus de forma definitiva divide a los vecinos

Piden que el Ayuntamiento tenga en cuenta su opinión antes de prohibir la entrada a los vehículos. La necesidad de utilizar el coche en el día a día, factor diferencial entre el sí y el no

J. SALVAT

Whatsapp
Desde la terraza de Sandra se puede ver el arrabal Santa Anna libre de tráfico. FOTO:ALFREDO GONZÁLEZ

Desde la terraza de Sandra se puede ver el arrabal Santa Anna libre de tráfico. FOTO:ALFREDO GONZÁLEZ

El 18 de noviembre del año pasado, Sandra Carmona recibió una carta en su domicilio del Ayuntamiento de Reus. Ésta informaba que desde el 29 del mismo mes, hasta el 29 de febrero de 2020, en el arrabal Santa Anna, donde ella vive, se desarrollaría una prueba piloto de peatonalización, con motivo de la campaña navideña y de rebajas «para promocionar, así, la dinamización de la zona», tal y como explica la propia misiva. El documento informaba que se cerraría el paso a vehículos de 11h a 21 horas, los viernes, fines de semana, festivos y sus vigilias y anunciaba las actuaciones que se realizarían para garantizar el acceso de los vecinos a sus parkings privados.

A falta de poco más de 20 días de terminar la prueba piloto y con la redacción del proyecto para implantar tal peatonalización de forma definitiva en contratación pública, los vecinos afectados tienen disparidad de opiniones sobre cómo ha funcionado la prueba y la necesidad de que se aplique de forma permanente.

«Si finalmente se aplica de forma definitiva, deberían consultar con los que vivimos en la zona porque nos afecta», valora Sandra «nos encontramos con la prueba de sopetón y creo que deberíamos tener voz en ello».

«Creo que ha sido innecesario y muchos vecinos hemos sufrido las consecuencias»
Sandra Carmona, vecina del Raval Santa Anna

Josep Franquet lleva más de 50 años viviendo en el propio arrabal y coincide con su posición. Él votaría a favor. «Creo que ha funcionado porque la gente iba más relajada por la calle», valora, y añade «es verdad que yo no tengo coche pero me parecería bien que se implantara de forma permanente porque quizás ayude a la calle a impulsar los negocios y la restauración». Por otro lado, Toni Carbonell, que vive en la calle d’En Vilar, considera que de consolidarse debería ser las 24 horas del día y no de forma limitada. No ha tenido problemas a la hora de coger el coche del parking pero critica que «en las salidas de Reus, sobre todo en la calle Amargura con la Llibertat, la congestión ha sido horrorosa». La misma valoración hace Sandra, que tiene que coger el coche diariamente para ir a trabajar y no lo ve muy claro. Sobre todo, por la circulación: «es de locos, tardo más en salir de Reus que en llegar a Tarragona».

«Quizás implantarlo de forma permanente ayude a impulsar los negocios y la restauración»
Josep Franquet, vecino del Raval Santa Anna

Sin embargo, estos vecinos ponen sobre la mesa otros factores, por ejemplo, el ruido. Reconocen la tranquilidad que se respira durante las horas en que el acceso a vehículos está cerrado, «pero el problema de la contaminación acústica de la zona es por la noche, fruto del ocio nocturno, el incivismo y los coches que circulan de madrugada», apunta Toni.

Sandra destaca la incomodidad que supone para aquellos que no tienen parking cerca y tienen que descargar compras o recoger a familiares con movilidad reducida. «Creo que ha sido innecesario, muchos vecinos hemos sufrido las consecuencias de algo que no ha acabado de funcionar», resume, «pero si al final se hace permanentemente, hay que replantearlo para que realmente ayude al comercio», añade.

«No he tenido problemas con el parking, pero la congestión del tráfico ha sido horrorosa»
Toni Carbonell, vecino calle d’En Vilar

Los vecinos tendrán voz

Des del Ayuntamiento de Reus afirman que, a parte de la voz de los comerciantes, también se tendrá en cuenta la opinión de los vecinos del Raval Santa Anna y el núcleo afectado por el corte al paso de vehículos. El consistorio explica que facilitó un teléfono de contacto donde recibieron consideraciones y dudas que han compilado y, aseguran, servirán para hacer una valoración final una vez se haya acabado el período de la prueba piloto.

Temas

Comentarios

Lea También