Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Pellicer crea una comisión para dar forma a la nueva ordenanza de civismo

La CUP critica al alcalde y le recuerda que la moción aprobada por el pleno ya contempla este grupo de trabajo
Whatsapp
Un momento del pleno del pasado lunes en el que se votó la derogación de la ordenanza de civismo.  Foto: Alba Mariné

Un momento del pleno del pasado lunes en el que se votó la derogación de la ordenanza de civismo. Foto: Alba Mariné

El alcalde de Reus, Carles Pellicer, ha reaccionado en pocas horas al primer revés sufrido por su gobierno en este nuevo mandato: la aprobación de la moción presentada por la CUP (y apoyada por PSC, ERC y Ara Reus) para la derogación de la ordenanza de civismo, en el pleno del pasado lunes. Pellicer firmó ayer un decreto para la constitución de una comisión de trabajo para estudiar y proponer posibles modificaciones a la ordenanza en cuestión, un grupo de trabajo que estaría formado por todos los grupos municipales y técnicos del ayuntamiento y que empezará a trabajar el 1 de septiembre.

Pellicer dijo ayer que esta comisión debería empezar a debatir a partir de una propuesta de texto alternativo que «deberían de presentar los grupos municipales que han votado a favor de la derogación». En este sentido, el alcalde aseguró que la creación de esta comisión de trabajo responde al mandato de la ciudadanía en las pasadas elecciones municipales: «Que los partidos negociemos y lleguemos a acuerdos, por el bien de la ciudadanía y por el bien de la ciudad».

No obstante, Carles Pellicer quiso dejar claro que la ordenanza de civismo actual está plenamente vigente hasta que no se apruebe la modificación o la derogación definitiva con la aprobación de un nuevo texto, además de añadir que «desde el gobierno estamos convencidos de que el texto que aprobamos es el mejor posible» y que desde el gobierno defenderán el polémico punto sobre la prohibición de ir con la cara tapada por la calle.

 

Más participación

Desde la CUP también reaccionaron rápidamente al anuncio de Pellicer, al que le pidieron que «no haga trampa y que recuerde los motivos de la derogación y sea consecuente con el acuerdo aprobado por el pleno». La CUP critica la actitud de Pellicer, ya que insiste que la moción aprobada, además de pedir literalmente la revocación de la ordenanza de civismo, en el segundo punto pide la creación de una comisión para estudiar «la idoneidad de incluir en otras ordenanzas y/o reglamentos del Ayuntamiento de Reus algunos de los puntos derogados».

El portavoz de la CUP, David Vidal considera que el alcalde «olvida el motivo principal por el que se ha derogado esta ordenanza, que no es otro que la falta de participación por parte de los grupos municipales y la ciudadanía». La CUP considera que con esta comisión no se abre ningún proceso de participación ciudadana.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También