Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Pellicer no descarta repetir la cuestión de confianza para tener presupuestos el 2018

El alcalde de Reus ve 'muy difícil' superar el bloqueo político actual pero no cierra la puerta a ninguna posibilidad. También contempla prorrogar las cuentas

Francesc Gras

Whatsapp
Imagen de archivo de Pellicer durant un pleno del Ayuntamiento de Reus. Foto: A.G.

Imagen de archivo de Pellicer durant un pleno del Ayuntamiento de Reus. Foto: A.G.

El Ayuntamiento de Reus afronta los últimos días del año con los presupuestos de 2018 atascados. No obstante, los planes del alcalde Carles Pellicer pasan por presentar las cuentas en el pleno municipal del próximo mes de enero y tenerlas aprobadas cuanto antes. Por encima de todo, quiere evitar tener la ciudad paralizada durante meses como ha ocurrido este año, con los presupuestos sin aprobar hasta el mes de mayo. Y para ello está dispuesto "a buscar las fórmulas imaginativas necesarias para que la ciudad tenga los mejores presupuestos posibles".  

Entre ellas, no descarta repetir la fórmula de este 2017 y someterse, de nuevo, a una cuestión de confianza. Una jugada de la cual salió vencedor ante la incapacidad del resto de fuerzas de la oposición (CUP, PP, Cs y PSC) de sumar una mayoría alternativa. Pero aquí no termina todo. Otra de las posibilidades que barrunta el alcalde es la de prorrogar las cuentas. Pero en este caso buscando aprovecharse del incremento de la recaudación vía impuestos de este año para cuadrar la misma partida en 2018. Un equilibrio complicado, porque a pesar de haber aprobado distintas partidas especiales, las ordenanzas fiscales llevan dos años prorrogadas. "Cuando no tienes apoyos, lo único que puedes hacer es redefinir partidas en función de las necesidades", ha manifestado el alcalde durante el almuerzo navideño con los medios de comunicación.

Pellicer acusa a Cs de "utilizar la parte más miserable de la política"

El actual bloqueo político que vive el Ayuntamiento es lo explica la imposibilidad de cerrar acuerdos entorno a los presupuestos. Una situación que el alcalde, aún no mostrándose categórico, ve "muy difícil" de cambiar por culpa de la "táctica política" y la falta de voluntad negociadora del resto de partidos. En primer lugar, Pellicer ha ratificado que no tiene intención de municipalizar el servicio de recogida de la basura, lo cual elimina la posibilidad de tender puentes con la CUP. Después están PP y Cs, con los que ha asegurado que no tiene nada que negociar. El alcalde se ha mostrado especialmente duro con Ciudadanos, a los que ha acusado de "saltarse todas las líneas rojas" y de "utilizar la parte más miserable de la política" con las denuncias presentadas contra él y varios concejales del consistorio

Llegados a este punto, con los únicos que podría cerrar los presupuestos sería el PSC. Sobre todo después del reciente acuerdo entre ambas partes que ha permitido desatascar cuatro grandes proyectos urbanísticos como la ampliación del Centre de Lectura o la rehabilitación de la Boca de la Mina. No obstante, el acalde se muestra receloso ante la probabilidad de lograr algún acercamiento. Y es que ni los contactos actuales han contado con la misma sintonía que el año pasado ni nada indica que la asamblea socialista vaya a alterar su postura. Fue ésta, precisamente, la que votó no dar apoyo a los presupuestos a pesar del preacuerdo alcanzado por los grupos municipales.  

Temas

Comentarios

Lea También