Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus Política Municipal

Pellicer se someterá a una cuestión de confianza para aprobar los presupuestos de Reus

Considera que la ciudad no se puede gobernar sin presupuestos. Si logra mayoría simple el miércoles, las cuentas quedarán aprobadas. En caso contrario, la oposición tendrá 30 días para escoger a un alcalde alternativo

F. Gras

Whatsapp
El alcalde Pellicer y el resto del equipo de gobierno durante el anuncio de la moción de confianza. Foto: Alfredo González

El alcalde Pellicer y el resto del equipo de gobierno durante el anuncio de la moción de confianza. Foto: Alfredo González

El gobierno municipal ha desvelado su hoja de ruta entorno a los presupuestos. Tras certificarse el bloqueo de la oposición, el alcalde de Reus, Carles Pellicer, respondió este viernes en rueda de prensa anunciando que se someterá a una moción de confianza para que las cuentas de 2017 prosperen. La convocatoria será el próximo miércoles día 12 de abril con un pleno extraordinario que debatirá, de nuevo, sobre los presupuestos. Según recoge el artículo 197 bis de la Llei Orgànica 5/1985 del Régim Electorla General, Pellicer superará la moción de confianza con la mayoría simple del plenario. Además, y de forma automática, los presupuestos quedarían aprobados.

Para lograr este objetivo, el alcalde, como mínimo, requiere de la abstención de un par de grupos de la oposición, ya que su gobierno (PDeCAT, ERC y Ara Reus) sólo suma 11 de los 27 concejales. Aquí entran PP, Cs y PSC, ya que el no de la CUP es inamovible. Y más aún tras su anuncio durante el pleno del viernes de derrocar a Pellicer con una moción censura para coger las riendas del consistorio. 

El acierto en la jugada de Pellicer podría ser que, incluso sin superar la moción de confianza, tenga los presupuestos aprobados y salga reforzado con el único peaje del ruido mediático y político de la oposición. Esto es así porque, en caso de un posible rechazo el miércoles, el resto de partidos tendría que escoger un alcalde alternativo a contrarreloj (30 días) y ganar una moción de censura o contar con la mayoría absoluta del plenario. Ambas posibilidades parecen muy improbables teniendo en cuenta que todas las opciones pasarían porque dos partidos tan alejados ideológicamente como la CUP y Cs se pusieran de acuerdo, ni que fuera en un planteamiento inicial. Además, hay que subrayar que tanto Ara Reus com ERC no entran en la partida después de ratificar su lealtad absoluta a Pellicer. De hecho, tanto sus concejales como el resto de miembros del gobierno acompañaron al alcalde durante la rueda de prensa.

"Tengo total confianza en mis socios y desde el gobierno siempre hemos dicho que tendríamos presupuestos. He agotado todas las posibilidades hasta el último momento con la oposición y sus motivos siempre han sido partidistas, tacticistas e ideológicos", ha explicado Pellicer, sin dejar de mencionar que "así es muy difícil gobernar la ciudad". También ha asegurado que es una decisión "valiente" pero "muy meditada y planificada" para que Reus tenga presupuestos. Y que, según ha finalizado, en caso contrario "sería alargar la agonía. La ciudad sería imposible de gobernar y muchos proyectos importantes quedarían tocados". Entre estos, por ejemplo, la obligada paralización de un centenar de proyectos vinculados con la Capital de la Cultura Catalana.

323 millones de presupuesto

Unas horas antes del anuncio, Cs, PP y la CUP se mostraron muy beligerantes con la propuesta de presupuestos del gobierno. «Nos separan años luz. Nunca votaremos a favor de que la ciudad siga incrementando su deuda y que se haga política por la mitad de la ciudadanía», declaraba el líder de Ciudadanos, Juan Carlos Sánchez, en relación a la adhesión de Reus a la AMI. En el caso del PP, su portavoz Sebastià Domènech apuntaba que la situación del Hospital impide cualquier cosa que no sea un rechazo frontal a sus medidas.

Por parte de los socialistas, Andreu Martín, ratificaba su «no» a los presupuestos pero, al mismo tiempo, abría la puerta a seguir trabajando para que puedan prosperar determinadas cuestiones. Recordar que el gobierno municipal propone un presupuesto de 323 millones «que priorizan la atención a las personas, la cultura, la proyección de ciudad y que siguen poniendo orden».

 

Temas

  • REUS

Lea También