Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Piden mejorar la visibilidad y la seguridad de los pasos de peatones del Passeig Mata de Reus

Los vecinos de la zona aseguran que «los vehículos no pueden ver si hay una persona esperando para cruzar, porque los coches aparcados dificultan la visibilidad»

S. Fornós

Whatsapp
Son muchos los coches que frenan demasiado tarde en los pasos de peatones para dejar pasar a los viandantes. FOTO: Alfredo González

Son muchos los coches que frenan demasiado tarde en los pasos de peatones para dejar pasar a los viandantes. FOTO: Alfredo González

Han transcurrido casi dos meses desde que el Ayuntamiento de Reus diera por concluidas las obras de mejora del Passeig Mata. El propósito era aumentar el número de plazas de aparcamiento, mejorar la movilidad y reducir la velocidad de los coches que circulan por esta zona de la ciudad. Entonces, los vecinos expresaron su satisfacción por los trabajos en lo que se refiere a la ampliación del número de plazas de aparcamiento de zona blanca. 

Pero en este tiempo también han surgido opiniones vecinales que apuntan «la necesidad de mejorar la visibilidad de los pasos de peatones para, a su vez, aumentar la seguridad». «Los aparcamientos que se han creado en los laterales del paseo dificultan, por su cercanía con los pasos de peatones, la visibilidad a los conductores», asegura Cori Cruz, vecina de la zona. «Prácticamente te tienes que echar a la carretera para ver si viene un coche, y poder cruzar», añade. Por su parte, Ana Pilar afirma que «en Reus hay muchos puntos negros en los que no se ve si hay una persona esperando para cruzar la calle».

«El problema principal surge cuando un coche de gran volumen aparca en la plaza más cercana al paso de peatones, impidiendo, de este modo, ver a los coches si hay una persona», describe Cori y critica el «exceso de velocidad de los conductores, ya que no hay ningún tipo de medida disuasoria, como bandas rugosas, que les obliguen a frenar». 

Esta vecina también opina que «la pintura roja de los pasos de peatones solo advierte a los viandantes, porque los conductores no ven el color». Sobre esta cuestión, fuentes municipales explican que «la franja es más estrecha cuando cruza los carriles de circulación, y se amplía cuando se acerca a la acera, a la zona de aparcamiento» y añaden que «próximamente, este espacio rojo del carril de aparcamiento está previsto hacerlo de obra, lo que supondrá ganar, todavía más, en seguridad». 

Autocrítica y precaución

Ante esta situación, los vecinos son cautelosos a la hora de cruzar por alguno de los pasos de peatones del Passeig Mata. Rosa Canet es precavida. Si el paso de peatones está regulado por un semáforo asegura que «tengo conocimiento y espero a que esté en verde para poder pasar». Critica que «muchos peatones son impacientes y no esperan, y luego pasa lo que pasa». Y ante la ausencia de semáforos, esta vecina asegura que espera a que se paren los coches. «En absoluto cruzo si no veo que se detienen», afirma.

Los vecinos también hacen autocrítica. «Otro de los problemas es que los conductores no recordamos que también somos peatones, y cuando aparcamos el coche nos olvidamos de ello», asegura Cori. Otra vecino, Jesús, afirma que «los peatones siempre se lanzan sin mirar si viene un coche o no, este es el principal problema que hay». Al respecto, Ana Pilar explica que, como conductora, también toma precauciones cuando conduce y se acerca a un paso de peatones. «Voy piano, piano, porque otro de los problemas son las personas que va con cochecitos de bebé, que lo echan hacia delante y hay que ir con cuidado. Siempre reduzco la velocidad a la altura de cualquier paso de peatones», detalla. 

Medidas disuasorias 

Los vecinos se muestran partidarios de implementar medidas como, por ejemplo, la señalización LED de los pasos de peatones. El sistema a seguir sería el que ya se ha implantado en otras zonas de la ciudad, como la plaza Llibertat, donde el Ayuntamiento señalizó el paso de peatones con balizas luminosas instaladas en el asfalto, delimitando el paso y de manera visible para los conductores. 

Otra de las medidas que reclaman los vecinos se centra en la reducción de la velocidad. Como solución, apuntan la instalación de bandas rugosas que adviertan a los conductores de la existencia de los pasos de viandantes. Fuentes municipales recuerdan que «las obras de reordenación de la movilidad del Passeig Mata tienen entre sus objetivos reforzar la seguridad del tránsito». Aseguran que se ha comprobado que «estrechando la amplitud de los carriles se ha reducido la velocidad de los vehículos». Las mismas fuentes aseguran que «de momento no está previsto poner más elementos de seguridad. Las bandas rugosas se ponen para reducir la velocidad, y aquí ya se ha conseguido reducir». 

Por último, añaden que «la Guàrdia Urbana está satisfecha con la reordenación del tráfico del Passeig Mata, donde no ha habido ningún accidente desde que se acabaron los trabajos».

Temas

Comentarios

Lea También