Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Punto y final al requisito de los dos años de padrón para las becas comedor en Reus

El mar de quejas propició el origen de plataformas ciudadanas en contra de las bases

Cristina Valls

Whatsapp
El requisito del empadronamiento para las ayudas a las becas comedor fue muy polémico. Foto: pere ferré

El requisito del empadronamiento para las ayudas a las becas comedor fue muy polémico. Foto: pere ferré

La aprobación de los presupuestos de 2016 dejó atrás cinco años de quejas con la supresión del polémico requisito de los dos años de empadronamiento para solicitar las ayudas de las becas comedor. Un compromiso que cerró el grupo municipal de la CUP con el consistorio la semana pasada. Además, también se dotará una partida suplementaria de 70.000€.

Fueron muchos los progenitores que se vieron limitados al acceso de las ayudas durante todo este tiempo al no cumplirlas en su totalidad. Oleadas de protestas se hicieron visibles a finales de 2011. Incluso desde algunos partidos políticos se tacharon las bases solicitantes como «discriminatorias».

Por su parte, a finales del año pasado, el Síndic de Greuges de Catalunya también se pronunció pidiendo la modificación de los requisitos. Especialmente se centró en la supresión de la medida de la antigüedad mínima de empadronamiento. Además, también achacó a la medida una «vulneración de los derechos básicos» como el de la «igualdad de oportunidades». El elevado número de quejas también propició la generación de plataformas ciudadanas de protesta. Es el caso de Tots som veïns i veïnes de Reus. Su entonces presidente, Carlos Iaquinandi, en declaraciones al Diari, opina que «la prioridad siempre deben ser las cuestiones sociales. Gobernar es gestionar con criterio. Lo conseguido por la CUP corrige en parte los efectos de los recortes presupuestarios del gobierno municipal en prestaciones sociales». Él mismo, además, asegura: «Me parece acertado que al menos una parte del destino del presupuesto municipal se decida mediante la participación democrática de los ciudadanos».

El restrictivo requisito, que se será suprimido, deja tras de sí aún muchas limitaciones para las familias que carecen de las características estipuladas. Una de las bases contempla que los dos progenitores tiene que trabajar fuera del domicilio. «No se piensa, en este caso, en los problemas que generan a las madres solteras que no pueden trabajar», manifiesta Iaquinandi.

El resto de requisitos para acceder a la subvención piden desde la acreditación de la renta por capita, la cual está sometida a unos baremos determinados y el uso diario del servicio del comedor escolar, entre otras medidas. -

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También