Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Queda desierto el concurso para construir el nuevo Centre Social El Roser de Reus

Ninguna empresa se ha presentado en el proceso para adjudicar la primera fase de adecuación de la antigua prisión en centro social

Montse Plana

Whatsapp
Fachada de la antigua prisión El Roser. FOTO: Carla Bergadà

Fachada de la antigua prisión El Roser. FOTO: Carla Bergadà

El proceso público para seleccionar la empresa encargada de construir la primera fase de la adecuación de la antigua prisión El Roser como centro social ha quedado desierto. Ninguna empresa se ha presentado en el concurso, que salió a licitación con un presupuesto estimado de 454.903, 37 euros(IVA incluido) y una duración de contrato de 10 meses a partir de la fecha de inicio de obras. La licitación de la primera fase  del Centre Social El Roser se publicó el 31 de diciembre de 2018 y el plazo para presentar ofertas finalizó el pasado 28 de enero sin que nadie se hubiera presentado, así que, en fecha de 2 de febrero, se resolvió que la licitación había quedado desierta. 

Si todo hubiera ido sobre lo esperado, la primera fase podría haberse terminado a finales de año y, mientrast anto se habría podido trabajar en la segunda y última fase. Ahora, pero, el calendario ha cambiado y se tendrá que ver cuáles serán los nuevos plazos. De momento, la previsión es hacer modificaciones del proyecto básico. Concretamente, esta primera fase incluye la rehabilitación de la zona norte y parte del cuerpo intermedio del edificio, donde se ubicarán los servicios de recepción, comedor social/cafetería y cocina, despensa solidaria y punto de gestión y distribución de alimentos. También incluye obras en las cubiertas y fachadas directamente vinculadas con estos espacios. Posteriormente, en la segunda fase, se trabajará en aspectos como el acceso y el servicio de acogida para personas sintecho, dormitorios y sala polifuncional.

Este es uno de los grandes proyectos del equipo de gobierno reusense. Cabe recordar que el objetivo es adecuar la antigua prisión El Roser como centro social con distintos servicios para los más necesitados. Lo que se plantea es la rehabilitación del edificio, distribuido en tres bloques y, para cada uno de ellos se prevén distintos programas. El primero incluye la zona de comedor social, cocina y almacén; el segundo, despesna solidaria, gestión y distribución de alimentos y servicio de acogida de personas sintecho; y el tercero, oficinas de administración y asociación de vecinos del barrio.

Temas

Comentarios