Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Quejas en algunos barrios de Reus por la falta de iluminación

Los vecinos achacan el problema al cambio del alumbrado y a la frondosidad de los árboles, que tapan las farolas

Joan Morales / Silvia Fornós

Whatsapp
Imagen de la calle Mare Molas de noche, donde los vecinos dicen que falta luz. FOTO: alba mariné

Imagen de la calle Mare Molas de noche, donde los vecinos dicen que falta luz. FOTO: alba mariné

Las calles de algunos barrios de Reus están escasamente iluminadas por la noche. Al menos esto es lo que piensan los vecinos de zonas como Mare Molas o Mas Pellicer, donde denuncian que algunas arterias del barrio quedan a oscuras cuando se pone el sol. El problema lo achacan a dos motivos: por un lado al cambio del alumbrado público hace unos meses en la ciudad y por otro a la frondosidad de los árboles, que tapan muchas farolas impidiendo que pase la luz.

Desde la Associació de Veïns Mare Molas, José Guijarro, miembro de la junta, y Diego García, presidente de la entidad vecinal, relatan que «en varias ocasiones hemos reivindicado un cambio de la iluminación. El problema que tenemos es que los árboles de la calle Mare Molas son demasiado altos y las farolas también, entonces la luz da directamente a la copa de los árboles. Y la luz no traspasa, por lo que la calle queda muy oscura». 

Los responsables de esta entidad vecinal de Reus recuerdan que «en la primera convocatoria de los presupuestos participativos incluimos, además de la mejora de un solar abandonado, la mejora de la iluminación y otros servicios en el vecindario, pero la iniciativa no consiguió prosperar porque no tuvimos los apoyos suficientes».

«En varias ocasiones hemos advertido al consistorio y, en nuestro caso, la respuesta que tenemos es que el cambio está previsto, pero no nos dan una fecha concreta», aseguran desde la Associació de Veïns Mare Molas.

El problema es parecido en Mas Pellicer, con el agravante de que tienen una cuarentena de puntos del alumbrado público inservibles, tal y como denuncia el presidente de la Associació de Veïns 1er. de Maig, Eduardo Navas. «Bien sea porque están fundidos o por el vandalismo, lo cierto es que llevamos mucho tiempo con unos 40 puntos de luz inservibles y no se reparan», comenta Navas, quien añade que «además, las luces nuevas que nos han puesto son de baja intensidad. Todo ello significa que la peligrosidad y sensación de inseguridad que hay por la noche en el barrio es mayor por la falta de luz».

Desde la Federació d’Associacions de Veïns de Reus, su presidente, Valentín Rodríguez, comenta que «cuando se cambiaron las luces de la ciudad hace unos meses y se pusieron las nuevas se notó una bajada en la intensidad de la iluminación. Personalmente hablé con el alcalde, Carles Pellicer, y me dijo que el nuevo alumbrado se adaptaba a la normativa europea de contaminación lumínica. No lo dudo, pero lo que está claro es que hay más luz». 

Valentín Rodríguez también explica que en su barrio, Mas Vilanova, el problema es que «los árboles son muy altos y tapan las farolas, por lo que las calles quedan oscuras Para el presidente de la FAVR la solución podría pasar por «poner alguna farola más en aquellos puntos donde se detecte que falta iluminación».

Cuestión de sensaciones

El concejal de Vía Pública del Ayuntamiento de Reus, Hipòlit Monseny, se defiende de las críticas asegurando que «los puntos lumínicos son los mismos. Lo que ocurre es que la luz de antes era amarilla y la de ahora es blanca, por lo que da sensación de que hay menos luz, cuando no es así». Monseny también recuerda que «en algunos barrios como Fortuny, Mas Pellicer o Xalets Quintana subimos la potencia al máximo.

Lo único que hemos hecho es adaptarnos a lo que nos pide Europa, en cuanto a contaminación lumínica». Respecto a los árboles, Monseny admite que «este año han crecido mucho porque el año pasado se podó muy poco, por lo que es verdad que en algunas calles tapan las farolas. A partir del 1 de noviembre empezaremos la poda de 5.000 árboles».

Temas

Comentarios

Lea También