Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Quejas vecinales por la doble fila y los atascos en la avenida Països Catalans de Reus

Los afectados denuncian «las molestias que causan los taxis y las ambulancias que aparcan frente al centro de diálisis» cuando hay una zona reservada en la calle Pau Font de Rubinat

F. Gras - S. Fornós

Whatsapp
Los vecinos denuncian las molestias que causan los taxis y las ambulancias que aparcan frente al centro de diálisis. FOTO: Alba Mariné

Los vecinos denuncian las molestias que causan los taxis y las ambulancias que aparcan frente al centro de diálisis. FOTO: Alba Mariné

Nuevas quejas vecinales por los problemas de tráfico que genera la doble fila que se produce en la avenida Països Catalans, a la altura del centro de diálisis, entre las calles Mare Molas y Pau Font de Rubinat. Los vecinos se han puesto en contacto con el Diari para denunciar una situación que, aseguran, hace años que se repite y que les genera problemas de convivencia. Sobre todo por los atascos que se producen durante las horas punta y porque taponan las entradas de los parkings particulares.

Rubén Sánchez es uno de los vecinos afectados. «Es molesto porque siempre te encuentras con un gran lío de vehículos. Lo denunciable es que aparcan en el carril derecho de la calle como si fuera una zona de aparcamiento», manifiesta, sin dejar de mencionar la dificultad que tiene cuando sale del parking por culpa de la mala visibilidad.

Él mismo también explica que la situación se repite a diario, especialmente por la tarde, cuando los taxis y las ambulancias que transportan pacientes estacionan en doble fila, dejando únicamente un carril de circulación para los vehículos. Una situación, subraya, que se agrava por la presencia de clientes de la farmacia 24 horas.

Pero no sólo los residentes en las tres comunidades de esta parte de Països Catalans se sienten afectados. Los conductores también se encuentran con problemas de tráfico como, por ejemplo, largas colas que pueden llegar hasta la rotonda del monumento a la sardana.

También resulta molesto para los autobuses municipales que, a menudo, se encuentran con la parada situada justo al lado del centro ocupada. Esto les obliga a detenerse en el carril de la izquierda para que los pasajeros puedan bajar. Xavier, vecino de la zona, dice que «por activa y por pasiva he advertido al Ayuntamiento de los problemas que tenemos, pero no hay nada que apelar», y añade que «la Guàrdia Urbana sabe lo que ocurre y no hace nada para impedirlo».

«Aparcar en doble fila siempre está mal, sean cinco minutos o veinte. Los coches molestan y estorban a los demás conductores», asegura Isabel Gonzalo. Por su parte, Juan Pedro se queja de que «esta situación también provoca mucho ruido, ya que los conductores se impacientan y empieza a pitar y a pitar, porque tienen prisa». 

El aparcamiento en doble fila provoca que los pasajeros del autobús tengan que bajar en medio de la calzada. FOTO: Alfredo González

Hace ya algunos años, las quejas del vecindario hicieron que el Ayuntamiento habilitara un espacio exclusivo de carga y descarga para ambulancias y taxis. Se trata de una zona situada en la calle Pau Font de Rubinat, a escasos metros del centro médico, y que ocupa varias plazas en ambos lados. No obstante, los afectados aseguran que siempre están vacías porque los conductores prefieren estacionar justo enfrente de la puerta del equipamiento de diálisis. 

Hasta que no se encuentre una solución a esta problemática, los negocios de la zona ven con buenos ojos que sus clientes aparquen también en doble fila. «Hace años había una zona de carga y descarga y la quitaron. Desde entonces, a los clientes no les queda otra que aparcar en doble fila para poder cargar la mercancía», asegura José Ramón de la tienda Decor Reus.

Otro de los negocios partidarios asegura que «desde que quitaron la zona de carga y descarga, y en su lugar pusieron la parada de autobús, es un caos. Pero entiendo que la gente aparque en doble fila un momento, ya que de lo contrario tendría que ir más lejos para dejar el coche. No hay suficiente aparcamiento».

El traslado

El centro de diálisis de Reus, de la empresa alemana Fresenius Medical Care, ocupa unos bajos en la avenida Països Catalans desde hace años. Se da la circunstancia que en verano de 2010, justo después de inaugurarse el Hospital Sant Joan de Reus, se barajó la posibilidad de que el centro trasladase su actividad a las instalaciones del Tecnoparc. Una realidad que, finalmente, parece que quedó descartada. 

Temas

Comentarios

Lea También