Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Quema otro contenedor y de nuevo en la calle Ample

La zona es una de las más perjudicadas de la ciudad. El caso se produce tras anunciar las nuevas unidades más resistentes al fuego

S.Fornós/F.Gras

Whatsapp
Momento en el que los bomberos apagaron el fuego intencionado. Foto: Alfredo González

Momento en el que los bomberos apagaron el fuego intencionado. Foto: Alfredo González

La quema intencionada de contenedores suma un nuevo episodio en la ciudad. Según informaron ayer los Bombers de la Generalitat, a las 16.24 horas recibieron el aviso de un fuego en uno de la calle Ample, esquina con el Passeig Mata. Hasta el lugar de los hechos se desplazó una dotación de los bomberos que estuvo trabajando durante unos 20 minutos. El fuego afectó parcialmente a un contenedor de reciclaje de envases.

Cabe destacar que no es la primera vez que los recipientes de reciclaje de la calle Ample y de su entorno son el objetivo de los pirómanos. Es más, se trata de una de las zonas más afectadas de la ciudad. Con este último suceso ya son más de 80 los recipientes que han quemado en la capital del Baix Camp en lo que llevamos de año.

Así pues, esta cifra obligará al Ayuntamiento de Reus a tener que desembolsar una parte importante del gasto de reposición de los recipientes afectados. Una cantidad que asciende a 1.500 euros según precio público, aunque al consistorio le cuesta una cantidad inferior al asumir Brigades tanto su reposición como limpieza de la vía pública.

Se da la circunstancia de que este último suceso se produce después de que la concejalía de Via Pública haya anunciado la puesta en marcha de una prueba piloto con nuevos contenedores de basura. Los estrenados recipientes (cinco en total) se han instalado en la calle Sant Joan y son más modernos y mucho más resistentes al fuego.

Según Via Pública, está previsto que, próximamente, se lleven a cabo más pruebas con otros modelos de contenedores en otros puntos de la ciudad. La iniciativa se anticipa a la renovación del contrato del servicio de recogida de basura que finaliza en 2018. En este sentido, el futuro acuerdo contempla incluir contenedores con menos impacto visual y más funcionales.

Por otra parte, destacar que la subasta de 350 contenedores inutilizados que realizó el Ayuntamiento de Reus ha terminado sin adjudicatario. Y es que la única empresa que se presentó al concurso público realizó una oferta que no reunía las condiciones impuestas por el consistorio, explican fuentes municipales.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También