Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Recogen firmas para pedir una nueva votación del convenio laboral del Ayuntamiento de Reus

El pleno del Ayuntamiento aprobará este martes de forma preceptiva el acuerdo al que se llegó la pasada semana. Un grupo de trabajadores piden que se vuelva a convocar la asamblea porqué se realizó en pleno período vacacional y solamente lo votaron un 10% de la masa laboral.

Diari de Tarragona

Whatsapp
Los concejales de la CUP, Marta Llorens y Oriol Ciurana, han denunciado la opacidad de las negociaciones.

Los concejales de la CUP, Marta Llorens y Oriol Ciurana, han denunciado la opacidad de las negociaciones.

El pleno del Ayuntamiento de Reus aprobará el nuevo convenio laboral de los trabajadores del consistorio este martes, en una sesión extraordinaria. Así lo anunció la pasada semana el alcalde de la ciudad, Carles Pellicer, y el concejal de Recursos Humans, Daniel Rubio. Ambos aseguraron que el nuevo convenio contaba con un amplio aval de los trabajadores.

Pero esta semana ha aparecido en la intranet del Ayuntamiento, el portal al que tienen accesos todos los trabajadores, una circular para conseguir firmas en contra del sistema utilizado para avalar y consensuar el nuevo convenio. Según el documento, el proceso no es justo ni por la forma ni por las fechas.

La CUP ha sido quien ha hecho pública la recogida de firmas. Dicen que el gobierno ha actuado “otra vez con opacidad y nocturnidad”, negociando con determinados sindicatos un nuevo convenio laboral. En la CUP aseguran que sólo 140 de los 780 trabajadores del consistorio votaron la propuesta de acuerdo “y que algunos de los votos delegados no llegaron nunca a contarse”, dice Marta Llorens, portavoz de los independentistas en el Ayuntamiento reusense.

La formación, junto al sindicato CGT, manifiestan su apoyo con la recogida de firmas entre los trabajadores porqué consideran que “se ha hecho en pleno mes de julio para evitar una participación masiva” de la masa laboral. Consideran, además, que se han cometido irregularidades al no someter el preacuerdo a la junta y al comité de los representantes de los trabajadores.

Por todo ello, la CUP votará en contra de la aplicación del nuevo convenio, y piden al gobierno que, en la misma línea que solicitan algunos trabajadores en la recogida de firmas, se vuelva a votar el acuerdo en una nueva asamblea a la que puedan asistir el máximo de trabajadores posibles.

Convenio a máximos

Daniel Rubio dibujó la pasada semana las principales líneas del acuerdo, en lo que considera un “gran esfuerzo de negociación” por parte del gobierno con los trabajadores. Una sentencia que le ha valido las críticas de la CUP, que asegura que “no cuenta con una mayoría sólida que permita su aplicación”.

Más allá de recuperar parte del salario revocado en 2012 por el decreto ley del gobierno español, el nuevo convenio contempla mejoras sustanciales de las condiciones de trabajo, como la reducción de la jornada laboral de 37,5 horas a 35, o el incremento de 5 euros en las horas extra. Además se incrementará el período de lactancia de 20 semanas a 12 meses y el permiso de paternidad, de cuatro semanas a cinco.

Temas

Comentarios

Lea También