Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Respeto, civismo y convivencia

Desde hace casi un año y medio la Mesa Cívica per la Convivència del barri Gaudí trabaja para fomentar la cohesión social y cultural entre los vecinos, además de mediar en caso de conflicto
Whatsapp
Antonio Gabarri, Ahmed Loukili y Antonio Montoya. Foto: alba mariné

Antonio Gabarri, Ahmed Loukili y Antonio Montoya. Foto: alba mariné

En marzo de 2014 la Associació de Veïns del barri Gaudí presentó públicamente el proyecto de la Mesa Cívica per la Convivència. Desde entonces el respeto, el civismo y la convivencia se han convertido en los principales mandamientos de la iniciativa. Antonio Gabarri, como representante de la comunidad gitana, y Ahmed Loukili, de la comunidad musulmana, son quienes dan la cara cuando hay que mediar en algún conflicto entre vecinos.

«El barrio Gaudí siempre ha destacado por ser una zona donde conviven diferentes culturas, creencias, personas con distintos hábitos, etc.», destaca Antonio Montoya, responsable de la Oficina d’Atenció al Veïnat del barrio. Él mismo asegura que estas diferencias fueron la razón de ser para crear la mesa, cuyo decálogo de buenas intenciones se basa, según Montoya, en «hacer perder a cada una de las comunidades el miedo a lo desconocido, facilitar el contacto entre todos los vecinos y por último hacerles entender que todos somos iguales y por lo tanto tenemos los mismos derechos y deberes».

La unión hace la fuerza y en esta dirección camina la Associació de Veïns del barri Gaudí. En la Oficina d’Atenció al Veïnat es donde se ‘acumulan’ las quejas de los vecinos del barrio. Por su suerte desde que se puso en marcha la Mesa Cívica per la Convivència, Antonio Gabarri y Ahmed Loukili han actuado en contadas ocasiones. Su presencia ha sido ‘testimonial’ en determinadas problemáticas. «Intervienen exclusivamente cuando hay un conflicto entre ambas comunidades o entre miembros de una misma comunidad», detalla Antonio Montoya, quien destaca que hasta ahora la mayoría de ‘rifirrafes’ se han producido entre los mismos vecinos de la comunidad musulmana así como los vecinos de etnia gitana. «Hemos conseguido que el respeto, el civismo y la convivencia sean iguales para todos», destaca Montoya.

Mediación

En el caso de la comunidad gitana Antonio Gabarri se apoya en su experiencia como mediador para resolver los problemas entre los vecinos. «La comunicación pacífica es imprescindible a la hora de resolver posibles conflictos. Siempre preferimos solucionar los problemas hablando que implicar a las fuerzas policiales», asegura Gabarri. Él mismo destaca que «cuando hay un problema entre dos familias de etnia gitana únicamente puede resolver el conflicto un hombre de respecto y con valores». La solución ante posibles disputas es, en ocasiones, el ‘destierro’. «En algunos conflictos he optado por desterrar a los responsables del conflicto, así aprenden la lección», afirma Gabarri.

Por su parte durante los años que Ahmed Loukili lleva viviendo en el barrio Gaudí ha conseguido el respeto de toda la comunidad musulmana. «En el barrio conviven magrebíes procedentes de cuatro zonas diferentes de Marruecos y todos ellos reconocen a Ahmed como un referente», explica Montoya. Loukili identifica la ocupación ilegal de pisos como uno de los principales problemas que ‘entorpecen’ la convivencia en el barrio. De hecho él mismo fue protagonista en una ocasión de un conflicto a raíz de esta problemática, y consiguió solventarlo. «Evité que ocuparan el piso de un particular», asegura.

Cohesión social y cultural

La Mesa Cívica per la Convivència también se sustenta en otros pilares, como la cohesión social y cultural. Ambos aspectos son el punto de partida del buen entendimiento vecinal que existe en el barrio. En este sentido la colaboración de la Associació d’Amics del barri Gaudí es imprescindible. «Con el tiempo todas las culturas se mezclan. Si todas las comunidades trabajamos conjuntamente todos seremos reconocidos bajo la misma etiqueta: vecinos del barrio Gaudí», concluye Antonio Montoya.

 

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También