Reus Energia asegurará el suministro eléctrico a las familias vulnerables

El Ayuntamiento acuerda, a iniciativa de la CUP, promover el autoconsumo, las renovables y la producción distribuida

M. P.

Whatsapp
Reus Energia asegurará el suministro eléctrico a las familias vulnerables

Reus Energia asegurará el suministro eléctrico a las familias vulnerables

La nueva empresa eléctrica municipal de Reus, Reus Energia, garantizará el suministro eléctrico a las familias que se encuentren en situación de vulnerabilidad, previo informe de Servicios Sociales. Ese es, al menos, el compromiso que tomó el gobierno en el pleno de ayer mediante la aprobación –que se produjo por unanimidad– de una moción del grupo de la CUP que también plantea promover el debate público a favor del autoconsumo, las renovables y el modelo de producción distribuida, y convocar un pleno monográfico sobre la situación social en Reus.

El concejal de Medi Ambient y responsable de la sociedad, Dani Rubio (Ara Reus), recordó que «el Ayuntamiento ha destinado más de 320.000 euros a bonificar, ayudar y que no se corten suministros básicos» y que «en 2020 se han gestionado 1.262 expedientes con personas o familias en riesgo de exclusión residencial, se enviaron 1.200 cartas informando a la gente de que se puede dirigir a Servicios Sociales… Ya se trabaja para que nadie se quede atrás». Y añadió que «hace escasos seis meses que Reus Energia tiene la aprobación definitiva pero aún no está constituida como comercializadora; son pasos que esperamos dar durante el primer trimestre del próximo 2022 porque ya estamos dados de alta en Red Eléctrica, hemos depositado fianzas, estamos certificando documentación».

«Reus Energia realizará todas las acciones que el Ayuntamiento le encargue a través de un convenio», destacó el concejal, y dijo que «entre todos dibujaremos su futuro», pero «a través del Plan de Inversión ya nos estamos avanzando para impulsar proyectos como el AgroReus, donde reduciremos un 50% el CO2 y se puede crear una comunidad energética, u otras comunidades donde participamos». «El niño tiene que crecer», dijo.

Por su parte, el concejal cupaire Edgar Fernández insistió en que «a una persona que sufre pobreza, y cuya vida está en peligro, hay que atenderla en el minuto uno como muy tarde y poner todas las facilidades, no esperar a que el niño crezca». El propio grupo acabó sorprendiéndose de que el gobierno, finalmente, diese su «sí» a la moción. PSC y Cs centraron el debate en la subida del precio de la luz.

Pese a «compartir el fondo de la moción» porque «el papel lo puede aguantar todo», Rubio preguntó a Fernández, «cómo lo haría» para asegurar la luz a las personas sin recursos. El concejal de la CUP, que había recordado que «el suministro eléctrico no es un lujo» respondió que «no sabemos si nos están emplazando a hacer un plan de viabilidad o una propuesta concreta... Si es eso, buscaremos los recursos y las personas y lo haremos, aunque lo que nos toca a nosotros es hacer una propuesta política tal como la hemos hecho».

El concejal no adscrito Raúl Meléndez se limitó a apuntar que «los puntos reclamados son aceptables», pendiente del desarrollo de Reus Energia. Por su parte, Débora García (Cs) expresó que «partimos de que no somos partidarios de la empresa municipal Reus Energia, que va a tener los mismos problemas que Barcelona Energia», pero indicó que «una vez que haya entrado en funcionamiento deberá cumplir como cualquier otra empresa del sector en Catalunya, garantizando el suministro a las personas vulnerables». Y desde el PSC, la concejala Carmina Pozuelo apuntó que «debemos tener herramientas para garantizar que a nadie con necesidades le corten la luz, y para eso existen cosas como el Bono Social».

Trabajar la seguridad de la mujer

Durante el mismo pleno, fue rechazada una moción de la CUP que planteaba realizar un pleno monográfico sobre la dinamización comercial de la ciudad antes de la tramitación de una posible Área de Promoción Económica Urbana (APEU), y una de Cs para crear un registro público de empresas sin sucesión. Sí prosperó, aunque parcialmente, otra del grupo municipal del PSC para fomentar y mejorar la vivienda pública social. El gobierno tumbó tres de sus puntos, referentes a que el Ayuntamiento estableciese convenios con la Agència Catalana de l’Habitatge (ACHA) para llevar a cabos controles de las viviendas de su propiedad y para elaborar un catálogo de sus necesidades; un cuarto punto sobre el intercambio de información con las asociaciones de vecinos sí se aprobó, igual que el quinto punto, sobre acogerse a fondos europeos para ejecutar mejoras en las viviendas. Los dos últimos puntos, sobre que los próximos presupuestos incluyan fondos para vivienda social en el barrio del Carme y ayudas a la ciudadanía sí prosperaron.

El concejal no adscrito Raúl Meléndez y el PSC presentaron una moción para elaborar un plan de actuación contra la sensación de inseguridad de las mujeres en la ciudad. Con enmiendas del gobierno, recibió luz verde por unanimidad.

En cuanto a propuestas del gobierno, se aprobó un nuevo reglamento para el Consell Educatiu de Ciutat y algunas operaciones económicas vinculadas a préstamos.

Temas

Comentarios

Lea También