Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus: ¿Qué ha votado mi barrio en las elecciones municipales del 26-M?

El partido de Pellicer gana en ocho de los 13 colegios, mientras que los socialistas ganan en el resto. Sorprende el comportamiento electoral de ERC, que a pesar de obtener un histórico segundo lugar no suma ninguna victoria, a diferencia de las generales 

F. Gras

Whatsapp
Reus: ¿Qué ha votado mi barrio en las elecciones municipales del 26-M?

Reus: ¿Qué ha votado mi barrio en las elecciones municipales del 26-M?

Junts per Reus ganó las elecciones municipales de forma sólida y bastante uniforme en toda la ciudad. Los 9.463 votos logrados, unos 1.300 más que en 2015, se repartieron a lo largo de todos los barrios dejando una imagen muy distinta a la de las pasadas generales. Aún no siendo comparables unos comicios con los otros, la realidad es que el color amarillo predominante el pasado 28 de abril dejó paso el domingo al blanco de Junts per Reus en muchas zonas de la capital del Baix Camp. 

El partido de Carles Pellicer, se impuso en ocho de los 13 colegios electorales. Una situación que nos llevaría a tener que retroceder muchos años atrás para encontrar resultados parecidos. Para Junts per Reus fueron incontestables las victorias cosechadas en dos de las principales sedes históricas de los convergentes como los colegios Joan Rebull y Prat de la Riba, donde precisamente vota el propio Pellicer. Otra cosa distinta son los resultados cosechados en colegios como el General Prim o el Pompeu Fabra, donde tradicionalmente el electorado le había dado la espalda.

El otro gran vencedor fue el Partit dels Socialistes. El PSC se alzó como fuerza más votada en cinco colegios electorales tanto de la zona centro como, básicamente, de las afueras de la ciudad y en barrios como Fortuny, Sant Josep Obrer o Sol i Vista. Esto explicaría  que, durante la noche electoral y con el 25% de los votos escrutados, fueran la primera fuerza. Tampoco hay que perder de vista que los 7.328 votos suponen una importante regresión con los más de 12.000 sufragios de las generales pasadas y que se entendería, en gran parte, por el descenso de participación experimentado. 

ERC no se impone en los colegios

Más sorprendente es el comportamiento electoral de ERC. Los republicanos reusenses, los otros grandes vencedores de las municipales con 7.434 votos y un histórico segundo lugar con seis concejales, no se alzaron con la victoria en ninguno de los 13 colegios electorales de la ciudad. Eso sí, fueron segunda fuerza en más de la mitad de ellos y con márgenes muy estrechos, en algunos de los casos. Al igual que los socialistas, los republicanos venían de lograr imponerse en siete de las principales zonas de la capital del Baix Camp. 

En su caso, además, si nos centramos en los datos de 2015 las comparaciones son muy elocuentes del vuelco histórico logrado por el partido del Casal Foment. Sin ir más lejos, la formación liderada por Noemí Llauradó triplicó los resultados pasando de 3.387 votantes a los 7.434 de estos mandatos. Unos números que justifican la euforia desatada el domingo en Cal Massó, espacio escogido para seguir la noche electoral.

También la CUP

Repasando los datos en los 13 colegios electorales tampoco pasa por alto la aparición de la CUP como tercera fuerza en tres colegios electorales. De hecho, y a excepción de un tercer puesto de Cs en el Pavelló Olímpic, los cuparies son los únicos que rompen el podio de Junts per Reus, ERC y PSC en los colegios Joan Rebull y Prat de la Riba. 

El partido liderado por Marta Llorens cosechó la noche del domingo unos resultados muy inferiores a los de hace cuatro años,  pero no por ello menos importantes. Y es que el partido de izquierda logra afianzarse como uno de los partidos con más votantes de la capital del Baix Camp con 3.760 votantes y tres concejales, uno de ellos arrebatado con el escrutinio muy avanzado a Ciudadanos.   

En el bando de los perdedores, la batalla de estas municipales dejó como principal víctima al Partido Popular. Y es que, por primera vez en su historia, la formación se queda fuera del Ayuntamiento de Reus, cuando dos mandatos atrás llegó a gobernar la ciudad en coalición con la entonces Convergència i Unió. Los 2.046 votos les dejaron lejos de repetir los dos concejales de este mandato. Ni tan siquiera han podido aguantar un único concejal. Visualizaron su desplome a través de los resultados cosechados en todos los colegios.

Temas

Comentarios

Lea También