Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus amplía la oferta de comercios para personas intolerantes al gluten

El aumento de celíacos ha ampliado el mercado de establecimientos especializados, aunque los precios siguen siendo muy elevados
Whatsapp
Estel·la Mora, de El Racó del Celíac, enseña un producto a un cliente. Foto: Alba Mariné

Estel·la Mora, de El Racó del Celíac, enseña un producto a un cliente. Foto: Alba Mariné

¿Es fácil vivir sin gluten? Son muchas, cada vez más, las personas que hacen la compra deteniéndose a leer dos veces la etiqueta de cada producto que desean echar al carro. Ante el diagnóstico, y con el temor de llevarse a la boca algún alimento ‘contaminado’, el celíaco debe hacer frente a una nueva realidad. Por una parte, el alto coste que conlleva llenar la nevera; y por la otra, la dificultad para comer fuera de casa. El Diari se pone en la piel de un celíaco y recorre las calles de la ciudad en busca de establecimientos y ofertas.

La celiaquía «es una enfermedad autoinmune que se caracteriza por una afectación a la mucosa intestinal, causada por la exposición a la gliadina, una proteína vegetal presente en algunos cereales», explica la nutricionista, Eva Valencia. «La única forma de combatirla es eliminando de la dieta el gluten», añade. Cuando el médico diagnostica la enfermedad al paciente es habitual sentirse desorientado. Pero a los pocos meses, y cuando todo se vuelve más llevadero, lo único que se nota en casa es el incremento de gasto para llenar la nevera.

Sólo es necesario un paseo por los pasillos de un supermercado para comprobar el abismo de precios que existe entre los productos con y sin gluten. Así, si un paquete de magdalenas cuesta con gluten 1,79€, un celíaco deberá pagar 7,88€ por la misma cantidad de producto. Lo mismo ocurre con el pan rallado, por el que una familia sin celíacos pagará 0,96€ y otra que padezca la enfermedad 9,85€. «Es penoso. Los alimentos, que para los celíacos son sus medicinas, cuestan hasta cinco veces más», se lamenta Estel·la Mora, madre de un celíaco.

En el caso de su hijo, le diagnosticaron la enfermedad antes de cumplir el año. «Cuando dejé de darle el pecho y comencé a introducirle las papillas en su dieta, perdió mucho peso», explica. «Así que le llevé al médico y allí le realizaron la biopsia que confirmó su celiaquía». Desde entonces, Mora está especializada en el mundo del gluten, o mejor dicho, la falta de él.

Hace unos años, empezó a trabajar en El Racó del celíac, una tienda de comestibles sin gluten, ubicada en la calle Sant Antoni Maria Claret. Se inauguró en 2009, y desde el año pasado está adherida a la farmacia Neus Valveny Llurba. «El celíaco no necesita medicamentos para su enfermedad, sino productos sin gluten. Esta es su medicina», afirma. La unión del local con la farmacia permite ofrecer al cliente el asesoramiento nutricional que necesita.

«Cuando te diagnostican la enfermedad es muy difícil ir a un supermercado y comenzar a comprar productos sin gluten», cuenta Mora. «Con el día a día, aprendes que hay productos que sientan mejor que otros, pero hasta entonces los pacientes van perdidos». En El Racó del celíac, ella se convierte en guía de estas personas.

El establecimiento ofrece una variedad de productos libres de gluten para garantizar una vida lo más cómoda posible. «Los clientes pueden encontrar desde cereales, pasta o desayunos, hasta productos para celebraciones», cuenta. Incluso también avituallamientos para deportistas, como isotónicos, barritas energéticas o geles. Además de otros alimentos aptos para algunas alergias.

 

Cadenas de alimentación

Mercadona es para muchos el gran paraíso del celíaco. Sus precios están cerca de los de los productos con gluten. Colaboran con la Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE) y tienen más de 600 referencias.

Carrefour por su parte dispone de algo más de 150 productos sin gluten, la misma oferta que Lidl. No obstante, Carrefour tiene un valor añadido. La compra por Internet contiene un apartado dedicado exclusivamente a los celíacos, facilitando la búsqueda y consulta de productos.

Los establecimientos Bon Àrea y Santiveri Reus ofrecen también una amplia gama de alimentos sin gluten. Y es que el número de establecimientos en la ciudad es cada vez mayor. Puesto que las personas que sufren celiaquía han aumentado, algunas tiendas empiezan a poner en marcha nuevas ideas. Nina’s Cake ofrece repostería creativa sin gluten: galletas decoradas y cupcakes de fantasía. Por su parte, La Baldufa ha incluído en su oferta chucherías sin gluten. Como golosinas, nubes o piruletas.

 

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También