Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus empieza con optimismo la campaña de Navidad

Los días con mayor movimiento de gente fueron viernes y sábado. Ayer fue flojo

Montse Plana

Whatsapp
FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

Luces decorando calles, pista de hielo en marcha en la plaza de la Llibertat, árbol de Navidad en el Mercadal, Mercat de Nadal, Mercat d’Artesania, tiendas abiertas y gente, muchísima gente paseando.

Esta es la imagen que ha ofrecido Reus durante todo el fin de semana, viernes incluido, cuando empezaba el conocido como Puente de la Inmaculada. En las calles Llovera y Monterols, incluso se hacía difícil abrirse paso entre la muchedumbre y, de hecho, para muchos comerciantes, viernes fue el día más fuerte, «con muchísima gente y ventas», explicaba ayer Anto, de la tienda de ropa ReusParísLondres, en la calle Llovera. 

La tienda está en pleno traslado hacia La Fira Centre Comercial. El cierre de su actual local es prácticamente inminente. No obstante, aún no hay una fecha marcada en el calendario. De mientras, aprovechan los últimos días y en el escaparate cuelgan carteles en los que se anuncia que están en liquidación. «Ha sido un buen inicio», añadía Anto, aunque, ayer al mediodía, reconocía que estaba siendo un día algo flojo, con la esperanza que la gente se animase por la tarde, «pero ha ido bastante bien todo el fin de semana», decía, valorando de forma positiva el inicio de la campaña navideña.

A pocos metros, la nueva tienda de la empresaria reusense Rosa Lucas estaba a pleno rendimiento. Justo abrió puertas el fin de semana pasado «y han sido unos días extraordinarios», se comentaba desde la tienda. La empresaria mantiene el local del Raval Santa Anna, «donde hay primeras marcas» y, ahora, se ha apostado por ubicar una nueva tienda en la calle Llovera, «con también primeras marcas, pero se apuesta por artículos más accesibles. Además, en la planta superior tenemos un outlet», añadían. Las sensaciones de la primera semana en la nueva ubicación eran, ayer, muy positivas. «Viernes, por ejemplo, fue un día muy bueno. El sábado hubo menos gente, pero muchas ventas y hoy, domingo, de momento es algo flojo», se explicaba desde la tienda Rosa Lucas. 

En la misma línea se expresaba Moni, de la tienda Bambalina. En su caso, el día más destacado en cuanto a ventas fue el sábado. «En mi caso, viernes no tuve tanta actividad y, hoy, está siendo nefasto», admitía. En este sentido, ayer por la mañana y mediodía, la gente se animó poco y las calles comerciales estaban algo vacías. Y es que la gente despertó algo tarde. Fue alrededor de las seis de la tarde que el ambiente se volvió a animar, aunque, eso sí, se podía pasear con comodidad. Nada que ver con lo que se vivió viernes y sábado.

Actividades dinamizadoras

Con la finalidad de conseguir la máxima dinamización de la ciudad, Reus programó, durante todo el fin de semana, actividades y horarios turísticos especiales, lo que ha ayudado a mantener la vitalidad y movimiento de gente. Además del  reclamo de la pista de hielo y el oso que se ilumina, en la plaza de la Llibertat, y el árbol de Navidad de la plaza del Mercadal, los visitantes han podido disfrutar del patrimonio reusense con horarios más flexibles. Es el caso del campanario de la iglesia Prioral de Sant Pere, el Pavelló dels Distingits del Institut Pere Mata, Casa Navàs, la Casa del Vermut i del Vi –en el edificio Estació Enològica– y el Gaudí Centre. También se han podido realizar distintas rutas, como Reus 1900 o la visita familiar al Gaudí Centre.

Temas

Comentarios

Lea También