Reus extrema la vigilancia contra quienes no recogen los excrementos de perro

La Guàrdia Urbana intensifica el control para que los propietarios de mascotas cumplancon la Ordenanza de Civismo e incide, también, en la obligatoriedad de remojar los orines

M. PLANA

Whatsapp
Excrementos de perro en la acera de la avenida del Comerç de Reus. foto: Alfredo gonzález

Excrementos de perro en la acera de la avenida del Comerç de Reus. foto: Alfredo gonzález

Reus ha llevado a cabo varias campañas para concienciar a los propietarios de perros de la obligatoriedad de recoger los excrementos de sus mascotas de la vía pública. También es obligatorio remojar con agua los orines, desde que entró en vigor la última modificación de la Ordenanza de Civismo en verano de 2020. No obstante, «aún hay incívicos», denuncia el alcalde, Carles Pellicer, que alerta: «Esto no es tolerable».

Así pues, el Ayuntamiento ha dado un nuevo toque de alerta y ayer se anunciaba que se actuará con mayor contundencia contra aquellos que no recojan las excrementos de sus mascotas de la vía pública o que no remojen los orines. Se hará con una intensificación del control, a través de agentes de paisano, reforzado con los propios agentes que estén patrullando, relató la concejala de Seguretat, Convivència i Civisme, Dolors Vázquez.

Desde el consistorio también se recuerda de la obligatoriedad de cumplir otros aspectos, como que las mascotas lleven chip, que estén censadas, si se trata de un perro potencialmente peligroso que lleve bozal e ir siempre ligado por la calle.

Vázquez detalló que las actas levantadas por Guàrdia Urbana a propietarios de perros incrementó en 2021, respecto el año anterior. Concretamente, las actas por excrementos han pasado de 99 a 104, y los orines, de cuatro en 2020 a 31 este último año. En total, en 2021 se abrieron 313 actas. Las 178 restantes hacen referencia a otras infracciones, como no llevar bozal, no formar parte del censo animal...

Unas 150 defecaciones al día

Carles Pellicer detalló cuál era la magnitud del problema con cifras: «Los servicios de limpieza recogen 150 defecaciones de perro al día. Esto significan uno 30 kilos diarios». Partiendo de la premisa de que la ciudad de Reus tiene 12.000 perros censados, el alcalde expuso la cantidad de deyecciones y micciones diarias: «Si un perro hace entre 300 y 350 mililitros de orina al día y entre 200 y 250 gramos de excrementos, esto supone, en total en Reus cada día, 4.000 litros de orina y 2.500 kilos de excrementos».

«No se trata únicamente de una cuestión de cumplimiento de la ordenanza, sino de responsabilidad, de un grado de empatía y de convivencia», destacó la concejala Dolors Vázquez. Así también lo remarcó el alcalde, que aseguró que «la ciudadanía se queja y con razón». Aunque dejaron claro que la mayoría de propietarios son responsables con la tenencia de animales, «no es tolerable» la actitud «de la minoría que es aún incívica», subrayó Carles Pellicer. Y es que la suciedad en calles y plazas por no recoger los excrementos de perros es uno de los temas que genera más quejas vecinales en la vía pública. «La ciudad es de todos y la tenemos que cuidar y la intensificación de los controles no se hace con ánimo recaudatorio, sino porque se tiene que llamar la atención de los incívicos», añadió la concejala de Seguretat, Convivència i Civisme. Cabe recordar que no recoger los excrementos de perro de la vía pública supone una multa de hasta 800 euros. Si se trata de micciones, hasta 200.

Se plantean nuevos pipicanes

Según avanzó el alcalde, se está planteando la creación de nuevas zonas para perros en la ciudad. De hecho, cabe recordar que en varias ocasiones, propietarios han indicado que, sobre todo en el centro, echan en falta más espacios. Actualmente en Reus, además de pipicanes, hay siete grandes zonas de recreo: en la calle de Maria Aurèlia Capmany, del Doctor Claudi Tricaz Arnillas, calle de Vilafranca del Penedès, plaza de Joaquim Sorolla, Parc de Sant Jordi, plaza de Lluís Buñuel y en la calle del President Terradelles.

Temas

Comentarios

Lea También