Más de Reus

Reus, fuera de la AMI por imperativo legal

ANÁLISIS: El juez argumenta de que la independencia no es un tema de interés común sino una finalidad partidista y pretende aleccionar al Ayuntamiento sobre hasta dónde puede hacer política

Josep Cruset

Whatsapp
Imagen de archivo del día que el pleno del Ayuntamiento de Reus votó a favor de adherirse a la AMI. FOTO: A.MARINÉ/DT

Imagen de archivo del día que el pleno del Ayuntamiento de Reus votó a favor de adherirse a la AMI. FOTO: A.MARINÉ/DT

En su día consideré inapropiada la adhesión del Ayuntamiento de Reus a la Associació de Municipis per la Independència (AMI) porque no había ninguna evidencia de que en la ciudad existiera una mayoría social a favor de la secesión, sino más bien al contrario. Si admitimos el carácter plebiscitario de las últimas elecciones autonómicas, los partidos independentistas (JxSí y la CUP) alcanzaron el 44,8% de los votos en Reus.

Por contra, defendí la legitimidad de esa decisión, porque fue tomada por la mayoría de los representantes de la ciudadanía que encarnan la voluntad popular salida de otras elecciones, en este caso las municipales.

El pasado viernes, el magistrado del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº1 de Tarragona, Guillermo Peral Fontova, anuló la adhesión del Ayuntamiento de Reus a la AMI con los argumentos de que la independencia de Catalunya es una finalidad partidista y no de interés común, que excede de las competencias de los entes municipales y que vulnera la Constitución.

Ante todo esto, que forma parte de lo que yo entiendo como hacer política –municipal, nacional o la que sea–, sólo cabe esperar que los representantes democráticamente elegidos por los reusenses defiendan hasta donde corresponda una decisión política tomada en el libre ejercicio de sus funciones, nos entusiasme más o menos. Es a los electores a quienes corresponderá pasarles cuentas por sus actuaciones políticas, no a quienes se han avenido a judicializar la política.

Cabe recordar que Reus es, después de Terrassa, la mayor ciudad adscrita a la AMI, lo que explica el peso específico del caso. Y como curiosidad, que el juez que firma la sentencia, Guillermo Peral, es el mismo que abrió el caso Innova cuando estaba a cargo del Juzgado de Instrucción número 3 de Reus.

El fallo llegó en un mal día, porque coincidió con el alegato del fiscal del juicio a Mas, Ortega y Rigau por el 9-N. Para presentar sus conclusiones, el pobre hombre tuvo que empezar justificando porqué no hizo nada el 9-N pese a ser el fiscal de guardia ese día y ahora quiere condenar a quienes desde la Generalitat tampoco hicieron nada para pararlo. Ytambién intentó lavar la cara del Fiscal General del Estado, por haber tenido que hacer de esbirro del Gobierno y ordenar a sus subordinados que presentasen la querella pese a la opinión en contra de los fiscales. Sus palabras se convirtieron en un regalo para quienes consideran el proceso una pantomima política, y que verán en la sentencia sobre Reus y la AMI otro episodio del mismo guión.

Sabíamos que tenemos una clase política enferma, con el 3%, la Gürtel y los ERE. Y un poder judicial dependiente y enfermo, donde además un ministro pide a la la Fiscalía que «afine» la persecución de rivales políticos y un juez se confiesa «un cabo» al servicio de esa trama, sin que pase nada al respecto. Y también sospechábamos que nuestra democracia está enferma, por incluso mas motivos de los esgrimidos esta semana por Puigdemont.

El resultado final es que cada vez quedan menos caminos intermedios entre doblegarse ante quienes han convertido la Constitución en una especie de ley islámica que persigue a pretenda vivir bajo otros preceptos o romper con un Estado que promueve esta interpretación tan restrictiva de la democracia.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También