Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus interpreta las primeras notas del ‘Any de la Música’

La plaza del Mercadal acogió ayer el acto inaugural de ‘Reus, Ciutat de la Música 2018’ con los músicos, corales y escuelas de danza de la ciudad como grandes protagonistas 

Francesc Gras

Whatsapp
La Casa Navàs lució con fuerza ayer durante el acto de inauguración del ‘Any de la Música’ en la plaza Mercadal.  FOTO: alfredo gonzález

La Casa Navàs lució con fuerza ayer durante el acto de inauguración del ‘Any de la Música’ en la plaza Mercadal. FOTO: alfredo gonzález

«Sin música, la vida sería un error». La frase acuñada por el célebre filósofo Friedrich Nietzsche bien podría utilizarse como eslogan para cualquier banda o grupo musical.

También para una ciudad que pretenda convertirse en capital de la música. Y con ella, precisamente, arrancó ayer la presentación de Reus, Ciutat de la Música 2018 en un acto comedido pero de gran pasión.

Sobre todo por parte de los músicos, grupos, corales y escuelas de danza de la ciudad encargados de hacer lucir la presentación del año musical. En total, pasaron por el escenario unas 200 personas. 

A través de sus numerosas actuaciones, el público que llenó la plaza Mercadal pudo repasar, o conocer, la historia de la música con marcado acento reusense.

Desde el canto gregoriano, pasando por la opera, la danza tradicional catalana, la sardana o el flamenco. 

Estos fueron algunos de los estilos musicales que se interpretaron durante el espectáculo y siempre dejando constancia de su estrecha vinculación con la capital del Baix Camp. Incluso el repicar de las campanas de la Prioral de Sant Pere tuvieron su momento de gran protagonismo. 

Los encargados de unir todas las piezas musicales y de baile en una mismo hilo argumental fueron cuatro personajes históricos que hablaron desde los distintos balcones de la Casa Navàs.

De hecho, la joya modernista obra de Lluís Domènech i Montaner, fue otra de las grandes protagonistas luciendo como pocas veces se le recuerda en un acto de estas características.

El espectáculo, dirigido por el músico reusense Albert Galcerà, también guardó algún momento para las reivindicaciones tanto culturales, pidiendo un mayor esfuerzo por parte de las administraciones en las subvenciones, como en defensa de la libertad de expresión en referencia al momento político que vive el país.

Y si la frase de Nietzche abrió el acto, el encargado de finalizarlo y dar por inaugurado el Any de la Música fue el vermut de Reus. Con él brindaron todos los participantes subidos encima del escenario, bailando y, como no, con la música como protagonista.

El Vermusic

A partir ahora toda esperar el primero de los actos de este Reus, Ciutat de la Música 2018. A falta de conocer el programa definitivo, y con la finalidad de asentar uno de los ejes surgidos de la capitalidad cultural celebrada el año pasado, el año musical mantendrá actos ya conocidos por la ciudadanía como el Festival de les Arts de Reus (FAR), el Festival de Blues i Jazz y el Cicle de Música als Terrats. 

También tendrá continuidad el ciclo de conciertos que lleva por título Vermusic y que, este año, contará con el asesoramiento de Marc Moncusí, director artístico de la Associació de Concerts de Reus. Las actuaciones tendrán lugar en distintos lugares: Mas Calbó (Camerata XXI); El Círcol de Reus (’Sotto voce’ Duo Miró con Marta Mulero y Medir Bonachi), el claustro del Institut Salvador Vilaseca (Jordi Casanova y Jaume Torrent) y en la Estació Enològica (After Dark Trio). 

Comentarios

Lea También