Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus lanza una campaña para promover la donación de córneas

Los Serveis Funeraris Reus i Baix Camp y el Banc d´Ulls quieren sumar más donantes para cubrir la demanda de tejido corneal a nivel catalán

Silvia Fornós

Whatsapp
Rosa Monreal suma seis trasplantes de córnea en los últimos doce años. Foto: Alba Mariné

Rosa Monreal suma seis trasplantes de córnea en los últimos doce años. Foto: Alba Mariné

Los Serveis Funeraris Reus i Baix Camp y el Banc d’Ulls per a Tractaments de Ceguesa han lanzado una campaña de concienciación para promover la donación de córneas entre la población de la capital del Baix Camp, y de la comarca. El objetivo es sumar nuevos afiliados a las campañas de donantes de tejidos, que impulsa la Organización Catalana de Trasplantes (OCATT), para contribuir a cubrir la demanda de córneas en el territorio catalán. «Actualmente tenemos en nuestro banco unas 20 solicitudes de equipos médicos que esperan un tejido ocular para realizar un trasplante de córnea», asegura Mercè Miró, responsable de Relacions Públiques del Banc d’Ulls. «No queremos que ninguna córnea se pierda y que pueda ser trasplantada», afirma Miró, quien cifra entre dos y tres la media de donaciones diarias de la entidad, que permiten cubrir las necesidades del país.

«Nos interesa que la población entienda que la donación de córneas es un reciclaje de vida, ya que servirán para que otras personas recuperen la vista», afirma la responsable de Relacions Públiques del Banc d’Ulls, a lo que la gerente de los Serveis Funeraris Reus i Baix Camp, Carme Masquef, añade que «estamos hablando de una necesidad social».

A través de esta campaña de concienciación se busca que Reus sea un referente territorial en la donación de córneas. El Banc d’Ulls es una entidad altruista fundada en el año 1962 por el profesor Joaquim Barraquer, siendo el banco más antiguo en funcionamiento en la Europa continental.

Los donantes

Para ser donante de córnea basta con formar parte del Banc d’Ulls per a Tractaments de Ceguesa. En este caso, un carnet acredita que la persona fallecida es donante. La segunda vía es obtener el consentimiento para la extracción de un familiar del difunto, si este previamente no había expresado la voluntad de ser donante.

Mercè Miró, detalla que «no importa la edad, ni haber utilizado gafas, ni la enfermedad o la causa de muerte, siempre y cuando no sea debido a una enfermedad transmisible, y por lo tanto las córneas estén en buen estado». Aunque existe esta «universalidad», los especialistas coinciden, tal y como señala Mercè Miró, «que el tejido corneal procedente de donantes jóvenes es el que da mejores resultados».

La responsable de Relacions Públiques del Banc d’Ulls detalla que «a través de las nuevas tecnologías es posible laminar las córneas lo que permite llegar a más personas invidentes. Antes decíamos que una donación permitía a dos invidentes recuperar la visión, pero hoy en día son como mínimo cuatro las personas receptoras».

El proceso

Cuando una persona fallece y es donante es importante informar en el menor tiempo posible al Banc d’Ulls. Únicamente se dispone de un plazo de 10 horas para hacer la extracción. Un médico de guardia se desplaza, con su propio material quirúrgico, hasta el lugar donde se encuentra el donante, ya sea una funeraria, un hospital o una residencia, para realizar la extracción. En cualquiera de los casos, es imprescindible disponer del certificado de Defunción firmado.

Ante la duda de si el tejido es apto o no para ser posteriormente trasplantado, Mercè Miró destaca que «primero se lleva a cabo la extracción y posteriormente se realizan diversas analíticas para descartar que exista cualquier enfermedad contagiosa, así como un recuento de células que determinará la calidad». «Si el recuento no es el óptimo las córneas servirán para la investigación, en cambio si tienen alguna infección serán desechadas», afirma Mercè Miró. Además existen situaciones en las que está contraindicada la donación, como cuando la causa de la muerte es desconocida.

En 15 minutos el médico realizará la extracción que no deja ninguna cicatriz. «Estéticamente no se nota. Este es un aspecto importante para la familia del difunto», explica la gerente de los Serveis Funeraris Reus i Baix Camp.

Después de haber obtenido las córneas y evaluarlas se conservan para su posterior distribución, ya que se proporcionan gratuitamente a los oftalmólogos que las necesitan y que hayan sido autorizados por las instituciones sanitarias. «Ni el Banc d’Ulls ni los Serveis Funeraris de Reus i Baix Camp ganamos nada con esta campaña de concienciación, la beneficiaria es la sociedad», concluye Carme Masquef.

 

 

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También