Más de Reus

Reus luce sus mejores disfraces libres de complejos

Cincuenta carrozas y miles de personas participaron en la Rua de Lluïment. Entre superhéroes y princesas, algunas ‘collas’ optaron por la crítica y sátira política

Montse Plana

Whatsapp
FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

Miles de personas invadieron, ayer por la tarde, los paseos de Reus, con un total de cincuenta carrozas participantes en la Rua de Lluïment. Muchas de las collas llegaban a los 250 inscritos, el máximo permitido por la Federació Reusenca d’Associacions de Carnaval (FRAC). Así que se podría decir que, al menos, había 10.000 personas, además de todas aquellas que no iban a la rúa, pero que también optaron por salir a la calle con sus mejores galas. El mandato del Rei Carnestoltes se ha impuesto en la ciudad y se tiene que cumplir al pie de la letra. La norma principal: desenfreno y desvergüenza.

No faltaron los ya típicos disfraces de Reus: los monos de todo tipo de animales, desde jirafas a pingüinos, camaleones, peces globo, ranas... Algunos optaron por los dinosaurios hinchables y otros, por los juegos de palabras hechos realidad. Era el caso de un chico que llevaba un cubo en la cabeza y vestido con una bata. «¿Y ése de qué va?», preguntaban algunos al verle pasar.

Pues la respuesta era: de cubata... Quizás el chiste era malo, pero a nadie se le escapaba la risa después de descifrar el enigma. En realidad estaba bien pensado... ¿A quién se le habría pasado por la cabeza? Entre los más pequeños, no faltaron los superhéroes, como Superman, ni las princesas. Elsa fue, un año más, la preferida para las pequeñas, con trenzas rubias colgando por el hombro y vestido azul. 

Quien tampoco faltó fue Rosalía. Un par de collas optaron por homenajear a la cantante catalana tras un año estelar con el que ha alcanzado la fama. Lo billetes de cien y las chaquetas peludas de color rosa –referentes al videoclip de Milionària– eran el referente. En un Carnaval muy desenfadado y fiestero, también se pudo ver algún punto de crítica y sátira. Era el caso de una de la colla The Pessigolla, que iban disfrazados del pez de tres ojos de los Simpson, haciendo referencia a la contaminación del Camp de Tarragona, tras el accidente de Iqoxe. En la carroza, iba un muñeco del Señor Burns (personaje de los Simpson) y una central nuclear coronada con un crespón negro. Otra carroza cargaba con las lápidas del Mercat del Carrilet, el Club de Futbol Reus, Iqoxe y la misma FRAC. También hubo para la actualidad reusense, con disfraces de contenedores en llamas.

¿Y los puntos de agua?
En los últimos años, comparsas y la Federació Reusenca d’Associacions de Carnaval trabajan conjuntamente para dejar de asociar el Carnaval de Reus con el botellón. Ya el año pasado se introdujo la obligatoriedad de que los menores de edad debían ir acompañados de un adulto, además de limitar a cincuenta las carrozas participantes. Este año, además, se anunció la instalación de distintos puntos de agua en el recorrido de la Rua de Lluïment y en la plaza del Mercadal.

«Está bien ofrecer una alternativa al alcohol», coincidían dos amigas, Elena y Alba. Ambas salieron ayer vestidas de pingüino de la mano de la colla ‘El dit a la llaga’ y enseñaban una pulsera que les habían dado para poder consumir. 

Aunque se mostraban de acuerdo con la nueva medida ‘antialcohol’, coincidían en señalar que también se trata de una responsabilidad de cada colla la gestión que se hace del alcohol. «No obstante, cabe señalar que no se les ofrece a los adolescentes ningún acto alternativo. Únicamente hay esta rúa», opinaba Alba quien, a la vez, aseguraba no haberse dado ni cuenta de que hubieran puntos de agua. Tampoco los había visto Sara, otra joven que ayer iba disfrazada con su grupo de amigas. No obstante, lo valoraba positivamente: «Así no tendrán excusa. Ahora tienen agua a su alcance y tienen esta opción más allá del alcohol». Por otro lado, Laia también veía con buenos ojos la iniciativa, aunque admitía no haber visto ningún punto de agua. «En todo caso, que los señalicen de algún modo», decía.

Hoy, la fiesta seguirá en Reus. Por la mañana, a partir de las 11.15 h desde la avenida de la Salle, empezará la Rua Matinal y, por la tarde, de 18 a 20 h, se celebrará la Batalla de Confeti en el paseo de Mata.

Temas

Comentarios

Lea También