Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus perseguirá la proliferación de adhesivos publicitarios de cerrajeros

La Guàrdia Urbana ha recibido órdenes para acabar con una práctica que ensucia muchos portales de edificios de la ciudad
Whatsapp
Los adhesivos publicitarios de los cerrajeros ensucian los portales de muchos edificios. Foto: Alba Mariné

Los adhesivos publicitarios de los cerrajeros ensucian los portales de muchos edificios. Foto: Alba Mariné

 

El alcalde de Reus, Carles Pellicer, ha dado instrucciones a la Guàrdia Urbana para que refuerce las acciones para erradicar la proliferación de adhesivos publicitarios de cerrajeros que ensucian muchos portales de edificios de la ciudad. Fruto de este encargo, el cuerpo municipal de seguridad destinará nuevos recursos específicos para hacer cumplir la ordenanza de civismo, a través de la información, la denuncia y la máxima sanción posible.
El alcalde asegura que «el objetivo de esta campaña no es perseguir ni estigmatizar a un colectivo profesional, sino resolver un problema de incivismo que genera reiteradas quejas vecinales. Llamaremos personalmente a las empresas para que abandonen esta práctica, y aplicaremos la máxima contundencia y las sanciones más altas que prevé la ordenanza contra aquellas personas que persistan en ensuciar la ciudad».
El año pasado, la Guàrdia Urbana de Reus levantó 36 actas en relación a la colocación de este tipo de pegatinas en espacios prohibidos. La ordenanza de civismo del Ayuntamiento de Reus prevé sanciones de hasta 750 euros por «colocar carteles o propaganda fuera de los lugares habilitados a tal efecto», al considerar este hecho como una infracción leve. También contempla  sanciones de hasta 3.000 euros por «colocar carteles o pancartas, grafitis y pintades y otras expresiones gráficas en monumentos o edificios catalogados o protegidos», al considerar estos hecho como una infracción grave.

El alcalde de Reus, Carles Pellicer, ha dado instrucciones a la Guàrdia Urbana para que refuerce las acciones para erradicar la proliferación de adhesivos publicitarios de cerrajeros que ensucian muchos portales de edificios de la ciudad. Fruto de este encargo, el cuerpo municipal de seguridad destinará nuevos recursos específicos para hacer cumplir la ordenanza de civismo, a través de la información, la denuncia y la máxima sanción posible.

El alcalde asegura que «el objetivo de esta campaña no es perseguir ni estigmatizar a un colectivo profesional, sino resolver un problema de incivismo que genera reiteradas quejas vecinales. Llamaremos personalmente a las empresas para que abandonen esta práctica, y aplicaremos la máxima contundencia y las sanciones más altas que prevé la ordenanza contra aquellas personas que persistan en ensuciar la ciudad».

El año pasado, la Guàrdia Urbana de Reus levantó 36 actas en relación a la colocación de este tipo de pegatinas en espacios prohibidos. La ordenanza de civismo del Ayuntamiento de Reus prevé sanciones de hasta 750 euros por «colocar carteles o propaganda fuera de los lugares habilitados a tal efecto», al considerar este hecho como una infracción leve. También contempla  sanciones de hasta 3.000 euros por «colocar carteles o pancartas, grafitis y pintades y otras expresiones gráficas en monumentos o edificios catalogados o protegidos», al considerar estos hecho como una infracción grave.

 

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También