Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus promociona la ornamentación floral como nuevo atractivo turístico

La ciudad participa en el programa ´Viles Florides´ que distingue las acciones de impulso y mejora de la decoración en la vía pública
Whatsapp
El Roserar Joaquima Gallissà es uno los lugares que pueden despertar el interés turístico. Foto: Pere Ferré

El Roserar Joaquima Gallissà es uno los lugares que pueden despertar el interés turístico. Foto: Pere Ferré

Durante los últimos años la concejalía de Vía Pública y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Reus ha desarrollado importantes acciones para mejorar la ornamentación floral de la ciudad. El objetivo es que este aspecto se convierta en un atractivo turístico más de la ciudad que ayude a atraer hasta la capital del Baix Camp más visitantes.

Este impulso a la ornamentación floral y paisajística de la ciudad servirá para confirmar la adhesión de la ciudad al programa Viles Florides que promueve la Confederació d’Horticultura Ornamental de Catalunya (CHOC). Actualmente el jurado del programa está deliberando la categoría que distinguirá la presencia y la imagen floral de la ciudad. «Una vez nos otorguen la categoría podremos instalar en las vías de acceso a la ciudad carteles publicitarios que identifiquen la ciudad como Vila Florida», afirma el concejal de Vía Pública del Ayuntamiento de Reus, Hipòlit Monseny.

Entre los aspectos que evalúa el jurado están el patrimonio vegetal y paisajístico de la ciudad, el medio ambiente y la sostenibilidad, así como las actividades y su posible explotación turística. «El Roserar Joaquima Gallissà de Mas Iglesias es uno de los puntos de la ciudad que pueden despertar este interés turístico, junto con otros espacios verdes que hay alrededor de antiguas masías de Reus», explica uno de los técnicos de la concejalía.

Él mismo señala que también revalidan la adhesión al programa cuestiones como «la plantación de especies vegetales adaptadas a la climatología así como la optimización y sostenibilidad de los recursos». Anualmente se plantan 40.000 unidades de flores de temporada en la ciudad y la ciudad dispone de 1.165.881 metros cuadrados de zonas verdes y 18.000 unidades de arbolado viario en sus aceras y paseos. El coste de mantenimiento tanto de los espacios verdes como de los terrenos asciende a 1,6 millones de euros anuales.

«Todo este esfuerzo económico que hace el consistorio debe servir para conservar el patrimonio paisajístico y floral de la ciudad, que permita hacer de Reus una ciudad fresca y con carácter mediterráneo», concluye Hipòlit Monseny.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También