Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus reclama que se reactive el proyecto de la Estación Intermodal

Aunque fue adjudicado en 2009, está paralizado. Adif contempla su ejecución pero sin poner fechas y 'en función de la planificación y disponibilidad presupuestaria'
Whatsapp
Imagen de los trabajos de construcción del cambiador de ancho ibérico a ancho europeo, cerca de la T-11 Foto: Pere Ferré

Imagen de los trabajos de construcción del cambiador de ancho ibérico a ancho europeo, cerca de la T-11 Foto: Pere Ferré

Reus no quiere dejar pasar la oportunidad de disponer, junto al aeropuerto, de un nudo de conexiones ferroviarias vital para el Camp de Tarragona, como es la Estación Intermodal. Este proyecto, que en 2009 incluso fue adjudicado a la empresa Ferrovial Agromán por un importe de 54,7 millones de euros, desde entonces se encuentra guardado en un cajón de la Secretaría de Estado de Planificación e Infraestructuras (órgano perteneciente al Ministerio de Fomento), con la incógnita de saber si finalmente se acabará ejecutando.

Fuentes de Adif consultadas por el Diari han confirmado que la construcción de esta estación no está descartada, aunque han reconocido que siempre será en función «de la planificación y disponibilidad presupuestaria», es decir que no hay una fecha y dependerá del dinero que haya en la caja del ministerio.

Desde el Ayuntamiento de Reus, su alcalde, Carles Pellicer, después de recordar que «hemos comunicado al Ministerio de Fomento nuestro interés porque el proyecto tire adelante», admite que «entenderíamos que la inversión no sean tan elevada como la del proyecto inicial, pero no que no se haga, porque es un equipamiento que marcaría la centralidad del territorio. Es el momento de replantearse una estación más sencilla».

 

Proyecto de territorio

Por su parte, el concejal de Urbanisme, Marc Arza, coincide con Pellicer en que «es un proyecto de territorio que nos gusta y que nos lo creemos, porque entendemos que es la mejor solución que le podemos dar al territorio sobre la conexión con la alta velocidad. Por eso siempre lo defenderemos». No obstante, desde el consistorio admiten que «el momento económico actual no es el mismo que el de hace seis años y estaríamos de acuerdo en que no es necesario hacer una estación de lujo o primer nivel. Se trataría de recuperar el proyecto y redimensionarlo».

En estos mismos términos se expresa el portavoz del grupo municipal del PSC y diputado de este partido en el Congreso de los Diputados de Madrid, Francesc Vallès, quien asegura que «el proyecto de la Estación Intermodal sigue teniendo sentido, aunque es posible que haya que redimensionarlo». Vallès recuerda que «nosotros siempre hemos creído en la Estación Intermodal. De hecho, durante los últimos años no hemos parado de hacer preguntas al gobierno y la respuesta siempre ha sido la misma: que están estudiando la viabilidad».

Lo que está claro es que la unidad de acción desde la ciudad sería importante para intentar defender el proyecto, algo que, según Vallès, «es complicado. En Reus tenemos un gobierno débil que nunca se ha preocupado del tema y no creo que vaya a hacerlo ahora. Acciones unilaterales como la de hace unos años, cuando el alcalde Pellicer y Alícia Alegret se reunieron en Madrid con la ministra de Fomento, sin contar con nadie más, no llevan a ninguna parte».

Desde la Cambra de Comerç de Reus, su presidente Isaac Sanromà continúa considerando «imprescindible y de gran valor estratégico esta infraestructura. Es el equipamiento que garantizará la conexión con la alta velocidad, no sólo de la ciudad, sino al amplio territorio que da servicio». Sanromà, coincide en que «la Cambra está abierta a un replanteamiento del coste de la obra, si esto es lo que dificulta su construcción. Por eso entenderíamos que se redefiniese el proyecto para poder reducir el coste y garantizar la entrada en funcionamiento, cuanto antes».

A la espera de que la Estación Intermodal se construya algún día, las obras de construcción de las vías que deben conectar el Corredor del Mediterráneo con la Estación del AVE del Camp de Tarragona prosiguen a buen ritmo. Estos días se hay bastante actividad junto a la T-11, en el punto donde se está construyendo el cambiador de ancho ibérico a ancho europeo. En este punto, los trenes que vengan del Corredor del Mediterráneo (ancho de vía ibérico) disminuirán hasta una velocidad de 30 kilómetros por hora para cambiar al ancho europeo, y de esta forma poder enlazar con las vías de alta velocidad a partir de la estación del AVE. Según confirmaron ayer fuentes de Adif, la construcción del cambiador podría estar finalizada en agosto. Además, también se están realizando trabajos de montaje de vía, de descarga del carril, distribución de la capa de piedra y de construcción de la plataforma del vial de conexión de la línea convencional Tarragona-Reus, con la que vendrá del Corredor del Mediterráneo.

 

La estación se adjudicó en 2009 a Ferrovial Agromán por 54,7 millones

La previsión inicial hablaba de un inicio de las obras a principios de 2010 y el estreno del equipamiento, que incluía la estación, las vías, andenes y reordenación urbanística, en 2012. 

Aunque el proyecto de construcción de la Estación Intermodal en el sur del Aeropuerto de Reus se está llenando de polvo en un cajón, y pueda dar la sensación incluso de que nunca existió, lo cierto es que el proyecto fue real e incluso llegó a adjudicarse para que las obras empezasen a principios de 2010 y el equipamiento pudiese ser estrenado en 2012.

A mediados de noviembre, la Secretaría de Estado de Planificación e Infraestructuras (órgano perteneciente al Ministerio de Fomento) adjudicó las obras de la futura estación de tren del sur del Aeropuerto a la firma española Ferrovial Agromán SA. La oferta ganadora (se presentaron 33) redujo el presupuesto de licitación en 9,6 millones de euros (de 64,4 a 54,7 millones de euros) y también redujo en cinco meses la ejecución del encargo (de 29 a 24 meses).

El edificio de la Estación Intermodal debía construirse en una superficie de 5,6 hectáreas de las cuales 07, iban a ser del propio edificio, las vías, marquesinas y andenes. El resto eran dos aparcamientos -para coches (653 plazas) y motos (65)- y las conexiones viarias con la T-11 para conectar este importante nudo de conexiones ferroviarias con el aeropuerto y las ciudades de Tarragona y Reus.

El proyecto inicial también contemplaba que la Estación Intermodal iba a tener un total de seis vías (dos pasantes y cuatro de apartado) con cuatro andenes. Las previsiones hablaban que los exteriores (para media distancia) tendrían 220 metros de longitud y los interiores, para trenes de largo recorrido, alcancen los 400 metros para poder acceder a cualquiera de los vagones del convoy.

El futuro edificio tenía un diseño singular y e iba a estar por encima de todas las vías, de forma que con un pasillo central se conectaba cualquiera de los andenes de la estación, que pasaban por debajo. En el mismo proyecto también se contemplaba que el cambiador de ancho ibérico a europeo se construyese unos 500 metros al sur de esta Estación Intermodal.

 

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También