Más de Reus

Reus recupera población y supera los 106.000 habitantes

A partir de 2013 las cifras habían descendido hasta los 103.000 y ahora se restablecen gracias a la inmigración 

Montse Plana

Whatsapp
Reus ha recuperado el número de habitantes que tenía en 2013 y ahora cabrá ver la tendencia tras la Covid.  FOTO: Fabián Acidres

Reus ha recuperado el número de habitantes que tenía en 2013 y ahora cabrá ver la tendencia tras la Covid. FOTO: Fabián Acidres

La población de Reus ha crecido en los últimos años y se sitúa nuevamente por encima de los 106.000 habitantes, una cifra que no se registraba desde 2013. Ese año representó un punto de inflexión descendente, llegando a los 103.123 habitantes en 2017, la cifra más baja desde 2006 (101.767). A partir de 2018, la capital del Baix Camp empezó a recuperar tímidamente población, pero fue el año pasado cuando se produjo el salto más importante, alcanzando los 106.168 habitantes –según datos de Idescat–, 2.000 personas más respecto 2019. Más concretamente, se trata de 51.335 hombres y 54.833 mujeres.

«Es una tendencia que se está produciendo globalmente a todas las ciudades del país y se debe a un aumento del flujo migratorio, mientras que el crecimiento natural es negativo», explica Joan Alberich, profesor agregado del Departamento de Geografía y miembro del grupo de investigación GRATET (Anàlisi Territorial i Estudis Turístics) de la Universitat Rovira i Virgili (URV). 

Refiriéndose al crecimiento natural (diferencia entre nacimientos y defunciones), en Catalunya hubo en 2019 un total de 61.548 nacimientos y 64.547 defunciones, por lo que el crecimiento natural fue negativo. En Reus esa cifra fue positiva en 2019, pero siendo muy baja: solo hubo 22 nacimientos más que defunciones (ver recuadro), por lo que indica que el crecimiento poblacional, como señala Alberich, se debe a la inmigración. 

La Covid representa un enigma de si puede afectar en la tendencia de los próximos años

En ese caso, Reus ganó 1.690 habitantes, cifra que corresponde al saldo migratorio total de 2019. Este concepto se refiere a la diferencia entre el número de emigraciones e inmigraciones (tanto internas con Catalunya y España como externas, con otros países).

A partir de 2008, coincidiendo con el inicio de la crisis económica, el saldo migratorio total de Reus había llegado a ser negativo durante años. Es decir, había más reusenses que se iban de la ciudad que personas de otros puntos del país o del extranjero que se instalasen a la capital del Baix Camp.

Pero a partir de 2015 empezó a revertirse la situación. En 2019, el mayor número de inmigrantes que albergó Reus fueron procedentes de otros puntos de Catalunya (2.778), pero las emigraciones por el territorio catalán fueron también muy elevadas (2.368 reusenses se fueron a otras ciudades catalanas), por lo que el saldo migratorio con Catalunya solo fue de 410. El mayor saldo migratorio sigue siendo respecto otros países (1.192), con un total de 1.921 inmigrantes frente 729 emigrantes.

Según detalla el profesor Joan Alberich, dichas fluctuaciones se explican por la situación económica de cada momento: «Con la crisis dejaron de venir inmigrantes y algunos de los que se habían establecido se fueron, o bien al extranjero o, algunos pocos, retornaron al país de origen. A partir de 2013/2014 se observa un cambio de tendencia, con un crecimiento migratorio notable a partir de 2018». 

«El crecimiento natural es negativo. La población aumenta porque la inmigración se ha reactivado»

Todo ello indica que justo antes de la pandemia de la Covid-19 se estaba recuperando notablemente la economía, lo que estaba atrayendo mayor población y, a la vez menos reusenses se iban de la ciudad. ¿La Covid puede, ahora, cambiar la tendencia? «Se tendrá que ver qué sucede, pero al tratarse de una pandemia global, no hace pensar que tenga gran afectación. Distinto sería si se tratara de un problema regional», añade Alberich.

Desde el consistorio reusense se aplauden estas cifras positivas: «Avalan que Reus vuelve a ser una ciudad atractiva para vivir», indica la concejala de Hisenda del Ayuntamiento de Reus, Mariluz Caballero, que pone en valor que la ciudad haya vuelto a «sus mejores cifras». Como recuerda Caballero, «este incremento representa un impacto directo en el día a día de la ciudad, en la economía local, el consumo, la educación, los servicios... La evolución de los datos de empadronamiento confirma que Reus es una ciudad con una calidad de vida y un dinamismo económico atractivos, y eso, que siempre es importante, lo es aún más en momentos difíciles como los que ahora vivimos». 

Aun así, todavía no se ha alcanzado el récord histórico, marcado en 2007 con 107.770 habitantes, pero sí que la ciudad se prepara para futuros nuevos habitantes. Y es que en los últimos años se ha reactivado el mercado de la vivienda de nueva construcción con la puesta en marcha de varias promociones, signo que la ciudad está creciendo. Paralelamente, también desde el consistorio se prevé un crecimiento de la ciudad a nivel habitacional en la zona sur.

Menos nacimientos

Como se indicaba inicialmente, la población crece a raíz de los flujos migratorios. Y es que el crecimiento natural (o vegetativo) es bajo –en el caso de Reus– y negativo, en el caso de Catalunya.

Para explicar el fenómeno, Joan Alberich echa la mirada atrás y señala los motivos por los que, actualmente, la población se ha envejecido: por un lado, la numerosa generación del baby boom alcanza ahora los 60-70 años. Por otro lado, las mujeres que actualmente rondan la treintena y, por lo tanto, están en edad fértil, forman parte de una generación poco numerosa. «Después del baby boom, la natalidad empezó a caer hasta llegar a los años 90 con una media de hijos por mujer muy baja y, además, hubo una crisis tras los Juegos Olímpicos», detalla. 

A las pocas mujeres ‘candidatas’ a ser madres se suma también el bajo Índice Sintético de Fecundidad (media de hijos por mujer), que en Catalunya se situaba en 2019 a 1,27, «y si se sitúa por debajo de 2,1, se pierde población», puntualiza Alberich.

«Las cifras avalan que Reus vuelve a ser una ciudad atractiva para vivir»

Actualmente, la franja de edad más numerosa en Reus es la de entre 40 y 44 años, con un total de 9.198 habitantes (4.649 hombres y 4.549 mujeres). En cambio, la base de la pirámide poblacional es la más estrecha, con 4.965 niños y niñas de entre 0 y 4 años. En total, entre cero y 19 años hay en Reus 23.976 habitantes. Las personas en edad fértil (entre 20 y 39 años) son un total de 24.512; entre 40 y 64 años hay 38.552 habitantes; mientras que los mayores de 65 años suman un total de 19.128 personas.

Nacionalidades

La población de fuera de España representa en Reus el 17% del total, un índice que se mantiene estable desde hace años. Por nacionalidades, en 2020 residían en la capital del Baix Camp 88.485 personas con nacionalidad española y 17.683 con otras nacionalidades. En este último caso, destacan las personas de origen africano (8.449), seguidas de personas con nacionalidad de algún otro país de la Unión Europea (3.778) y América del Sur (3.027). 

En total, en Reus hay empadronadas personas de un centenar de nacionalidades distintas. Las personas con nacionalidad asiática son 874, y de américa del Norte y Central, 795.

Temas

Comentarios

Lea También