Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus se queda sin menciones en la Guía Michelín después de 30 años

Tras el anuncio de Joan Urgellès de cerrar el restaurante del carrer Aleus, la ciudad se queda fuera de la prestigiosa guía 

Marc Càmara

Whatsapp
El restaurante La Reineta, ahora cerrado, obtuvo la mención en 2016  FOTO: Fabian Acidres

El restaurante La Reineta, ahora cerrado, obtuvo la mención en 2016 FOTO: Fabian Acidres

Otra paradoja en la ciudad. A pesar del auge de propuestas gastronómicas de indiscutible nivel y heterogeneidad, Reus se queda fuera de la Guía Michelin por primera vez en más de 30 años. 

La marcha de Joan Urgellès de Reus ha sido el colofón de la paradoja. Él mismo admite que se va de la ciudad para poder optar a la Estrella Michelín. En declaraciones al Diari la pasada semana, admitía que «el local se ha quedado pequeño». Una circunstancia que le ha espoleado a trasladar su negocio a Les Borges del Camp, donde espera poder «luchar por la Estrella Michelín».

Precisamente Urgellès era el único establecimiento reusense que, según la guía Michelín, contaba con mención para el 2019. Así pues, la ciudad habría perdido, según la página web de la publicación gastronómica, las menciones de los otros dos únicos restaurantes que la tenían: Masía Crusells y La Reineta. En la guía oficial ya no salen como establecimientos recomendados por Michelín. 

Masía Crusells se despide del sello de Michelín más de 30 años después de haber conseguido una mención. De hecho, durante lustros había sido el único restaurante distinguido en la ciudad con dicho sello. 

Desde el propio restaurante, con prácticamente medio siglo de historia, aseguran que nunca han perseguido la Estrella Michelín por el volumen de negocio y las exigencias que conlleva la lucha por conseguir tal reconocimiento.

Aun así, Masía Crusells está a la expectativa de ver si reciben, en los próximos días, los distintivos que les acreditarían como establecimiento mencionado. Aseguran que, durante los últimos años, los han recibido durante la primera quincena de diciembre, y que nunca se les avisa con antelación, por lo que no descartan ostentarlos en breve. Cabe recalcar, pero, que de momento no se encuentran entre los restaurantes mencionados en la guía oficial, donde ya sólo aparece Joan Urgellès. 

El otro restaurante que hasta 2018 ostentó la mención en la Guía Michelín, La Reineta, situada en la calle Jurats, habría cerrado puertas. Así pues, a la espera de que el cierre sea definitivo, la ciudad se queda sin menciones, aunque hay algunas propuestas gastronómicas de relevancia que aspiran a entablar un idilio con la Guía Michelín, ya sea en forma de mención o, porque no, en forma de estrella. 

La anomalía

La situación es extraña. La ciudad goza de una salud gastronómica de primer nivel, con propuestas variadas en tipología y precio. Las calles se llenan todos los fines de semana con parejas y familias a la búsqueda de un local donde degustar tapas, platos e incluso menús. La Ganxet Pintxo también es un buen escaparate de dichas propuestas que reincide en el éxito edición tras edición. 

Desde la concejalía de Promoción de Ciudad, Montserrat Caelles, concejal también de comercio y turismo, asegura que «no hay que valorar la calidad de las cocinas de Reus por la cantidad de menciones o Estrellas Michelín». 

Para Caelles, es evidente que a lo largo de los últimos años «ha habido una transformación del sector gastronómico en la ciudad». Asegura que se ha «diversificado la oferta» y que es evidente que «se ha convertido en un reclamo más». 

De hecho, ella misma, durante la 27ª Nit del Comerç i el Turisme, celebrada la pasada semana, aseguró que «el comercio, la cultura y la gastronomía» son los «pilares del proyecto de ciudad». 

La concejal termina recordando que la Guía Michelín «no deja de ser una publicación privada». 

Temas

Comentarios

Lea También