Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus subirá los impuestos un 9,7%

Tras 8 años con los tributos congelados, en 2020 se actualizará el IPC (incremento del 7,7%), más un aumento del 2% «para garantizar la continuidad de los servicios»

Montse Plana

Whatsapp
Imagen del pleno celebrado en el Ayuntamiento de Reus en septiembre. FOTO: Alfredo González

Imagen del pleno celebrado en el Ayuntamiento de Reus en septiembre. FOTO: Alfredo González

Los reusenses experimentarán, en 2020, una subida general de los impuestos del 9,7%, tras 8 años con los tributos congelados. Este valor corresponde, por un lado, a los incrementos del IPC de estos último 8 años (un 7,7%), más un aumento del 2%. «Durante este tiempo, los tributos han estado congelados, pero ha subido el nivel de vida. El objetivo es poder seguir garantizando la prestación de servicios de calidad», ha defendido esta mañana la concejala de  Hisenda del Ayuntamiento de Reus, Mariluz Caballero, durante la presentación de los presupuestos (que alcanzarán los 123 millones de euros) y ordenanzas fiscales para el ejercicio 2020. Además, cabe destacar que en el próximo ejercicio, el consistorio reusense tendrá que asumir la nueva contrata del servicio de la basura, el contrato más importante del Ayuntamiento que saldrá a licitación por un importe de 13.227.174,40 euros (IVA incluido). Tanto los presupuestos como las ordenanzas fiscales pasarán por la sesión plenaria del próximo viernes, 25 de octubre, y se prevé que entren en vigor el 1 de enero. «Será la primera vez que los presupuestos y ordenanzas fiscales se aprueban conjuntamente. Y es que los ciudadanos tienen el derecho a saber a qué se destinan los impuestos», ha añadido.

En cuanto a la actualización de las ordenanzas fiscales, la variación del 9,7% se aplicará a las tasas de vados, de recogida de residuos comerciales y en los tipos generales del IBI. Se aplicará el criterio de progresividad fiscal en tributos como el IBI y la tasa de recogida de la basura, un criterio que Caballero asegura que el Gobierno contempla estudiar la fórmula para extender esta progresividad al resto de ordenanzas el próximo año. En el caso concreto de la recogida de residuos, se han establecido tres tramos, en función de los metros cuadrados de los inmuebles: las viviendas de menos de 100 metros cuadrados, la actualización de la tasa será del 8%; entre 100 y 150 m2, del 10%; y más de 150 m2, del 12%.

También se aplicará el criterio de progresividad fiscal en la bonificación del Impuesto de Bienes Inmobles (IBI) para familias numerosas, teniendo en cuenta el valor catastral. En concreto, tendrán más bonificación las familias con inmuebles de menos valor catastral, y menos bonificación, las de más valor. Por otro lado, el IBI diferenciado (el conocido como IBI para ricos) se situará en el tipo máximo. Este tributo grava el 10% de los inmuebles de más valor catastral de no uso residencial, como comercios o establecimientos de entidades financieras.

La modificación del IBI incluye una novedad: un incremento del 50% del impuesto en los inmuebles desocupados, «con el objetivo de dinamizar el mercado de la vivienda», ha explicado la concejala de Hisenda, Mariluz Caballero. Se destaca que para que un inmueble se considere desocupado se tienen que cumplir dos requisitos: dos años sin ninguna persona empadronada y sin servicios.

Sube el agua y los servicios funerarios

El incremento de los impuestos también afectará el agua y los servicios funerarios. En el primer caso, la variación general prevista será del 9%, de acuerdo con la actualización del IPC. Según la concejala, con la subida se «garantizará la prestación del servicio de calidad y un plan de inversiones de mantenimiento de la red». En este caso, se mantiene el concepto de progresividad, con la misma estructura de tarifas con cuota fija y una variable vinculada al consumo.

En relación a los servicios funerarios, en función de la categoría de las sepulturas, se prevé una actualización de las tasas de conservación de entre el 9 y el 15%. Los derechos sobre las concesiones de sepulturas se mantienen prácticamente sin variaciones, mientras que otros servicios, como inhumaciones y exhumaciones, la subida de las tasas se fija en el 7%.

También destaca la reducción de los precios de las Escoles Bressol Municipal en un 2%, a partir del mes de febrero. Un acuerdo que se tomará a principios de año.

Más allá de la actualización de las ordenanzas fiscales, como ingresos para el ejercicio 2020 también destaca la concertación de operaciones de crédito para el financiamiento de nuevas inversiones y la previsión de las transferencias pendientes del Estado con el Ayuntamiento del ejercicio 2019 y la liquidación definitiva de los ejercicios 2017 y 2018.

El presupuesto crece un 13% y se sitúa a los 123 millones de euros

El presupuesto 2020 será de 123.541.070,31 euros, lo que supone un incremento del 13,06%. «Se hace una clara apuesta por los servicios», ha señalado la concejala, lo que se traduce en, por ejemplo, la ampliación y mejora de servicios, con el nuevo contrato de la recogida de la basura y limpieza viaria, así como también la apuesta por los contratos del mantenimiento de las zonas verdes o el alumbrado público.

En cuanto a los gastos, destaca un plan de inversiones anual de 6,5 millones de euros, en el que se incluye el PAM (Pla d’Acció Municipal). Este documento ya está listo, pero, como ha explicado Mariluz Caballero, «las limitaciones electorales nos impiden poderlo presentar». También se prevé una adecuación de las retribuciones de los recursos humanos, con un acumulado del 8,25%.

Temas

Comentarios

Lea También