Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus Sociedad

Reus tendrá un nuevo centro social municipal en la antigua prisión del Roser

Incluirá una cafetería-comedor social, un almacén de comida, dependencias de alojamiento temporal para 'sin techo' y un espacio para la AVV Xalets Quintana

Joan Morales

Whatsapp
Un momento de la presentación del proyecto, este jueves en la puerta de la antigua prisión del Roser. Foto: Alba Mariné

Un momento de la presentación del proyecto, este jueves en la puerta de la antigua prisión del Roser. Foto: Alba Mariné

Las instalaciones de la antigua prisión de Reus, que posteriormente se convirtió en la guardería El Roser, se convertirán en un nuevo centro social municipal que aglutinará diferentes servicios, actualmente diseminados por la ciudad. El alcalde de Reus, Carles Pellicer; y la primera teniente de alcalde, Montserrat Vilella, han presentado este jueves el nuevo proyecto que ha sido bautizado como Centre Social El Roser.

El equipamiento se construirá en dos fases y, una vez completado, incluirá una cafetería-comedor social (abierta a la ciudadanía); un almacén solidario de comida que será un punto de gestión y distribución de la red de recuperación de alimentos; dependencias de alojamiento temporal para personas 'sin techo'; y espacios municipales, donde se trasladará el servicio del Pla Local d'Inclusió Social del Ayuntamiento y donde también se ubicará la sede social de la Associació de Veïns de la Urbanització Xalets Quintana, además de disponer de espacios para aulas y salas de reuniones.

El presupuesto total del proyecto es de 1,4 millones de euros, que incluyen tanto el coste de las obras de las diferentes fases como la redacción de los proyectos, la dirección de obras y el equipamiento. La primera fase consistiría en la cafetería-comedor social y el almacen para la comida y está prevista en el presupuesto del Ayuntamiento de Reus de 2018, con una partida de 541.370 euros, con fondos procedentes del 3% social del consistorio y las empresas municipales de 2017 y 2018, así como del presupuesto de inversiones del 2018. Montserrat Vilella ha confirmado que "estamos en conversaciones con otras administraciones para el resto de financiación del proyecto"

Más menús

El actual comedor social de la calle Francesc Bartrina se trasladará el nuevo Centre Social El Roser, donde tendrá más espacio y permitirá ampliar y reformular el servicio. La cafetería-comedor social será un espacio abierto al barrio y al conjunto de la ciudadanía, que compartirá el espacio con los usuarios derivados por los Servicios Sociales. Para ellos habrá dos modalidades de consumo: presencial y de recogida de fiambreras. La capacidad del comedor será de unas 50 personas. 

La cocina también aumentará la capacidad respecto a las instalaciones actuales y dará un nuevo impulso al Programa de Gestió Alimentaria, con capacidad suficiente para elaborar las donaciones de las nuevas empresas que se han sumado últimamente al proyecto. La cocina se dimensionará como una empresa de catering y permitirá elaborar 250 menús (entre presenciales y fiambreras), cuando actualmente están ofreciendo 180. La gestión del espacio se hará a través de entidades o empresas sociales de inclusión social, con el objetivo de ocupar personas con necesidades de inserción laboral por riesgo de inclusión social.

Respecto al almacén solidario, será el punto de gestión y de distribución de la Xarxa d'Aliments y estaŕa a disposición de las entidades que participan en  el programa (actualmente 16). La sala de distribución funcionará de lunes a viernes y la entrega de los alimentos al usuario se hará tipo autoservicio.

En cuanto a las dependencias de alojamiento temporal, el espacio dispondrá de entre 8 y 12 plazas, separadas entre hombres y mujeres, y quedará cerrado al resto del centro social. Actualmente, el Ayuntamiento ya presta este servicio en diferentes pensiones de la ciudad.

La previsión, según ha confirmado Montserrat Vilella, es que las obras de la primera fase puedan empezar este año y que su ejecución dure unos 12 meses.

Temas

Comentarios

Lea También